Brindar con champán

Hace años, en la magnífica Pelota Vasca, alguien -no recuerdo quién- señalaba el  20 de diciembre de 1973 como el hito que condicionó la prolongación de la violencia. Esa mañana, decía, tres personas [el presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, el inspector de Policía, José Antonio Bueno Fernández, y el chófer, José Luis Pérez Mogena] fueron asesinadas y toda la gente de mi entorno, mi trabajo, mi barrio o mi familia, lo celebró. Se descorcharon botellas de champán y se brindó. No éramos gente violenta, ni apoyábamos a ETA, pero celebramos el atentado y fuimos incapaces de ver que eran tres personas. En ese mismo documental, Iñaki Gabilondo completaba el argumento. Hay un momento en el que una sociedad asume que, en unas determinadas circunstancias y para conseguir algo concreto, se puede matar. Ese es un naufragio moral del que no se sale, aunque cambien las circunstancias o el objetivo. Otra persona decía que se asume enseguida el “algo habrá hecho” y Sádaba recordaba a Shakespeare: “He ido tan lejos en el lago de la sangre que, si no avanzara más, retroceder serí­a tan difí­cil como ganar la otra orilla” (Macbeth, escena IV).

Nunca estamos tan lejos del lago de la sangre como para no olerla. Siempre hay gente que pierde los nervios.  El 14 de diciembre de 2010, Pere Puig, preocupado por su posible despido, mató a cuatro personas en Olot, dos empresarios que le debían varias facturas y dos bancarios de la sucursal que había cursado una orden desahucio. En aquel momento, fue considerado un caso aislado, un problema psiquiátrico. Se dijo que era “extraño y solitario” y que, muchos días, tras el trabajo, se disfrazaba de ’sheriff’ y caminaba por las calles de la localidad con un sombrero, una pistola de juguete y una estrella en el pecho. El problema nunca es la sangre, sino el champán.

Hoy, una mujer de 53 años ha fallecido tras arrojarse del segundo piso de su vivienda en Barakaldo (Vizcaya) cuando iba a ser desahuciada. El pasado 26 de octubre, un hombre de 53 años, que llevaba en paro desde hace alrededor de cuatro años, se tiró también por la ventana de su vivienda en Burjassot (Valencia) cuando iba a ser desalojado. Un día antes, José Miguel Domingo, de 53 años, fue hallado muerto en el patio interior de su domicilio, en el barrio de la Chana en Granada. Poco después, aparecieron en la vivienda los agentes que iban a desalojarlo. También hemos leído que “Un Juzgado de Almería ha reclamado a una anciana de 77 años que se encadenó en una sucursal bancaria, para tratar de evitar su desahucio, el pago de una multa de 60 euros por una falta de coacciones y una indemnización de 201,52 euros a Unicaja por el gasto derivado de retirar el cristal de la fachada. La juez le da “el plazo de un día” para pagar”. También que “Raúl de la Hoz, procurador en las Cortes de Castilla y León por el PP, pidió al juez que embargase la prestación por desempleo de una mujer a la que el banco reclamaba dinero tras la ejecución de una hipoteca”.

Si mañana alguien pierde los nervios como Pere Puig y asesina a los dos empresarios que no le han pagado y lo van a despedir y a los empleados del banco que lo va a desahuciar es posible que haya una terrible división de opiniones. Es posible que el foco no esté en la gente que ha perdido la vida, que no se sepa ver que eran personas y solo se vea a la empresa y la entidad financiera. También, que haya comprensión hacia el asesino y no haya un análisis psiquiátrico, sino social. Es posible que gente no violenta brinde con champán en Twitter y que se produzca ese naufragio moral del que hablaba Gabilondo. Nunca pasa nada, hasta que pasa.

PD: Este blog siempre ha confiado en la inteligencia de sus escasos lectores, pero nunca se sabe: no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada, no quiero que mañana nadie haga nada…

1 comentario sobre “Brindar con champán”

  1. Mr P dijo:

    Un pasito más cerca http://www.meneame.net/story/foto-alberto-vazquez-figueroa-pidiendo-muerte-20-politicos-20/best-comments

Deje un comentario