Marca

Leemos en El Mundo:

Cataluña competirá en un Mundial de fútbol sala como si fuese un estado

Es un error muy común y que viene de no leer. Las selecciones nacionales no son proyecciones de los paí­ses ni tampoco los representan. Si ustedes se fijan en los escudos de las selecciones del fútbol que participan en los mundiales (vayan a la sección de una tienda del ramo) verán el escudo de la federación correspondiente. Las selecciones nacionales representan a federaciones que son organismos semipúblicos cuya gestión del deporte depende de la legislación particular de cada paí­s. Lo que quiere decir que, si Villar tiene una Federación, yo puedo montar una Asociación. Es algo que la gente interesada en el motor, el ajedrez o el boxeo conoce bien. Un tipo decide montar un campeonato y llama a inversores y participantes; si ambos están de acuerdo, perfecto. La única cuestión que puede ser polémica es la marca. ¿Ese equipo puede usar la marca Cataluña, la senyera y el himno?  

Por ejemplo, Euroliga, organismo privado, puede decidir que la gestión de la FIBA del Eurobasket es mejorable y que va a preparar otro proyecto en el que los jugadores y los clubes que ceden a los jugadores ganen más dinero. Los combinados, en lugar de a las federaciones, representarán a otros organismos, como a las asociaciones de jugadores nacionales de cada paí­s. La FIBA, como cuando Euroliga se quedó con la organización de los torneos europeos de baloncesto, puede protestar pero no tiene nada que hacer, salvo que, no sé, se militarice a los jugadores. La única cuestión discutible vuelve a ser la marca. ¿Esas selecciones pueden usar la marca España o Italia? Quizá no pero, entonces, pueden agruparse bajo otros nombres Combinado Español, por ejemplo.  

El resto es palabrerí­a. La información nos ofrece los nombres de los empresarios audaces que están detrás del tema que, como siempre, es gente con experiencia en el ramo. 

Además de Cataluña, en la UEFS se encuentran reconocidas como miembro las ‘Provincias Vascas’. Este organismo europeo está presidido por Valery Akhumyan, el empresario ruso que organizó el torneo de Yakutia. En 2003, los antiguos dirigentes del fútbol sala mundial enviaron una carta al Ministerio de Deportes de Rusia en la que denunciaban el “uso ilegí­timo” del nombre de la antigua federación mundial (FIFUSA) y el presunto “afán de lucro” de Akhumyan.

Akhumyan tiene como vicepresidente al presidente de la Federación Catalana de Fútbol Sala, Josep Marí­a Zamora Monje, y Rolando Alarcón al de la Gallega, Luis Pena. El jefe de la comisión de árbitros europea es Arsenio Palenzuela, que abandonó con polémica la Madrileña.

Al frente de la AMF, por su parte, aparece el paraguayo Rolando Alarcón, que sufrió un expediente de expulsión por parte de su propio comité olí­mpico nacional. El secretario general es el argentino Pedro Ramón Bonettini, vinculado en su paí­s a la Confederación Argentina de Deportes, organismo creado durante el peronismo y que se encarga de las asignaciones estatales a las federaciones.   

Deje un comentario


Cerrar
Enviar por Correo