Usted, ¿en qué quiere gastarse el dinero?

Ante cualquier problema, tenemos un abracadabra: hacer una ley o, si la hay, reformarla; que vuelva a bajar Moisés del Sinaí con las tablas. Nadie se plantea que los cambios legislativos no sea necesarios porque existen otros sistemas de control. En todo el debate autonómico, nacido por la enorme deuda de las administraciones, sigue sin aparecer la palabra responsabilidad. Si un grupo lleva a a una administración a la quiebra, se lleva a este grupo ante los tribunales y se interviene dicha administración. No hace falta reordenar el sistema administracitvo. Y responsabilidad de los votantes. Leo:

Un médico andaluz recibe a 45 pacientes al día, mientras que uno navarro atiende a 29. El Sistema Extremeño de Salud financia a las pacientes embarazadas la atención dental. Al resto de españolas, no. Aunque las diferencias existen, ningún paciente español sabe qué centros públicos funcionan mejor o peor, ni qué prestaciones le ofrece su comunidad y cuáles las demás. A pesar de que Leire Pajín presume, una y otra vez, de ofrecer un sistema sanitario universal y gratis para todos, los desequilibrios entre comunidades hace, inevitablemente, que los pacientes españoles se conviertan en ciudadanos de primera y de segunda categoría dependiendo de dónde vivan.  

Madrid, Galicia, Canarias y la Comunidad Valenciana son las regiones que cuentan con los peores servicios sanitarios, según los datos que se reflejan en un informe presentado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

Es decir, el Ministerio de Sanidad tiene la culpa de los problemas del sistema sanitario andaluz o madrileño. No veo a Leire Pajín inaugurando hospitales madrileños o alas de hospitales madrileños o lavabos de alas de hospitales madrileño (juro que casi todos los días hay una imagen de Esperanza Aguirre inaugurando algo sanitario en la tele del Metro). La responsabilidad de la sanidad andaluza, madrileña o valenciana es de los respectivos gobiernos y, sobre todo, de los votantes. Cada convocatoria es una opción. Usted, ¿en qué quiere gastarse el dinero?, en atención dental a embarazadas o en una tele autonómica?

El artículo recoge que la FADSP propone, como el CES:

“El Ministerio debe abordar la financiación y exigir que se garantice en todas las comunidades el presupuesto destinado a Sanidad”. Un presupuesto que debería ser, más o menos, el mismo para cada región. Otro balón de oxígeno para salvaguardar la igualdad de trato en la sanidad pública española sería crear un Plan Integral de Salud.

Es decir, que baje Moisés del Sinaí, que venga un el deus ex machina para arreglarlo todo, el rey traumaturgo y toque con su mano a los leprosos. ¿Por qué? La democracia es libertad y responsabilidad. Si en Andalucía o Valencia prefieren gastarse su dinero en toros o en Fórmula 1 antes que en sanidad es su decisión. Se llama democracia.

Deje un comentario


Cerrar
Enviar por Correo