El efecto serie

Un informe de Ericsson recogido por El Economista dice que la gente ve poco la tele. Concretamente, tras 23.000 entrevistas online en 23 países, sostiene que el personal ve más vídeo en red que la tele convencional. Podría decirse que la tele convencional la ve quien no tiene otra cosa y que, en cuanto dispositivos y redes estén preparados, se transformará.

Por eso, las grandes empresas de telefonía están comprando contenidos y, por eso, se ha reabierto la presión sobre la neutralidad de la red. Las empresas quieren que se vean sus cosas y no, otras, como les pasa en internet, donde a pesar de crear administradores de correo, buscadores, redes sociales y otros contenidos, el personal hace lo que le da la gana. Las operadoras quieren y los gobiernos ya no están del todo en desacuerdo. Será una de las luchas de los próximos años.

Pero el estudio también decía otra cosa. La mayoría de gente que tiene acceso a grabación de contenidos prefiere el atracón; es decir, ir grabando y ver toda la temporada de una tacada en lugar de ir semana a semana. Entonces, la obra es diferente; no nos encontramos ante una serie, sino ante una película de 10 horas. No hay una recepción fragmentada, sino unitaria.

Esto puede afectar a la narrativa cinematográfica porque un concepto tan importante como la concisión perderá valor y quedará diluido. Personajes secundarios, tramas ramificadas o escenas accesorias, que son importantes en las series porque su dimensión es diferente entrarán en el lenguaje cinematográfico. Habrá muchas películas que parecerán episodios piloto. El Niño, por ejemplo.

Deje un comentario