La CEDA no engañó a nadie en Catalunya

Leo esta información de Ferran Balsells en El País. (Obsérvese la demagogia a calzón quitado del conseller al pedir a los médicos esfuerzos similares a los que han hecho los que reciben la renta de inserción). 

La Generalitat pide a médicos y enfermeros que renuncien al 50% de la paga de Navidad

El colegio de médicos de Barcelona considera “inasumible” el nuevo recorte de sueldos 

El Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha propuesto esta mañana a los sindicatos una rebaja a la mitad de la paga extra de Navidad que reciben los cerca de 40.000 empleados sanitarios que trabajan para el organismo público que depende del Departamento de Salud de la Generalitat.

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, Miquel Vilardell, ha considerado hoy “inasumible” un nuevo recorte de salarios para los profesionales médicos, como pretende el gobierno catalán. La Generalitat aún debe ahorrar 77 millones adicionales antes de fin de año. El consejero Boi Ruiz prevé ahorrar más de la mitad, 45 millones, de la nómina del personal médico. El ajuste se empieza a negociar hoy, aunque los sindicatos ya lo consideran inaceptable: la media del recorte es de 1.125 euros de la cantidad que percibe cada uno de los 40.000 empleados del ICS, unos 375 euros al mes hasta final de año.

El consejero de Salud, Boi Ruiz, ha pedido hoy a los médicos dependientes del Instituto Catalán de la Salud (ICS) que asuman los nuevos recortes salariales, “como hacen otros colectivos”, como los beneficiarios del PIRMI. Ruiz ha indicado que el esfuerzo económico que se pide de nuevo a los médicos, que ya vieron recortado su sueldo en un 7% el pasado año, será reversible en enero de 2012.

“La situación de conflicto es importante”, ha vaticinado Vilardell en declaraciones a TV3, que ha asegurado que, tras el recorte del 7% del pasado año y de servicios de horas extras y guardias, algunos profesionales médicos de la sanidad pública han visto reducir su salario hasta el 20%. El presidente del Colegio de Médicos ha considerado que “no podemos hacer lo que es inasumible”. Por otra parte, ha animado a los médicos a denunciar lo que consideren que no se corresponde con una correcta atención en el tiempo a los enfermos con mayor riesgo, como los que padecen cáncer, debido a un mayor aumento de las listas de espera por la crisis.

Esta información, del 20 de marzo de este año, nos ilustra todos los datos.

El Gobierno catalán de CiU prepara una reforma del Impuesto de Sucesiones en el que quedarán exentos de pago únicamente los parientes de primer y segundo grado de consanguinidad que hereden. El resto de tramos -a partir del tercero- seguirá tributando, lo que permitirá a la Generalitat continuar recaudando 120 millones de euros anuales, según ha avanzado el secretario de la Generalitat, Germà Gordó, en una entrevista de Europa Press.

Mas eliminará antes de las municipales esta figura impositiva en las herencias entre cónyuges o entre padres e hijos -primer grado- y entre hermanos o entre abuelos y nietos -segundo grado-. En cambio, se va a mantener el tributo a partir del tercer grado, esto entre tíos y sobrinos, y en adelante, por ejemplo entre primos (cuarto grado) o cuando no haya ningún tipo de parentesco. “El impuesto no desaparece. Lo que desaparece son determinados tramos”, ha explicado el secretario del Gobierno autonómico.

Actualmente, la Generalitat recauda 250 millones de euros al año por este impuesto, del que tiene competencia exclusiva. La merma prevista de 130 millones se compensará mediante una “mejor gestión” de los recursos públicos, por lo que se trata de una cifra perfectamente asumible para las arcas públicas, según Gordó.

Parece ser que no era tan asumible. Al final, el impuesto se eliminó completamente y la Genaralitat renunció a 250 millones, con los que los que no habría que pedir tantos esfuerzos a los médicos ni cerrar plantas ni quirófanos ni hospitales durante puentes. Pero nadie puede decir que fue estafado. Supresión de impuestos y ajustes sociales iban en el programa de la CEDA, coalición que ganó las elecciones. Promete lo mismo a nivel estatal:

El PP anuncia “una revolución” en los sueldos de los trabajadores de Sanidad

Que me ha hecho recordar una información de 2008 donde se decía:

Juan Abarca, director general del grupo Hospital de Madrid, se muestra escéptico sobre la capacidad de los gestores para reducir costes. ‘”No hay que olvidar que casi el 60% de nuestros gastos corresponden al personal [que serán reducidos por la directiva de las 60 horas que permitirá tarifar como normales las horas extras], y nuestros ejecutivos, que no son otros que los médicos, son los únicos directivos de empresa que gastan lo que les da la gana”, advierte con sorna.

(…)

Juan Abarca añade una propuesta más: ‘Gestionar un pedazo de la sanidad pública’. A los Abarca no les ha interesado hasta ahora acercase a las ofertas de Esperanza Aguirre, que tan buenos réditos económicos está dando al grupo Capio, pero no descartan hacerlo en el futuro próximo.

PD: La secuencia sucedió en EEU y RU en los 89. Eliminación de impuestos, descuadre de cuentas, recortes de derechos y desestructuración de la sociedad.

Deje un comentario