Defensa de Gauss

La contra de La Vanguardia, donde hay más brujos y chamanes que en un programa de JJ Benítez. entrevista hoy a un señor (Todos los niños pueden ser Einstein, dice) que abunda en esa idea tan posmoderna, tan Operación Triunfo: eres un genio en algo pero todavía no lo has descubierto; esforzándote dos o tres semanas, lo puedes conseguir. La mayoría de la gente no somos genios en nada, sino torpes en casi todo y, esforzándonos mucho a lo largo de nuestra vida, podemos adquirir cierta destreza en algún campo concreto. Se resume en la campana de Gauss.

gauss

Hay un giro más perverso de la afirmación anterior que es si usted no es un genio es porque no se ha esforzado lo suficiente, porque ha tomado malas decisiones en su vida o porque le fallaron. Todo lo anterior crea un terrible mal rollo con uno mismo, con su vida y, finalmente, con los demás. Cielos, no soy Picasso porque mi madre no me compró esa colección de Pintar en casa, porque fui al cine con Pepita en lugar de ir al Prado o porque prefería ver la tele. Y hay un giro aún más perverso, que es donde se sitúa el tipo al que entrevista La Vanguardia (le pierde el titularismo): su hijo es un genio, sólo tiene que descubrirlo y potenciarlo. Es mentira porque lo niños, aunque sean de menor edad y tamaño, son como nosotros; es decir, esforzándose mucho podrá adquirir cierta destreza en algún campo concreto. La única ventaja que tienen es que disponen de mucho tiempo y energía. Afirmaciones como la de este tipo crean un tremendo mal rollo familiar. Si no acaba siendo un genio es porque le he fallado no llevándolo a la Tate y al Hermitage o porque él ha fallado prefiriendo jugar en el parque con sus amigos a ir al Prado. La curva queda así.

gauss

Es decir, los padres tienden a pensar que su hijo es un genio y crean presión. Como no lo es, se crea frustración y como la normalidad parece una enfermedad, se tiende a pensar que, si el niño no destaca, existe desatención por no haber sabido detectar problemas inexistentes (el más famosos es el déficit de atención) que impiden el pleno desarrollo.

gauss

Volvamos a la campana de Gauss y pensemos que es una serpiente que se ha comido un elefante o una teta, que es lo que vemos los onanistas.

Deje un comentario