¿Quieres saber dónde han ido los profesores de apoyo o los centros de día?

Los mercados dicen, los mercados piensan, los mercados harán, los mercados no harán, los mercados. Son algo misterioso, casi etéreo y terrible, como los éforos de Esparta o los nazgul de Mordor.

Publica hoy Cinco Días dentro de una información titulada “Los inversores en deuda pública española ganan un 30% en año y medio”:

Las ganancias latentes de un inversor que comprara en los mínimos del año pasado el bono español con vencimiento a 31 de octubre de 2020 rozan el 30%. Y es que el 24 de julio cerró al 84% de su nominal mientras que ayer se pagaba al 108,8%. En el caso de las obligaciones que expiran a finales de julio de 2041 la plusvalía latente es todavía mayor: del 42%.

Los bancos españoles son los grandes beneficiados por la escalada de los precios de la renta fija del Reino de España. Pasaron de tener 63.053 millones de euros en su cartera registrada de deuda pública soberana a finales de 2010 a atesorar 184.532 millones a cierre de julio de 2012, según los datos del Tesoro Público.

Y en otra titulada “La gran banca duplica sus plusvalías por ‘trading’ en Bolsa y deuda”:

Dentro de esta partida se incluyen las plusvalías generadas por la venta de carteras de deuda pública que poseen los bancos. En gran medida, las entidades financieras pudieron adquirir estas carteras gracias a la liquidez ilimitada del Banco Central Europeo en lo que se conoce como carrytrade (cuyos intereses computan en el margen de intereses del banco). Estas operaciones permitieron a las entidades financieras coger dinero barato del organismo presidido por Mario Draghi y comprar deuda pública española, que ofrecía sustanciosas rentabilidades. La subida más espectacular en los resultados de operaciones financieras (ROF) hasta septiembre la ha protagonizado Banco Sabadell, que ganó 1.227,6 millones de euros en ROF, un 237,4% más que en el mismo periodo del año anterior. Le siguen BBVA (627 millones, un 182,4% más), CaixaBank (601 millones, un 90,8% más), Santander (520 millones, un 164,8% más), Popular (333,9 millones, un 37,9% más) y Bankia (381 millones, un 15,1% más). En el caso de Kutxabank, los ROF crecieron un 26,9%, hasta los 153,4 millones.

Vaya, los misteriorosos mercados son el Sabadell, el Santander, el BBVA, La Caixa, etc. No eran algo misterioso, ni inalcanzable. Compraron 120.000 millones de euros y los vendieron después de llevar la prima a máximos. Para tratar con ellos, si se hubiera querido, bastaba con usar el teléfono. Escribí en junio de 2011: “No soy el doctor No, metido en una cápsula en una isla del Pacífico acariciando un gato, sino que trabajo de nueve a siete en la ciudad financiera del Santander, Boadilla del Monte, Comunidad de Madrid, y cobro nómina más bonus”.

Todo ese dinero ha salido de los bolsillos del personal. Profesores de apoyo, médicos internos, mamografías, centros de día para enfermos mentales, guarderías, centros de día para niños con discapacidad, líneas de autobuses, pensiones, etc. Ese dinero era nuestro y, desde 2010, los gobiernos (Zapatero-Salgado / Rajoy-Guindos) han trabajado para trasladarlo al sistema financiero; es un rescate por la puerta de atrás, como el que también se ha hecho en EEUU.

Para salvar al sistema financiero, se decididó hundir a un tercio de la sociedad. Democráticamente, claro.

PD: Este es el artículo completo publicado en junio de 2011. Antes de la subida de la prima y las medidas de ajuste por la subida de la prima. Si quieren una explicación más detallada: La doctrina del Shock, Naomi Klein.

Esto no se va a acabar

El parlamento griego ha aprobado sus medidas de ajuste. Esto no se va acabar porque el negocio es imbatible. El BCE presta dinero a los bancos al 1,25%. El interés de los bonos soberanos (deuda pública) a 10 años es del:

  • 16,8 % (Grecia)
  • 12.09 % (Irlanda)
  • 11,68 % (Portugal)
  • 5,69 % (España)
  • 4,98 % (Italia)
  • 4,18 % (Bélgica)
  • 2,87% (Alemania)
  • 2,97% (EEUU)

Esto quiere decir que yo recibo 100 millones de euros del BCE, los invierto en deuda española y tengo garantizada una ganancia de 4,4 millones de euros sin hacer nada más. Es el 4,4%, justo lo que ofrezco en depósitos de pasivo para conseguir liquidez. Con ese dinero captado (ojo, es una cantidad que se detrae de la inversión productiva para convertirse en capital financiero) puedo jugar. Por ejemplo, invertir en deuda griega a seis meses y en un seguro de impago sobre la misma. Invierto en rojo y negro pero con un dinero ‘regalado’; todo es ganancia.

Y no soy el doctor No, metido en una cápsula en una isla del Pacífico acariciando un gato, sino que trabajo de nueve a siete en la ciudad financiera del Santander, Boadilla del Monte, Comunidad de Madrid, y cobro nómina más bonus.

Deje un comentario