Una enorme serie de increíbles posibilidades II

La alcaldesa de Madrid propone prohibir las manifestaciones en el centro de Madrid. Perfecto, pero debe tener en cuenta que esa ley le puede ser aplicada a ella y a su partido, que abundó en el uso del derecho a manifestación en el periodo 2004-2011. Cuando uno propone algo debe tener en cuenta la enorme serie de increíbles posibilidades que se despliegan. Hace unos meses, expliqué cómo acabar con la oposición usando una propuesta para que los exetarras no pudiesen ser elegidos.

El Gobierno presentó hace meses una propueta de Ley de Seguridad Ciudadana, anti15M, en la que, entre otras cosas, se proponía prohibir la toma de imágenes de la policía en manifestaciones. Perfecto, pero los sindicatos policiales, que aplaudieron la medida, deberían tener en cuenta que, sin las imágenes del sábado, su denuncia de mala planificación hubiera quedado muy diluida.

La información, que es lo que quiere prohibir la Ley anti15M, sirve para denunciar la violencia; la de todo el mundo sobre todo el mundo. La manifestación, como la huelga, son la concreción civilizada del conflicto social. Si uno quiere limitar esos derechos, perfecto, pero debe entender que no podrá controlar la enorme serie de infinitas posibilidades que se despliegan.

Deje un comentario