BCN Calling

La CEDA, reforzada en la Generalitat, da una vuelta de tuerca más al ajuste por abajo, aplicando la teoría económica de Lola Flores: si todo el mundo pone una peseta, lo mío está solucionado. La apelación a la austeridad, de base religiosa o civil, confía bastante en que el miedo se transforme en sumisión y es probable que así sea pero puede ser que no. El rigorismo precisa de señores vestidos de negro y no, de blanco.

duran

Las oleadas de coches quemados, aunque después se disfracen de conflicto étnico, siempre comienzan así.

Deje un comentario