El monstruo no se sumergirá

Ayer, decía Andy Robinson:

Pues todo indica que el espacio consensuado por nuestras democracias vigiladas y sus medios de comunicación está siendo transgredido por una rebelión ciudadana que rebasa sus limites de tolerancia. Esto abarca desde la campaña del sí en Escocia a Podemos en España o Syriza en Grecia, pasando (y salvando las enormes distancias) por la derecha populista en Francia y Escandinavia. Son los discursos de que “todo ha de saltar por los aires” que no se permiten en el mainstream. Pero son los discursos mas atractivos tras la crisis y su vergonzosa resolución. Por eso, los medios del mainstream están perdiendo relevancia ante el auge de los nuevos medios “populistas” en internet.

Robinson comenzaba haciendo recuento de las voces del No y las comparaba con los mínimos medios del Sí y, como es uno de los mejores periodistas que hay, veía lo que hay detrás: toda la artillería sólida de la época industrial se disuelve en la era digital donde la gente quiere recuperar la soberanía que ha perdido (o conseguir la que nunca tuvo).

Si los sistemas políticos no se adaptan a ese desafío, a ese deseo de votar y de transparencia, a la urgencia de combatir la desigualdad, y se enroca en la idea de que solo hay modelo, solo hay una política, solo hay una posibilidad de reformar, es probable que la tensión aumente. El monstruo no se sumergirá, decía Robinson.

PD: Preguntar fue el error, dice El País. Terrible. Además de no entender nada, explica muy bien por qué la historia política del Reino Unido es tan diferente de la de España.

Deje un comentario