Eje II

Hace algunos meses, en la comida de los viernes, un contertulio dijo que el nuevo partido de Dí­ez-Savater sólo se pondrí­a en marcha si el bloque de la derecha (no sus impulsores, sino los llamados a ser propagandistas) veí­an claramente que podí­a dañar al PSOE; pero, se dijo, tiene que ser una operación de cirují­a con láser porque el PP no se puede permitir una fuga, aunque sea pequeña. Otro contertulio señaló que, si el partido se poní­a en marcha, sólo podrí­a afectar al PP porque “el único sitio donde van a aparecer es en la prensa del bloque de la derecha” (volvemos a los propagandistas). El contertulio recordó que sus impulsores son rostros muy familiares para los lectores/oyentes de esos medios y muy difuminados para el resto. Servidor señaló que estaba convencido de que el nuevo partido saldrí­a adelante por el factor humano.

Conozco un poco el mundo del fútbol y sé que, con dos palmadas en la espalda y tres entrevistas (contrato aparte), la mayorí­a de jugadores pierden el contacto con la realidad. Estamos hablando de gente (Basta ya, Foro de Ermua, AVT y similares) que, en los últimos años y gracias a una ingeniosa estrategia comunicativa, han dispuesto de una representación y representatividad en los medios muy superior a la que tienen. Adiós al suelo. ¿Cómo no voy a sacar un montón de votos si salgo en la prensa más que Alonso?La operación quiere corregir los fallos del ensayo catalán. Habrá polí­ticos profesionales y ya se ha definido su ideologí­a: progresismo, izquierda, para quede claro qué zona es la quiere dinamitar. También ha dejado claro cuál es el objetivo: sustituir el chantaje de los partidos nacionalistas por el propio y la lucha contra la “miserí­a, la ignorancia y la tiraní­a”. ¡Toma!

Pero, ay. Una iniciativa como esta siempre tiene vida propia y, cuando echa a andar, más padres que un barragán. ABC ofreció ayer su portada al proyecto y hoy El Mundo dedica un espacio preferente; seguro que ambos piensan que dar publicidad a deserciones en el PSOE quitará votos a los socialistas olvidando quién es su lector y que, tal y como se ha situado la prensa madrileña, pertenecen a un bloque con pocas transversalidades. Hasta que no vuelva Jiménez, el bloque de la derecha sabrá qué pensar de todo esto.

PD: Si hubiera alguien con vista dentro del PP, deberí­a estar pensando en la absorción de este grupo por el relevo de Rajoy para seguir la estela de Sarkozy. 

Deje un comentario