Capital y mercado (dos ejemplos)

Leemos en la prensa de hoy:

“Nos estamos jugando el sector”. Así de contundente es el análisis de Luis Sánchez Salmerón (Madrid, 1962) cuando reflexiona sobre la situación de las autopistas de peaje en España. El director general de Globalvía, el grupo de infraestructuras controlado por FCC y Bankia, vive en primera persona el difícil estado del sector, ya que su empresa es accionista de, al menos, tres sociedades concesionarias que se encuentran en una delicada situación financiera: el corredor entre Cartagena y Vera, la Autopista del Henares (R2) y la empresa Accesos de Madrid (R5 y R3).

Son tres de las ocho autopistas de peaje españolas que, debido a los sobrecostes de construcción y de expropiaciones y a un incumplimiento sistemático de las previsiones de tráfico, han entrado en una espiral de pérdidas insostenible. “Hay autopistas que podrían suspender pagos este mismo año”, advierte el directivo de Globalvía.

Entre los destinatarios de este mensaje, además del Gobierno, se encuentran los sindicatos de bancos que financiaron estos proyectos millonarios que ahora se encuentran entre la espada y la pared. Varias de estas concesiones participadas, además de Globalvía, por Abertis, Ferrovial y ACS, entre otros, tienen que abordar en las próximas semanas y meses complejos procesos de refinanciación. “La situación es complicada, ya que la banca extranjera, que participa en esos sindicatos de acreedores, tiene instrucciones claras de reducir el riesgo de exposición a España”. En su opinión, hay tres tipos de afectados: “Las entidades financieras, la Administración y el operador. A día de hoy, los únicos que han cobrado religiosamente han sido los bancos”.

Lo que este señor está pidiendo es lo mismo que solicitó el presidente de la patronal hace años: la suspensión del mercado, y lo mismo que piden todos los empresarios cuando reclaman “un marco regulatorio estable que facilite la inversión”. Quieren una garantía de que no perderán el dinero, algo profundamente destructivo. El mercado debe tener ganadores y perdedores; debe tener gente que se haga rica y gente que pierda su dinero. Sus deseos se están cumpliendo. El mercado, sistema abierto con ganadores y perdedores, se está convirtiendo en un sistema cerrado donde sólo hay ganadores. Todos los gobiernos están disponiendo marcos regulatorios estables que faciliten la inversión. Están sustituyendo la economía de mercado por la economía de capital y el capital no existe.

Hoy también leemos:

Facebook alcanza una valoración de 70.000 millones de dólares

La valoración de Facebook continúa con sus idas y venidas. Si la última valoración de Goldman Sachs era de 50.000 millones de dólares, la compra del fondo GVS Capital de una participación en la red social ha situado su valor en 70.000 millones de dólares.

Son 70.000 millones de euros que no existen porque Facebook no existe. Como no existían Myspace o Second Life.

Deje un comentario