Más cultura del esfuerzo

Tras el esfuerzo valenciano, nos llega el esfuerzo pucelano
Leo:

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Ría, señaló que en medio de una crisis económica que «nos ahoga» es cuando «más importante» parecen los valores de la empresa familiar. El trabajo, el esfuerzo, el sacrificio y la «implicación de la sangre» se convierten en momento de adversos en «aliados de fuerza comparable» y factores «esenciales» para superar obstáculos.

El trabajo, el esfuerzo, el sacrificio… Leí:

El Ayuntamiento de Valladolid pactó con la Diputación la construcción de 3.000 viviendas (1.650 protegidas) en 70 hectáreas de suelo que tenía la Diputación. La Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda de Valladolid fue la encargada de adjudicar los solares a las distintas promotoras. Una de las beneficiadas fue Zarzuela, SA. Esta empresa obtuvo en noviembre de 2005, junto a Dragados, el contrato de conservación de las calles de Valladolid por 17,34 millones de euros. Las promotoras decidían sin sorteo a quién le daban los pisos siempre que ganasen menos 2.634 euros al mes (el equivalente a 5,5 veces el salario mínimo).

La constructora otorgó en junio de 2006 a dedo un piso de 97 metros cuadrados construidos y dos plazas de garaje al hijo del alcalde, Francisco Javier León de la Riva, del PP. El precio de la compra fue de 114.663 euros.

Además, una hija del consejero de Agricultura, José Valín, obtuvo un piso similar y en el mismo inmueble: 98 metros cuadrados con plaza de garaje por 145.400 euros.

[…]

El caso se une al de Javier Cruz Sánchez, ex concejal popular de Obras de Arroyo de la Encomienda. Cruz dimitió cuando en junio se supo que dos de sus cinco casas eran de protección oficial. La Junta de Castilla y León le impuso una multa de 6.500 euros pero el edil se quedó con las casas.

Se quedó con las casas que seguro que había conseguido con trabajo, esfuerzo y sacrificio.
El esfuerzo, en España, quiere decir: jódete para que yo siga ganando lo mismo.

Deje un comentario