Por qué el PP odia la división interna

Los pensadores de la derecha creen, desde finales de los 70, que la Transición se les fue de las manos por la división de su electorado entre UCD y AP. Lo llamaban la mayoría natural. Si ambos partido hubieran estado unidos, habrían controlado la elaboración de la Constitución, el diseño del mapa de los servicios sociales y la descentralización.

Pero esa es la parte más teórica. Hay que mirar con más profundidad dentro del origen del PP, AP y UCD.

UCD fue una coalición formada en 1977 por una gran cantidad de partidos: Partido Demócrata Cristiano (PDC), Partido Popular (PPCD), Partido Socialdemócrata Independiente (PSI), Partido Social Liberal Andaluz (PSLA), Partido Social Demócrata de España, Partido Progresista Liberal (PPL), Federación de Partidos Demócratas y Liberales (FPDL), Partido Liberal, Federación Social Demócrata (FSD), Partido Gallego Independiente (PGI), Unión Canaria (UC), Unión Social Demócrata Española (USDE), Unión Demócrata de Murcia (UDM), Acción Regional Extremeña (AREX), Partido Demócrata Popular (PDP) y Partido Social Demócrata Foral.

Cualquier libro de memorias de un ucedista está lleno de lamentaciones por los quebraderos de cabeza prácticos que provocaba esta sopa de siglas de partidos casi unipersonales. Llamadas, negociaciones, comidas, envidias, copas, etc. Al final, casi todos estos partidos se disolvieron o fueron absorbidos por el PP después de llamadas, negociaciones, etc.

Dentro de AP, o de la derecha, las cosas no estaban mejor. En las elecciones de 1979, hubo tres candidaturas en la derecha.

La primera, Coalición Democrática, integrada por Partido Unido de Alianza Popular (AP), Acción Ciudadana Liberal (ACL), Partido Demócrata Progresista (PDP), Partido Popular de Cataluña (PPC), Renovación Española (RE) y Reforma Social Española (RSE). La segunda, Derecha Democrática Española, integrada por Acción Democrática Española (ADE), Unión Nacional Española (UNE), Centro Popular (CP), Federación de Partidos Conservadores (FPC), Partido Nacional Independiente (PNI), Unión Demócrata Cristiana (UDC) y Partido Conservador (PC). La tercera, Unión Nacional, integrada por Fuerza Nueva (FN), FE de las JONS, Círculos José Antonio (CJA), Comunión Tradicionalista (CT) y Confederación Nacional de Combatientes (CNC).

Es cierto que el PP viene de AP, pero después de que AP lograra absorber a casi todos los demás después de muchas llamadas, negociaciones, comidas, envidias, copas, etc. La mayoría de ellos eran también partidos casi unipersonales. A la Falange, no la absorbió, se podría apostillar; nominalmente, no, pero sí a ese espectro de voto.

Creo que no hay ninguna sigla repetida, aunque no lo garantizo. Por eso, es fácil de entender por qué la derecha española odie la división interna. Qué carajal, por dios.

Deje un comentario