Reciclando a Reagan: ¿está usted mejor que hace dos años?

La oposición debería comenzar ya la campaña electoral de 2015 aprovechando el balance que harán todos los medios de los dos años de gobierno Rajoy. Pueden reciclar la idea de Reagan en el 80: ¿está usted mejor que hace dos años? En casi todos los casos, la respuesta será negativa e, incluso, podrían aprovechar esa portada de El Mundo donde salían varias personas representativas y señalar lo que cada uno de ellos ha perdido.

La clave es crear la decantación y hablar siempre en optimista. En todas las tramitaciones legislativas (ley de educación, de pensiones, del aborto, de régimen local, etc.) señalar que ser trata de leyes que no se van a aplicar porque serán derogadas en noviembre de 2015. Se trata de crear un horizonte, situar lo bueno en el futuro; no, en el pasado. La nostalgia es buena, decía Galeano, pero la esperanza es mejor.

También se debe sacar partido del mensaje que está lanzando el gobierno (”la crisis ha acabado”) y pedir su consecuencia: si la crisis ha acabado, ¿cuándo se recuperarán los sacrificios?, ¿cuándo eliminarán el copago sanitario? Y anticiparse a la bajada de impuestos que se producirá en el año electoral con información sobre la subida de la presión fiscal indirecta y la bajada de los salarios. Siguen sirviendo los asesores de Reagan: ¿tiene usted más o menos dinero ahora que hace cuatro años?

El principal partido, el PSOE no va a recuperar el bloque electoral que tuvo en los 80. Lo que tiene que buscar es lo que Bauman llama grupos de conveniencia y mostrarles que su voto valdrá para algo. ¿A usted le gusta la actual ley del aborto? Pues hay que votar. ¿Usted quiere que no se apruebe la Ley de Seguridad Ciudadana o Ley anti15M? Pues tiene que votar.

Y fijar propuestas concretas, como

  • Subir las pensiones
  • Bajar las tasas universitarias
  • Recuperar la becas
  • Recuperar la inversión en educación
  • Paralizar la privatización de la sanidad
  • Eliminar el copago sanitario
  • Devolver la tarjeta sanitaria a no cotizantes

Y, claro, denunciar el concordato (un cambio en la tributación de la Iglesia puede proporcionar unos ingresos notables al Estado), acabar con todas las subvenciones a la educación privada y una reforma fiscal que modere el peso de las rentas del trabajo, aumente la aportación de las rentas de capital y baje las tasas discrecionales.

Son iniciativas que ya pueden ponerse en marcha, por ejemplo en Andalucía. La Junta podría poner en marcha las becas Averroes que sustituyeran a las Erasmus o un plan para compensar el gasto médico de los pensionistas.

El PP tiene muchas posibilidades de perder las próximas elecciones porque le ha tocado las narices a demasiada gente; en mucho casos, de forma innecesaria. Solo hay que querer ganar.

Deje un comentario