Liquidez

Leo en El País:

Agobiado por la presión de los mercados, que mantiene la prima de riesgo española próxima a los 500 puntos, el presidente español, Mariano Rajoy, llegó al Consejo extraordinario celebrado anoche en Bruselas con el propósito de convencer a sus homólogos europeos de la urgencia de una intervención contundente del Banco Central Europeo (BCE), que frene la escalada del tipo de interés que debe pagar España por financiar su deuda. Seis horas después, se marchó con las manos vacías. Alegó que se trataba de una cumbre informal, en la que no estaba previsto adoptar decisiones sino preparar los acuerdos que deben tomarse a finales de junio. Y agregó que, en realidad, los mandatarios europeos no tienen posibilidad de dar instrucciones al BCE, celoso de su independencia.

¿Por qué se empeñó entonces en plantear una demanda imposible? Porque, según sus palabras, la liquidez es la cuestión “capital, de enorme importancia en este momento, mucho más que el diseño futuro de la UE”, alegó. Porque se pueden hacer todas las reformas y sacrificios que se quieran, “pero si las deudas públicas no se pueden sostener, tenemos un problema”, añadió.

El 13 de abril (¡hace tanto tiempo!) también se hablaba de liquidez porque había mucha:

El recurso de la banca española a las facilidades de liquidez del BCE rompió en marzo todos sus récords tras la lluvia masiva de dinero barato con la que el instituto emisor ha regado al Eurosistema. Según ha informado hoy el Banco de España, las entidades españolas han captado la friolera de 315.306 millones de euros en la barra libre que el BCE abrió entre diciembre y febrero con vistas a estabilizar los mercados, un máximo desde que arranca esta estadística en 1999, y el 28% del total.

Si a esta cantidad, que ha venido aumentando paulatinamente en los últimos meses, se le suma lo que también han pedido los bancos españoles a corto plazo, el total solicitado asciende a 316.343 millones a cierre de marzo. Esta cifra supone aproximadamente la misma proporción frente al conjunto de dinero que se ha prestado desde el BCE a la banca europea.

Del conjunto de dinero solicitado en las ventanillas de liquidez del BCE, los bancos residentes en España tienen pendientes de devolver a la Autoridad Monetaria 227.600 millones de euros, ya que el resto, 88.742 millones, está aparcado en la institución que preside Mario Draghi. Hace un mes, su deuda pendiente era de 152.400 millones y, en 2011, 48.000 millones de media.

Frente a esta relación entre lo que se solicita y lo que se deja en depósito del BCE, que en el caso de las entidades españoles se decanta de forma decidida por mantener el dinero prestado fuera de las arcas de la institución, las entidades de la eurozona han optado por la tendencia contraria.

En total, desde el Eurosistema se han captado 1,13 billones al BCE, mientras se ha dejado en depósito 779.771 millones, lo que arroja un saldo vivo pendiente de devolver de 361.695 millones. En este plano de lo que está pendiente de devolver, España acumula el 62% del total.

El segundo texto dice “en el caso de las entidades españoles se decanta de forma decidida por mantener el dinero prestado fuera de las arcas de la institución”, ¿dónde está el dinero? La respuesta está en el segundo texto: “mantiene la prima de riesgo española próxima a los 500 puntos”. ¿Para qué? Para compensar el problema que provocará en los balances la caída de precios del apalancamiento inmobiliario; es decir, estamos pagando entre todos, a través de los intereses de la deuda, la resaca del ladrillazo. Entre todos, esa es la cuestión.

1 comentario sobre “Liquidez”

  1. José-Luis dijo:

    Las cosas se complican…y mucho. Pero bueno, esto aguantará hasta que los paganinis sigan soltando tela. Luego, Dios dirá…

    JL

Deje un comentario