Con el paso firme de los elefantes

La industria editorial, con el paso firme de los elefantes cuando van al cementerio, está dispuesta a seguir la senda de la industria musical y videográfica y repetir sus mismos errores. En lugar de asumir el cambio como inevitable y evolucionar (deflación, descentralización, anticipación, nuevos productos y soportes, transformar el producto en experiencia, al lector pasivo en activo etc…), busca una ley que, no sólo prohíba la realidad, sino que concrete el mundo que ellos tienen en la cabeza (un click, un libro no vendido). Es improbable que tengan éxito porque, tal y como mostró la difusión de la imprenta de tipos móviles (por poner un caso), la tecnología suele ir por delante de la ley y se transforma, deslocaliza o enmascara pero, en el camino, habrá mucha bronca.

PD: También, hay una sencilla operación matemática para que cualquier directivo entienda de qué se está hablando. Se trata de coger el sueldo medio y calcular qué porcentaje significa el libro. Después, aplicar ese mismo porcentaje a su sueldo y pensar si él se compraría ese libro por ese precio.

Deje un comentario