La verdad está ahí fuera

Mi amigo X se ha pasado la noche buscando las pruebas de la conspiración mundial para que el Barcelona gane y el Real Madrid pierda y, cuando el sol comenzaba a aparecer, las encontró. Me mandó esta foto por correo con el texto: “Muy confiado tiene que estar el hombre de la manicura para dejarse ver en el palco de Can Barça”. Lo llamé. No respondió. Fui a su casa pero su piso se había convertido en un consultorio de acupuntura y todos los vecinos me respondian que el consultorio llevaba abierto varios años y que nunca habían conocido a nadie llamado X. Esta tarde volveré. Si logró escapar.

expediente X

PD: El victimismo es una trampa porque hace perder la perspectiva. Es lógico que el entrenador del Real Madrid la tienda a todos los demás. Pensó que el único modo de ganar al Barcelona era empequeñecer el club y, por extensión, el equipo. Ha salido mal y necesita que los demás (directivos, jugadores, prensa, afición, etc…) acepten la conspiración para no pensar. De ellos depende.

Deje un comentario