La guerra del agua

Leo en El Economista:

Cañete prepara una reforma de la ley del agua que mejore la depuración

La Comisión Europea estaba preocupada por la baja calidad en 600 municipios

El ministro Arias Cañete aprovechó unas jornadas organizadas por Acciona, PWC y Expansión para anunciar este nuevo  proyecto [Anteproyecto de ley para el ciclo del agua], que tendrá como objetivo el abastecimiento, el saneamiento y la depuración del agua en las ciudades españolas.

[…]

este nuevo proyecto, que tendrá como objetivo el abastecimiento, el saneamiento y la depuración del agua en las ciudades españolas.

Qué buenos son los ministros, la Comisión Europea, Acciona, Price Waterhouse & Coopers y Expansión, que se preocupan por la calidad del agua. Nos falta algo. La cantidad de empleos que se van a crear.

La reforma del modelo de gestión del agua supondrá una inversión de 15.700 millones de euros hasta 2021. Además,  eliminará las ineficacias derivadas del derroche de agua, lo que se traduce enunahorro de 2.500 millones y en una reducción de costes de 13.300 millones de euros, además de la creación de 23.700 empleos. Asimismo, se reducirán las emisiones de CO2 en casi dos millones de toneladas.

Ya lo tenemos los empleos perdidos de Eurovegas, los de los JJOO de Madrid 2020 y hasta los de todos esos discos maravillosos que Miguel Bosé no ha sacado en los últimos diez años por culpa de la piratería.

La organizadora, Expansión, nos da algún dato más, pero en un recuadro.

Nuevo marco para obras público-privadas

Tras el fracaso del Plan Nacional de Calidad de las Aguas que puso en marcha el anterior Gobierno para licitar concesiones de depuración por valor de 19.000 millones, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente busca ahora un nuevo régimen legal en el que los proyectos hídricos público-privados sean rentables.
[…]

Fuentes del sector conocedoras del proyecto aseguraron a este diario que la ley tiene tres objetivos principales: ordenar el sector del agua, armonizar las competencias sobre este bien básico y unificar los criterios de tarificación.

Esto último está enmarcado en la recuperación de los costes del abastecimiento y reutilización del agua, lo que acarreará, inevitablemente, una subida del precio del agua de consumo que los expertos del sector y los técnicos del Ministerio cifran en torno al 50%.

Ya hemos llegado a la cuestión. Se trata de entregar a los donadores de sobres la concesión de la gestión del agua siguiendo el patrón de las eléctricas: oligopolio y sobretarificación. El objetivo es evitar que los donadores de sobres locales atomicen el mercado y que los controles de calidad puedan revertir la concesión, como ha sucedido en varios casos, como Manacor. Las constructoras están desembarcando en los servicios municipales, como la limpieza o la basura (lean cualquier libro sobre la Mafia), y quieren el agua (Chinatown). Son sectores en los que no hay que hacer nada. La gente tiene que beber.

Y todo eso cuando existe una profunda corriente de remunicipalización y no solo en Manacor o en Arteixo, sino París o Berlín. El País lo explicaba hace un mes. Hay que dar la guerra ya. Después, como sucedió con los fondos buitre, la trampa ya estará hecha.

1 comentario sobre “La guerra del agua”

  1. tarantamocos dijo:

    Hace un rato que intentamos darla:

    http://plataformaaiguaesvida.wordpress.com/
    @RedAguaPublica

    http://redaguapublica.wordpress.com/
    @aiguaesvida

Deje un comentario