La palabra derecho

Leo:

La ministra Ana Mato niega estos extremos, alegando que el decreto no cambia lo establecido hasta ahora. Pero la lectura del texto revela que acaba con casi treinta años de desarrollo del Sistema Nacional de Salud que dejó atrás el Seguro y la asistencia sujeta a la cartilla del cotizante y familia para convertirse en un derecho ciudadano, con un documento individual, la tarjeta, que le daba derecho a las prestaciones que se pagan desde hace más de veinte años sólo y exclusivamente a través de los impuestos. El nuevo texto, en cambio, establece: “El reconocimiento y control de la condición de asegurado o de beneficiario del mismo corresponderá al Instituto Nacional de la Seguridad Social, (…), que establecerá los requisitos documentales a presentar en cada caso”.

Como en el caso de reunión, manifestación, huelga, educación, aborto, etc… la clave es la palabra derecho. Lo explicó Ratzinger hace algunos meses, el problema comienza con la Revolución Francesa. Los siervos, súbditos y fieles se convirtieron en ciudadanos. Se trata de hacer el camino inverso.

Deje un comentario