Una modesta idea para salvar la prensa de papel

Tengo la peregrina idea de que la prensa escrita debería especializarse en la inteligencia. La radio, decían en la facultad, es inmediatez y la televisión, la imagen. Internet tiene de todo: inmediatez, imágenes, espacio ilimitado, contenidos ilimitados, personalización, participación, interacción, etc… Cuando finalice el parón tecnológico que vivimos desde hace una década, se lo comerá todo porque es el medio de medios. La prensa debería centrarse en lo que tiene, prestigio, y ofrecer profundización. Si se centra en competir, consigo misma, además, con su Bruto o su Jeckyll, dependiendo de los casos, perderá; perderá la batalla y, con ella, el prestigio.

PD: Los diarios deberían ofrecer dos temas por sección, con cuatro páginas para cada uno de ellos, y, quizá, una página de titulares a modo de recordario, pero sólo quizá. Y todo de pago, aunque no necesariamente directo.

Deje un comentario