Fuentes

En la posdata de la anterior entrada recogía:

El tren de Rodalies de la R2 sur, que circulaba con 400 pasajeros, descarriló sobre las 19 horas del domingo a la entrada de la estación de Sitges y tres personas resultaron heridas leves. De hecho, uno de los pasajeros del convoy ha informado a LaVanguardia.es que el suceso podría haber sido mucho más grave. “Tuvimos mucha suerte de descarrilar hacia la derecha y no hacia la izquierda ya que un tren pasó en sentido contrario justo dos o tres segundos después”, asegura Javier Ortiz. El lector informa de que la decisión tomada por el conductor de no abrir las puertas del tren evitó que pudiera ocurrir un desastre.

Me preguntaba quién coño era Javier Ortiz para asegurar esas cosas y proponía que LV llamara a una fuente de información, una, la que fuera. Javier Ortiz comenta la noticia y explica que dispone de fotos que demuestran que estuvo allí junto al redactor de LV. Nunca lo he dudado pero sí de su capacidad como fuente. El problema es de oficio. La información puede tener muchas vías pero la elaboración de la noticia no debe recogerlas todas porque entra el trabajo del periodista. Hay que elaborar una información basada en hechos, no en rumores o impresiones. En un suceso, debe haber fuentes institucionales, no el ruido de los testigos o víctimas. Tampoco, la apreciación del periodista.
Sí es relevante una información que aporta Javier Ortiz:

Por cierto me querían cobrar el billete de vuelta desde la estación de Sitges

Y el periodista debería recogerla y contrastarla con renfe y la conselleria.

PD: De nuevo, propongo el decálogo:

  1. Explicar sólo informaciones contrastadas de una forma clara y concisa.
  2. Citar siempre a la fuente. No recoger posibilidades ni rumores. Ejemplo: “podría haber sido violada”.
  3. No referirse a la víctima ni a los detenidos por su nombre de pila.
  4. Evitar convertir los hechos en un relato que precise de final. No hacer cronologías ni dramatizaciones.
  5. Evitar las proyecciones. Ejemplo: “si no hubiera tomado el autobús” o “habría cumplido seis años”.
  6. Evitar las descripciones forenses. Ejemplo: “le sacaron los ojos con un destornillador”.
  7. No asaltar a familiares de la víctima y esperar a que nombren un portavoz. Evitar declaraciones dramáticas.
  8. No asaltar a familiares de los detenidos y esperar a que nombren un abogado. Evitar declaraciones dramáticas.
  9. No recoger declaraciones de los vecinos. Ejemplo: “nadie se lo explica” o “parecía buena persona”.
  10. Contextualizar el suceso dentro de los datos sobre criminalidad de períodos significativos de tiempo.

Deje un comentario