Bankia

Dos cosas sobre Bankia de hace dos años y medio.

Rato y Mafo estarían en la cárcel
El gen mediterráneo de la deuda, el que nos diferencia de los países protestantes, se resume en que, en Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, Rato y Mafo estarían ahora mismo en la cárcel. Desde su salida a Bolsa, el pasado mes de junio, la entidad ha perdido casi el 70% de su valor para los pequeños inversores, muchos de ellos empleados o clientes. Su cotización es menor que los 3.000 millones de euros que esas personas pusieron, una cifra a la que habría que añadir un saldo de 4.000 millones de euros en participaciones preferentes. El dato importante es el primero que se ha dado: el pasado mes de junio. ¿Qué hecho imprevisto se ha producido para provocar una bajada del 70% del valor? Ninguno. Es decir, los datos que han provocado el problema se conocían, por la presidencia de la entidad y el regulador, y, con el dinero de los inversores, tan sólo se ganó tiempo en busca de una solución imposible. En Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, estarían en la cárcel acusados de estafa. La iniciativa habría sido del fiscal pertinente, pero seguro que ya habría asociaciones de afectados y abogados contactando con las asociaciones de afectados en busca de un cuantioso pleito civil. Aquí, espero equivocarme, no esperen noticias similares.

PD: Dos meses después de la aprobación de la reforma laboral que permite el despido libre y (casi) gratuito, Rato se ha ido con dos años de sueldo. Tras hundir el banco. Un gran ejemplo de excelencia, esfuerzo y austeridad. (17 de mayo de 2012)

Por ese agujero del váter de fondo insondable
Ayer domingo, la prensa madrileña de la CEDA llevaba a portada España, España, España, aprovechando dos temas inventados: la protoguerra con Gibraltar y la pitada copera. El agujero de Bankia debe de ser mayor de lo esperado, pense, porque cuando alguien saca una bandera es que busca una cartera. Hoy, se confirma. El problema, como siempre, no es tanto que la cifra sea una u otra, sino decir cada día una diferente pensando que mañana nadie se acordara de lo de hoy. El problema, como siempre, es tratar el tema buscando evitar las responsabilidades políticas pensando que todo se reduce a sacar más puntos a la oposición. El problema, como siempre, es pensar que controlar la información es dar la paliza todas las mañanas a los jefes de nacional pensando que no hay más medios que los medios que puede oír el presidente. Rajoy y su gobierno tienen poca responsabilidad en la cantidad de purines, pero sí han encendido el mechero y son responsables del estallido que ahora nos cubre a todos.

Por ese agujero del váter de fondo insondable llamado antiguas cajas de ahorro se irá el país entero. Se irán los médicos, las enfermeras, las diálisis, los tratamientos oncológicos, las hospitalizaciones, los análisis, los profesores, las clases de refuerzo, las actividades extraescolares, las becas de comedor, las becas en general, las universidades públicas, los grupos de investigación, el cine español, la cultura, en general, las infraestructuras, como el corredor mediterráneo, etc… En general, el país entero, salvo la Iglesia, los toros y, claro, los responsables, protegidos por una tupida red de políticos, periodistas y jueces. Y la solución, en el caso de la hubiera, pasa por dar los datos ciertos, dejar caer a los bancos y demás empresas (sobre todo, medios de comunicación), que no sean rentables y encausar a los responsables. Hay unas 100 personas que tendrían que ir a la cárcel para que comencemos a ser un país fiable. Pero, claro, esto no va a pasar. Hace seis meses ganó las elecciones un partido con más de 300 cargos públicos imputados en diversos casos de corrupción. ¿Alguien esperaba otra cosa? Sorprende la velocidad, pero la estupidez ajena siempre da sorpresas. (28 de mayo de 2012)

Deje un comentario