La democracia en Benavente (Alfonso Alonso vs. Jesús Saldaña)

Leo: “A veces ocurre que con un puñado de votos acaba siendo alcalde alguien que obtuvo muy poco apoyo, y eso no parece muy democrático, explicaba el popular Alfonso Alonso”.

Eh, está hablando de mi pueblo.

Municipales de 1987 en Benavente. Tras un resultado muy ajustado, PSOE (8), PP (8) y CDS (1), el PP de Benavente cumple la consigna del PP nacional para esas elecciones: pactar con quien sea para sacar al PSOE de los gobiernos. Sin sorpresas, la corporación municipal, con los votos de PP y CDS, elige como alcalde a Jesús María Saldaña, del CDS, el primer alcalde democrático de Benavente no socialista.

Un puñado de votos, dice Alonso. Poco democrático, dice.

Dos años después, los populares hicieron una segunda oleada, esa vez, a través de mociones de censura, como la presentada en Madrid. Rodríguez Sahagún, del CDS (9 concejales), se convirtió en alcalde con los votos del partido popular (20) en sustitución de Juan Barranco, del PSOE (24). Las alcaldías de Benavente y Madrid no fueron las únicas instituciones en las que se aplicó el pacto PP-CDS para evitar que gobernara el más votado, PSOE.

Un puñado de votos, dice Alonso. Poco democrático, dice.

Parece absurdo detenerse en la hipocresía, pero nunca está de más.

PD: En ambos casos, Benavente y Madrid, el aparente beneficiado fue el CDS. Su presencia en dos alcaldías tan importantes podía servirle de trampolín. Lo fue, pero hacía el abismo. En poco tiempo, el partido desapareció. No siempre ganar es ganar

Deje un comentario