Será por algo

Un señor denuncia algo que no ve claro dentro de una institución de la que es socio. El juez lo estudia y encuentra motivos para abrir una investigación. Sin esperar a ser detenido, ni siquiera imputado, el presidente de esa institución dimite para no perjudicar la imagen de la institución. Hasta ahí la secuencia lógica en un país normal, que no suele darse en España. La razón está en el acontecimeinto inmediatamente posterior. Sin ninguna información, el comentario habitual se resumía en “será por algo”.

Deje un comentario