Panorama dieciochesco

Según los cálculos del historiador Léon Cahen, cuando Luis XVI accedió al trono quizá había en París 10.000 clérigos, 5.000 nobles y una burguesía de manufactureros, comerciantes acaudalados, médicos y abogados que alcanzaba la cifra de unos 40.000. El resto de la ciudad, unas 600.000 personas o más, vivían al borde de la pobreza”. (…)

Rudé estima que en la última década del Antiguo Régimen se construyeron diez mil casas y un tercio de París. Mercier [cronista del País del XVIII] nos deja entrever lo agradable que era la vida en el nuevo París. (….)

Para que esta vida fuera posible, hacía falta un número creciente de artesanos, sirvientes, empleados y obreros de la construcción. No hacía falta que estuvieran bien pagados y, de hecho, no lo estaban. (…) Los salarios reales disminuyeron de 1712 a 1789.

La desigualdad se convirtió en una provocación que la gente podía percibir cuando se desplazaba por la ciudad. (…) En la calle Varenne, en la orilla izquierda, que se había llenado de nuevos palacios privados, el viajero habría visto grupos de casas miserables entre los palacios, cabañas construidas al borde de sus jardines. (…) Sedimentos de pobreza en las grietas de la riqueza. (…)

Carne y piedra, Richard Sennet. Alianza (1994).

PD: El gran motín del pan de octubre de 1789 comenzó en París la mañana del día 5 cuando una mujer se negó a pagar el precio de venta del pan de ese día, 16 sueldos. [Los trabajadores no especializados ganaban alredededor de 30 sueldos diarios. Una familia comía dos o tres hogazas al día; un quinto se gastaba en verduras, recortes de carne y grasa y vino]

Deje un comentario