Bienio negro

La CEDA, Confederación Española de Derechas Autónomas (PP, PNV y CiU) ha logrado su objetivo. Gracias al timo de las banderas, se ha votado con una mano en el corazón y otra, en la entrepierna, lo que deja los bolsillos al descubierto. No habrá una convocatoria electoral hasta 2014. Nos espera un bienio negro. Otro. Sin ánimo de ser exhaustivo, la caída de la recaudación fiscal provocará el incumplimiento de la cifra de déficit. Tras el rescate, llegarán las pensiones (congelación o bajada), aumentarán los copagos, aumentará la presión fiscal sobre la clase media, se privatizará la sanidad, desaparecerá la Ley de Dependencia, desaparecerá un tercio de la universidad pública y desaparecerá la presión fiscal sobre la clase dirigente (acuerdo Rubik con Suiza).

También es probable que veamos cómo las empresas españolas dejan de serlo. Unas, por compra directa y otras, por deslocalización. No les interesa que su nombre se una a España porque también tienen prima de riesgo en su financiación. A Telefónica, por poner un ejemplo, le iría mejor trasladándose a RU o Brasil, donde ya tiene delegaciones importantes.

A corto plazo, el pesimismo es la opción más razonable. Son medidas que consolidan miseria. Aunque nos neguemos a aceptar la comparación con otros países, sólo hay que hacer un pequeño razonamiento. Tenemos un sistema que se basa en que grandes grupos sociales tienen excedentes de renta para gastarlos alegremente. Se llama consumo. Estos excedentes se consiguen con sistemas sociales redistributivos, actualizaciones salariales, flujos de crédito y búrbujas sectoriales. Ninguno de estos cuatro sistemas funciona bien, luego el sistema se colapsará. No es probable que se haga este razonamiento. El español, como decía Machado, embiste.

1 comentario sobre “Bienio negro”

  1. José-Luis dijo:

    Sinceramente, espero que no tengas razón.

    No obstante, yo sigo con mi cruzada: cuál es la alternativa de la izquierda? Mejor dicho, cuál es la solución a los problemas creados por políticas de izquierdas (sb todo en lo que se refiere a este santo país?

    La gente pide “mano dura”. De ahí que vote a gobiernos conservadores. Lo que pasa es que la gente no sabe/o no quiere enterarse de que la mano dura va ir por los mismos derroteros que ha ido hasta este momento: a por los de siempre. Los políticos tienen su instinto de conservación más agudizado, dados los tiempos que corren (al innato de todo ser humano, súmale el específico de una casta, que se ve “amenazada” pero sabe que tiene los hilos que mueven el cotarro).

    Mientras tanto, la izquierda a su rollo. A ver si agitando la calle sacamos algo…ay, señor, señor. Cuándo os daréis cuenta de que sóis parte del problema y no la solución???

    La propuesta extendida entre la izquierda de salón (entre la izquierda radical es el mantra) empieza a ser eso de “no pagamos”. De verdad estáis convencidos de ello o es una imposición desde las altas esferas del partido para no perder el carnet?
    A pocos conocimientos que se tengan, se llega fácilmente a la conclusión de que sería el peor camino. Pero en fin.

    Lo único “bueno” de la ruina del indigente mental de ZP ha sido que se ha llevado tb su partido por delante. Vamos a esperar a las elecciones catalanas, para ver como en busca de una solución la van a cagar aún más: es difícil que fallen: la Chacón, el Gómez (este es mi preferido). Pueden optar por recuperar a viejas glorias: Cháves, no estaría mal.
    No es un consuelo, pero pudiera ser un buen comienzo…

    JL

Deje un comentario