Doctrina Aguirre

La modernidad, entre otras cosas, es la igualdad ante la ley que, entre otras cosas, es la desaparición del ‘usted no sabe con quién está hablando’. La élite española, tan antimoderna hoy como en hace dos siglos, nunca lo aceptado, pero hoy tiene un pequeño problema: formalmente, se promulgan leyes que, formalmente, son iguales para todos.

Cómo se resuelve el caso de la fuga de Esperanza Aguirre tiene pendiente a mucha gente. Miles de personas en Twitter esperan su resolución para hacer chistes y un número no menor de gente en los departamentos legales de las aseguradoras también, pero para hacer recursos.

Muchos abogados que se dedican al mundo del tráfico incorporarán los argumentos de los documentos judiciales del caso Aguirre. Si saltarse un control de agentes de la autoridad no es un delito, pedirán que también sea visto como falta. Si no conllevó detención, pedirán explicaciones por el calabozo de su defendido. Hay gente, por ejemplo, que se da a la fuga para no soplar y esos también están del grupo que espera la Doctrina Aguirre.

Pero, recordemos, todo esto es formalmente; puro escenario. A Aguirre puede aplicársele la doctrina Botín que permite lograr sobreseimientos si tienes acceso al gobierno que controla a la fiscalía. Aguirre, en manos de Gallardón. Entre bueyes, no hay cornadas.

Deje un comentario