Salvador Seguí responde a Enric Juliana

Tras leer este artículo en la versión digital de La Vanguardia, Salvador Seguí, El noi del sucre, secretario general de la CNT declara:

“En Cataluña, los elementos reaccionarios del catalanismo, a menudo levantan la bandera de las reivindicaciones catalanas, en un sentido nacionalista. Y cuando más ruido hacen es en los momentos en los que se produce un hecho social de resonancia, como si buscaran la intervención de las autoridades del Estado español para combatir a los trabajadores catalanes.

Nosotros, lo digo aquí en Madrid, y si conviene también en Barcelona, somos y seremos contrarios a estos señores que pretenden monopolizar la política catalana, no para lograr la libertad de Cataluña, sino para poder defender mejor sus intereses de clase y siempre atentos a malograr las reivindicaciones del proletariado catalán. Y yo os puedo asegurar que estos reaccionarios que se autodenominan catalanistas lo que más temen es el recrudecimiento nacionalista de Cataluña, en el supuesto de que Cataluña no lo fuera sometida. Y como que saben que Cataluña no es un pueblo insensible, ni siquiera intentan desatar la política catalana de la española. En cambio, nosotros, los trabajadores, como sea que con una Cataluña independiente no perderíamos nada, más bien el contrario, ganariamos mucho, la independencia de nuestra tierra no nos da miedo.

Estad seguros, amigos madrileños que me escucháis, que si algún día se habla seriamente de independizar Cataluña del Estado español, los primeros y quizás los únicos que se opondrían a la libertad nacional de Cataluña, serían los capitalistas de la Liga Regionalista (CiU) y del Fomento del Trabajo Nacional. Aun así, hay muchas pruebas que confirman mi razonamiento. Que proclamen su catalanismo en discursos y artículos periodísticos cuando están en Barcelona. Si piensan que se encuentran en peligro los intereses particulares de bienestar de su clase, enloquecidos, y deprisa y corriendo, van hacia Madrid, para ofrecer sus servicios a la Monarquía centralista, y más de una vez los habréis podido ver vistiendo el sayo de ministro. ¿Es, acaso, con la colaboración ministerial como se pueden afianzar las aspiraciones de libertad nacional de Cataluña, sometida a una monarquía centralista y enemiga de la emancipación del pueblos hispánicos?

Por suerte la Cataluña vejada e injuriada, privada de su libertad nacional, conoce bien sus detractores y sabe de qué lado están sus verdaderos amigos y defensores. Una Cataluña, liberada del Estado español os aseguro, amigos madrileños, que sería una Cataluña amiga de todos los pueblos de la Península Hispánica y sospecho que quienes ahora pretenden presentarse como los adalides del catalanismo, temen una entente fraternal y duradera con las otras nacionalidades peninsulares. Por lo tanto es falsa la catalanidad de quienes dirigen la Liga Regionalista. Y es que esta gente antepone sus intereses de clase, es decir los intereses del capitalismo, a todo interés o ideología.

Estoy tan seguro de lo que digo que, sin pecar de exagerado, puedo aseguraros que si algún día Cataluña conquista su libertad nacional, los primeros, si no los únicos, que le pondrán trabas, serán los hombres de la Liga Regionalista (CiU), porque en Cataluña como por todas partes, el capitalismo carece de ideología”. (Salvador Seguí, 1919, en el Ateneo de Madrid)

PD: Lo que el magnífico artículo (modelo de argumentación y documentación) nos quiere transmitir es que todo es catalanismo y el catalanismo es todo, y que ese marco debe situarse por encima de los intereses de clase. Como nos explica Gramsci, los intelectuales son los creadores de hegemonia cultural, que es la que premite el proceso de conversión de los intereses corporativos de la burguesía (que nacen de la propiedad privada de los medios de producción y de la apropiación privada de los beneficios económicos) en intereses de la sociedad.

Es la vía portuguesa, la creación de una conciencia nacional que diluya el problema social. Como si no hubiera gente que cobra de los consejos de administración de las entidades financieras y gente que es deshauciada (y multada por dormir en la calle); como si no hubiera se lleva el dinero del hospital de Sant Pau y gente que no es atendida; como si no hubiera gente que cada vez paga menos impuestos redistributivos y gente que cada vez paga más tasas extractivas. “L’agenda social i la nacional són la mateixa”, dijo CiU en un tuit.

PD2: Me imagino a David Fernàndez, de las CUP, pronunciando un discurso muy parecido a este. “Lo que más temen”.

Deje un comentario