El diezmo energético

Leo en El Economista:

La patronal de las grandes eléctricas afirma que si la regulación admite el autoconsumo eléctrico “desordenado” combinado con un sistema de balance neto creará “paraísos fiscales”.

¿Eh?

Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa son tres de las empresas del Ibex con filiales en paraísos fiscales, según el Observatorio de Responsabilidad Corporativa. ¿Van a dejar de tenerlas? No.

En un comunicado emitido ayer, Unesa reclama al Gobierno que no haga del autoconsumo un mecanismo que permita a quienes tienen recursos económicos para generar su propia electricidad “eludir costes e impuestos” que el propio Ejecutivo ha decidido recaudar mediante la tarifa eléctrica. El recibo de la luz, recuerda la asociación, incluye costes distintos a la energía, como son su transporte y la distribución por la red, los incentivos y primas a las energías renovables e impuestos, como el IVA, el impuesto especial de la electricidad y las nuevas tasas a la generación creadas el año pasado.

[…] “Para que el autoconsumo no resulte discriminatorio para el resto de consumidores éstos (los autoproductores) han de hacer frente a los costes añadidos de las dos partes de la factura”, afirma. La patronal eléctrica señala que para conseguir la igualdad de todos los consumidores habría que gravar la energía autoproducida con los mismos impuestos que el resto de las energías, aunque reconoce que esta fórmula tiene una complejidad tributaria “difícil de encajar” en la reforma eléctrica aprobada por el Gobierno a finales del pasado mes de julio.

Ostras. Igualdad de todos los consumidores, ha dicho. Se han hecho saintsimonianos. Agrupemonos todos en la bombilla final.

Lo que quiere decir Unesa es que, si usted tiene un huerto y se come sus tomates, está evitando la cadena de consumo del que compra los tomates en el Corte Inglés y debería pagar la diferencia. Si a usted le han salido a medio euro el kilo y los del Corte Inglés van a cuatro y medio, usted debería pagar esos tres al recaudador. Unesa ha descubierto el diezmo.

Lo que quiere decir este comunicado es que hay que acabar con el autoconsumo, ya penalizado en la reciente reforma eléctrica, porque aún pueden extraer todavía más recursos.

Pese a las connotaciones de la palabra, hay dos tipos de autoconsumo, el industrial y el particular. Sobre el primero,

Teniendo en cuenta la energía eléctrica producida en cogeneración en el último año (1.300 GWh), [La patronal de la industria azulejera Ascer señaló que] “la repercusión de la supresión de estos dos incentivos está valorada en 25 millones de euros anuales en la industria cerámica (alrededor de unas 80 instalaciones con una potencia instalada de 330 MW)”, advierte.

o, también, el caso del grupo químico Sniace. Su dirección señaló ayer que la penalización a la cogeneración de la reforma eléctrica le supone nueve millones de euros.

En muchos casos, el diezmo de Unesa es el tiro de gracia.

Sobre el particular, hablamos del chalet de 500 m2 en Torremolinos, la casa rural de Cuenca, la granja de Cáceres y el centro social okupado de la Sierra Norte. Todos pusieron paneles solares y ahora tienen que pagar por ellos. Unesa quiere que paguen más y más y más y más, hasta que quiten los paneles y se enganchen a su red. Lo mismo que los grupos de distribución alimentaria desean el cierre de huertos y mercadillos, pero no se atreven a decirlo. Quizá no tienen aún tanta capacidad de presión política.

El energético y el financiero son los sectores extractivos más importantes. El Gobierno debería promover la devaluación de ambos interviniendo en su gestión (descenso de tarifas / facilidad para el crédito) para relanzar la economía, pero eso pertenece al grupo de cosas que no se pueden hacer. De momento.

Deje un comentario