La peluquería del Tío Tom (Pilar Rahola explica a José Ignacio Wert)

Leo:

El objetivo es “incrementar el número de alumnos en FP”

Lo que el Gobierno ofrece como “atender a los talentos distintos” es visto por la oposición y los sindicatos como un intento de separar al alumnado más difícil

(…) Mientras sindicatos como CC OO y UGT, y partidos de la oposición como IU y el PSOE, se quejan de la falta de diálogo (en contra de lo que sostiene el ministerio) y consideran que, lejos de acabar con el abandono y mejorar los resultados, estos empeorarán con las evaluaciones externas y las reválidas (la de bachillerato sustituirá a la Selectividad), y con la especialización de centros que podrían acabar creando guetos, aseguran. También con los itinerarios más tempranos: en 4º de ESO, hacia FP o bachillerato; a los 15 años, con la nueva FP básica (no dará acceso directo a la FP de grado medio como decía la ley de economía sostenible) y a los 13 con programas de mejora del aprendizaje. (…)

La reforma era previsible. Hay demasiados licenciados; demasiada gente en la parrilla de salida. No todo el mundo tiene el mismo coche, los mismos neumáticos o puede parar las mismas veces en boxes, pero el exceso de tráfico proporciona resultados molestos. Por ejemplo, el hijo de un cirujano podía quedarse sin plaza en la Complutense y tener que ir a hacer los tres primeros cursos al CEU o a otra universidad fuera de Madrid; después, el MIR le podía dejar sin la especialidad y tener que hacerse estomatólogo. Ahora, con la matrícula rondando las 300.000 pesetas está todo mucho más claro.
Hace dos años, en una pieza sobre el día de la victoria de Mas, Pilar Rahola explicaba la base ideológica de la reforma educativa del ministro Wert.

Tiene el teléfono! Es así como a las 10.30 Artur Mas i Gavarró puede hablar con Juan Pedro Fernández Fernández, nacido en el Caniles de la sierra granadina. “¿No habíamos quedado a las 11.30?”, pregunta el barbero, que lo conoce desde que tenía unos 15 años y que le afeita la barba con espuma y le corta el pelo cada domingo de elecciones. “Lo hago venir yo. Siempre hay que retocarle un pelín, alguna cosa anormal, cositas de esas así, que siempre están creciendo”.

(…)

Pero el barbero no siente vértigo, sino un franco orgullo que remata con una frase para la historia: “Corto los pelitos de la nariz porque ya tenemos al president en marcha”. Y entonces hará uso de su potestad de psicólogo y le dará consejos mientras le estira la nariz y le acerca la navaja. “Si alguns poguessin tenir ara aquesta navalla a la mà, amb les ganes que em tenen…”, llega a decir Artur antes de recibir un sonoro “cállate”. Y será entonces cuando su barbero esculpirá un consejo para el president: “Que siga con el pensamiento que tiene, que es un pensamiento sano. Y a ver cómo se encuentra las arcas, que sin harina no se puede hacer pan”. Antes de marcharnos sabremos que Mas ya no tiene edad para llevar bigote, que no se tiñe las canas, que nunca ha usado laca, y que tendrá que dar golpes de zapato porque es demasiado buena persona y se mete en un mundo de envidias. Por los golpes de zapato que no se preocupe, “quan m´he de posar dur, m´hi poso, i ho he demostrat”.

“Lo hago venir yo. Siempre hay que retocarle un pelín, alguna cosa anormal, cositas de esas así, que siempre están creciendo”. “Corto los pelitos de la nariz porque ya tenemos al president en marcha”. “Que siga con el pensamiento que tiene, que es un pensamiento sano. Y a ver cómo se encuentra las arcas, que sin harina no se puede hacer pan”. “Señorita Escarlata, señorita escarlata, tiene que comer antes de ir a la fiesta”.

El artículo deja claro el lugar de cada uno, incluso lingüísticamente, en el mundo idílico que estaba a punto de crear taumatúrgicamente el héroe Mas, mitad Rey Arturo, mitad Ulises, capaz de nadar 2.700 metros con unas avellanas. El milagro no se produjo, pero la cosmogonía feudal, no. Hay gente que tiene que ser peluquero, y no abogado, médico o, mucho menos, presidente de la Generalitat (el rival era José Montilla), y gente que puede ser abogado, médico o presidente de la Generalitat. Wert, que comparte partido con Rahola o Mas, la Confederación Española de Derechas Autónomas, sólo le ha puesto cifras a un marco mental previo.

Deje un comentario