Leo y escribo, pienso y actúo (ni me indigno ni reacciono)

Desconfío de la indignación. Supongo que es porque llevo muchos años trabajando en cosas relacionadas con el deporte y es un sector donde hay mucha indignado. Hay gente que lleva la mala hostia de su casa y se pasa el partido (de fútbol o de baloncesto) gritando, discutiendo con todo el mundoo tocando un bombo; muchos de ellos, están de espaldas al juego. Desconfío aún más de la indgnación en el espacio público político. Es un sentimiento radioactivo que contamina todo lo que toca y que, en la mayoría de los casos, sale por la espita más grande, el populismo. También desconfío de la reacción. Supongo que es porque mi padre era de CNT y recuerdo una pegatina: reaccionar es reaccionario, acciona. Los movimientos de defensa de algo (el estado del bienestar, por ejemplo) suelen fracasar.  Si no contraatacan, los sitiados acaban siendo tomados, aceptando paulatinamente todos las peticiones de los sitiadores, asumiendo sus propuestas o creándose un mundo paralelo. Las posiciones defensivas son tentadoras pero hay que optar por el ataque; siempre hay que elaborar propuestas, decir sí. Si estamos rodeados, entre Numancia y Stalingrado, optemos por Stalingrado.

PD: Para que pase algo, tiene que pasar algo; los sentimientos tienen que concretarse. Sería muy obvio pedir el voto para IU pero, si en los parlamentos autonómicos hay presencia de partidos minoritarios (los que sean), se habrá establecido un campo base.

1 comentario sobre “Leo y escribo, pienso y actúo (ni me indigno ni reacciono)”

  1. Espartaco dijo:

    Hola! Por casualidades de la vida he ido a dar aquí. Yo también soy de Benavente y soy de la CNT. Algo no muy común por estas tierras como sabrás. ¿Alguna forma de contactar contigo para intercambiar impresiones? saludos!

Deje un comentario