Por qué el Frente Nacional ganará en Francia

Hace un par de años, Arnaud Montebourg fue candidato en las elecciones primarias del PS francés. Presentó su programa a través de un librito titulado Votad la desglobalización.

Qué leer dijo: Montebourg propone un proteccionismo arancelario basado en estándares ecológicos y de respeto a las condiciones laborales en los países de origen. No es lógico que una empresa que da a sus trabajadores unas coberturas sanitarias y laborales dignas, y que invierte en respetar el medio ambiente, tenga que competir en precio en el supermercado con el mismo producto hecho en un país donde se contamina sin freno, con jornadas de sesenta horas a la semana, diez días de vacaciones al año y sueldos de hambre. La primera empresa quiebra y la que esclaviza va viento en popa.

Planeta de libros dijo: Montebourg sostiene que la desglobalización es un proceso que nos atañe a todos, pues significa la protección de los trabajadores del Norte y del Sur; significa optar por salarios dignos y protección social en vez de por los dividendos bursátiles. Supone la conversión ecológica del sistema productivo y la revolución industrial verde; el retorno de las fábricas deslocalizadas a sus países de origen y recuperar nuestro destino.

Montebourg perdió las primarias, pero Hollande, el ganador, lo incorporó a su equipo y es ministro de Industria. Las cosas han ido como han ido. Tras muchas palabras, palabras y palabras, Hollande también se unió al programa único, nada de desglobalización, no hay alternativa, no podemos hacer otra cosa, o esto o la catástrofe. Rendición ante el estado corporativo como modelo político y la industria financiera como poder económico. Montebourg ha pasado de sostener que China no era un modelo a hacer un viaje a China para conseguir inversiones.

Pero su análisis era correcto. Sostenía que “el error del libre cambio ha abierto también la tumba de la política; la muerte lenta del derecho de los pueblos a elegir libremente su fiscalidad, su derecho al trabajo y su nivel salarial”. Y, por eso, el Frente Nacional encabeza los sondeos de las próximas elecciones europeas. La ciudadanía quiere seguir eligiendo su fiscalidad, su derecho al trabajo y su nivel salarial. No acepta esa rendición, no acepta la miseria como única posibilidad y encuentra una alternativa. Si la socialdemocracia, unida ya a la democracia-cristiana en el Partido del Orden, no se la ofrece, la buscará en otro lado.

El Frente Nacional no ganará las elecciones europeas porque Francia se haya vuelto antidemocrática, sino porque la democracia dimitió previamente.

Deje un comentario