Dejar de pagar

El pasado verano discutía con un amigo sobre Grecia. Dije que era increíble que la deuda pública del país estuviese ya entre los últimos lugares del mundo y que, o lo cortábamos con la especulación, o iríamos uno detrás de otro (no soy un visionario; no era una idea original). Mi amigo sostenía que era lógico que la prima de riesgo estuviese disparada porque eran indicadores que no tenían que ver con la economía, sino con la confianza en que el estado pague sus deudas. Cuando pregunté ¿y es menos creíble Grecia, que está dentro de la UE y la zona Euro, que Gabón o Filipinas o el problema es que Gabon o Filipinas pueden dejar de pagar si son acosados (devaluando su moneda o inventándose otra, por ejemplo) mientras que Grecia no lo va hacer? Entramos en una discusión en la que yo concluí que, de una crisis de deuda, sólo se sale dejando de pagar y, de esta en concreto, dejando de pagar (no reconocer la deuda con tipos hinchados en mercados secundarios y dejar caer a las entidades financieras sin balances saneados) y regulando el sistema financiero (dividiendo banca de negocio y banca inversión y suprimiendo cierto tipo de prácticas). Entre 2007 y 2008, el sistema financiero perdió mucho dinero y, desde entonces, lo trata de recuperar gracias al sistema público y al sistema productivo. La solución, a corto plazo, sigue siendo la misma: dejar de pagar (no reconocer la deuda con tipos hinchados en mercados secundarios y dejar caer a las entidades financieras sin balances saneados) pero sólo puede ser una respuesta global consensuada desde la política.

PD: Hay algo tan inquietante como la prima de riesgo: lo poco que valen las empresas europeas. Es posible que Bankia o el Santander o el BBVA tengan que vender sus participaciones en empresas españolas, ¿y si nos quedamos sin Telefónica?

(Publicado en noviembre del año pasado; no hay mucho más que decir)

Deje un comentario