Un trágala

Dice Rajoy que no permitirá ningún referéndum ilegal y Mas afirma que la consulta será legal. Ambos tienen razón, como explica esta información de ABC de hace tres años y medio:

El artículo 122 del Estatuto de Autonomía sobre consultas populares atribuye a la Generalitat de Cataluña «la competencia exclusiva para el establecimiento del régimen jurídico, las modalidades, el procedimiento, la realización y la convocatoria por la propia Generalitat o por los entes locales, en el ámbito de sus competencias, de encuestas, audiencias públicas, foros de participación y cualquier otro instrumento de consulta popular, con excepción de lo previsto en el artículo 149.1.32 de la Constitución». Exactamente de esta última aclaración se vale el Tribunal Constitucional para considerar, tal y como puede leerse en la sentencia, que dicho artículo es constitucional.

El recurso interpuesto contra la celebración de consultas populares se valía de la imposibilidad de distinguir entre «consultas populares» y «referéndum», que sí requieren consentimiento estatal para realizarse, aseguraba, por ende, que este tipo de consultas eran «ilegales» al no estar autorizadas por el Gobierno.

El TC determina, no obstante, que la excepción contemplada en el artículo 122 del Estatuto de Autonomía sí distingue «consulta popular» de «referéndum» e interpreta que el referéndum requiere la autorización, establecimiento y regulación estatal, mientras que las consultas son competencia exclusiva de la Generalitat. Así, se permite la realización de consultas no referendarias en Cataluña, mediante las cuales «se recaba la opinión de cualquier colectivo sobre cualesquiera asuntos de interés público a través de cualesquiera procedimientos».

Falta saber el procedimiento, que la Generalitat está desarrollando en una ley sobre consultas. Ahí se establecerá quién aporta el censo y cómo, dónde pueden celebrarse las consultas, quién compondrá la Junta Electoral Central y el resto de detalles. La diferencia legal es que el refereréndum es vinculante y la consulta, no; pero políticamente las diferencias son mucho menores. Para la Generalitat, será fácil jurídicamente convocar la conculta, pero las consecuencias políticas son imposibles de predecir. Nadie sabe qué tiene el puerto al que llegará la nave que buscaba Ítaca.
Jurídicamente, será complicado de detener porque el Estatuto de Catalunya es una Ley Orgánica promulgada por las Cortes, sancionada por el Jefe del Estado y revisada por el Tribunal Constitucional en una sentencia de 881 folios, promulgada en nombre del Jefe del Estado. Políticamente, hubiera sido más sencillo, pero la política necesita de una inteligencia ausente desde hace siglos.

La política española se resume en este grabado de Goya:

goya

El Trágala, perro fue una canción que los liberales de Riego adaptaron de otra francesa revolucionaria. El grabado de Goya es anterior, trece años anterior, y tiene tres manuscritos que lo explican.

El que viva entre hombres será geringado irremediablemente: si quiere evitarlo habrá de irse a habitar a los montes y cuando esté allí conocerá también que esto de vivir solo es una geringa (Manuscrito del Museo del Prado).

Intentan unos frailes curar a un pobre Marcos, colgándole al cuello una reliquia y echándole lavativas por fuerza (Manuscrito de Ayala).

No le echan mala lavativa a cierto Juan lanas unos frailes que galantean a su mujer y le ponen un taleguillo al cuello a manera de reliquia para que se cure y calle. La mujer se ve detrás cubierta con un velo y un monstruo de enorme cornamenta preside la función autorizandolo todo nuestro Padre Prior (Manuscrito de la Biblioteca Nacional).

Ahí está la política española. La subida del iva cultural, el fin de las primas a la renovables o la ley de educación. Trágala, trágala, trágala.

En Catalunya, Rajoy se enfrenta a un trágala; o se lo come o lo impone. Y ambas soluciones son malas. Por eso, el proceso acabará mal, tenga el final que tenga.

PD: Se trabaja por la tercera vía que ya tiene ruta: elecciones y gobierno de compromís históric CiU-PSC para gestionar la recuperación deshaciendo los recortes y aumentando el gasto público logrado con la mejora de la financiación. El problema es que será percibido como un pasteleo porque diluir la emoción es algo mucho más complicado que encenderla.

Deje un comentario