Recalentar el timo de las banderas

Joder con la blogoteca. Esto es del 31 de julio del año pasado.

PP y CiU llegan ahora con Pacto Fiscal, una nueva y divertida actuación de los títeres de cachiporra

Bienvenidos y acérquense a la nueva y divertida actuación de los títeres de cachiporra. Tras el éxito hace dos años de Estatuto de Autonomía, PP y CiU llegan ahora con Pacto Fiscal, una nueva y divertida comedia de declaraciones, enredos y peleas en broma. En los próximos meses, verán tensiones institucionales, entrevistas apocalípticas y aparatosas puestas en escena con mucho símbolo. Nada en serio; nada irreversible. Escojan uno de los lados y siéntense cerca del escenario para poder gritar muy fuerte y que no se oiga nada. Si se quedan afónicos, pueden usar los aplaudidores que regala la prensa de cachiporra. No se queden en medio, tratando de entender a ambas partes y buscar una solución, porque puede que reciban un garrotazo perdido. Tampoco se vayan muy lejos, buscando una visión de conjunto, porque se decepcionarán. En los bastidores, podrán ver a todos los actores intimando y pactando el desmantelamiento de los servicios públicos, el blindaje de su estatus de clase o la impunidad de sus respectivos casos de corrupción y, señores, el espectáculo debe continuar.

No se olviden de entregar su cartera a la salida. Si no lo hacen, el sistema será insostenible.

PD (actualización): si el conflicto es con Andalucía, la cosa va en serio. Al menos, es lo que dice la experiencia.

Después, llego la Diada, las elecciones e Ítaca, siempre en el horizonte. Un año después, estamos en una situación casi similar. A PP y CiU les interesaría recalentar el timo de las banderas, pero solo de puertas adentro. En ciertos lugares donde se deciden cosas no están acostumbrados a los títeres de cachiporra y piensan que todo va en serio.

El casi es La Vanguardia, que ha pasado de aglutinar a la Jove Catalunya a defender la II Restauración; de Garibaldi a Torelli.

Deje un comentario