El otoño de 2008

Hace cinco años, en esta misma galaxia.

Prólogo (fuera del euro, pero en la UE)

17 de febrero de 2008: el Gobierno británico nacionaliza el Northern Rock tras no prosperar las dos ofertas de reflote de la institución.

25 de agosto de 2008: el Banco Nacional de Dinamarca anuncia la adquisición del Roskilde Bank después de que este se declarase insolvente y ante la imposibilidad de encontrar un comprador privado para este consorcio bancario de tamaño medio, en crisis desde hace meses.

18 de septiembre de 2008: Lloyds TSB, acude al rescate del también británico Halifax Bank of Scotland (HBOS), por el que pagará 12.200 millones de libras (15.372 millones de euros). La unión de HBOS, primer banco hipotecario del país, y Lloyds TSB dará lugar a un coloso de la banca minorista, con un tercio del mercado de hipotecas y ahorros del Reino Unido. Esta circunstancia ha obligado al gobierno laborista a cambiar la legislación antimonopolio para permitir la fusión porque según el ministro de Finanzas era “absolutamente necesario”.

28 de septiembre de 2008: el Gobierno británico anuncia que nacionalizará el banco Bradord & Bingley (B&B), afectado por la crisis crediticia. Desde el comienzo de año, los títulos de la institución bancaria han caído un noventa por ciento. El B&B cuenta con unos 2,5 millones de clientes, que tienen depositados unos 22.000 millones de libras (27.280 millones de euros). El 29 de septiembre se conoce que el Santander comprará depósitos del B&B y adquirirá las 197 sucursales que la entidad, el octavo banco del Reino Unido, tiene en el país.

Comenzamos:

29 de septiembre de 2008: Bélgica, Holanda y Luxemburgo acuerdan nacionalizar la entidad bancaria Fortis con una inyección de 11.200 millones de euros a cambio del 49% del capital de las divisiones de banca en cada uno de estos tres países. El Estado belga aportará 4,7 millones de euros, el holandés, cuatro y el luxemburgués 2,5.

29 de septiembre de 2008: Alemania diseña un plan para salvar el banco hipotecario Hypo Real Estate de la quiebra. Consiste en una garantía de crédito de 35.000 millones de euros válida hasta abril de 2009 respaldada por el Gobierno federal y por un grupo de entidades financieras. Los bancos privados concretan después que su aportación inmediata será de 15.000 millones de euros.
30 de septiembre de 2008: Bélgica, Francia y Luxemburgo se lanzan a salvar Dexia. Los tres estados inyectarán 6.400 millones de euros al grupo financiera francobelga especializado en la financiación a las entidades locales en el marco de una ampliación de capital para restaurar la confianza en la entidad. En el plan de rescate del banco, Bélgica invertirá 3.000 millones, Francia otros 3.000 y Luxemburgo 376 millones.

6 de octubre de 2008: El Gobierno y la banca privada acuerdan un plan de rescate para el banco hipotecario alemán Hypo Real Estate (HRE) por valor de 50.000 millones de euros. Es el segundo intento de salvación en sólo una semana, el primer paquete fracasó tras conocerse que las necesidades del HRE eran superiores a lo anunciado.

9 de octubre de 2008: Bélgica, Francia y Luxemburgo dan garantías adicionales a Dexia e inyectan liquidez por un valor de 4.500 millones de euros.

19 de octubre de 2008: El ministro holandés de finanzas, el Banco Central de los Países Bajos, y el grupo bancario holandés ING han llegado a un acuerdo para reforzar el capital del banco.

27 de octubre de 2008: El Gobierno belga ha decidido inyectar 3.500 millones de euros en el banco KBC.

¿Qué coño ha pasado?, se preguntará el lector. La creación artificial de una crisis de deuda pública en el Sur de la UE. Buena parte de estas cantidades la estamos pagando entre todos.

Deje un comentario