No tendrán que esperar mucho

Leo mucho, muchísimo, que las decisiones no se toman en las calles, sino en los parlamentos; que no es importante cuánta gente salga a la calle, sino los escaños elegidos. No son capaces de entender que las manifestaciones son síntomas y que la política debe interpretarlos. Desligar los resultados electorales de la sociedad que teóricamente reflejan no parece algo muy inteligente. De todas formas, van a tener suerte. Los que sostienen que no hay que hacer caso a lo que sucede en la sociedad porque lo importante son los resultados electorales y la composición de las instituciones no tendrán que esperar mucho.

Deje un comentario