Los regímenes se joden por dentro

Ayer tuvimos otro artículo sobre antipolítica. Los regímenes (casi) nunca se joden por fuera, sino por dentro. Se pudren. Desde fuera, solo se le puede dar una patada al árbol para que caigan. Hoy tenemos un ejemplo:

En un tono claramente elevado, Santamaría reprochó a la socialista que quizá en la bancada del PSOE haya quien tenga que declarar algún bien o cuenta.

Vamos a cambiar algunos adjetivos para que el personal perciba el tono.

En un tono claramente elevado, el vicepresidente venezolano reprochó al portavoz de la oposición que quizá en su bancada haya quien tenga que declarar algún bien o cuenta.

Se dan pasitos y, un día, alguien se pregunta cómo hemos llegado aquí.

Deje un comentario