Yo sí tengo una idea para Álex de la Iglesia

Todo cambio tecnológico provoca una revolución con ganadores y perdedores. Esto lo tenía claro Marx, que pensaba que las crisis desatadas por la evolución tecnológica terminarían trayendo la sociedad socialista y Schumpeter, que pensaba que el capitalismo salía fortalecido de esos procesos de destrucción creativa. Es casi seguro que ninguno tiene razón pero sí podemos estar de acuerdo en que el cambio provoca cambios. En la cultura, campo que nos ocupa, cualquier mejora en las tecnologías de producción, distribución o almacenamiento conduce a modificaciones en todo el proceso de la creación.

Uno de los ejemplos más claros es la imprenta de tipos móviles. Fue un gran invento, quizá el mejor hasta internet, y, como todos, cambió el mundo que lo parió. La producción y distribución de libros impresos significó la desaparición del sistema de control de la cultura basado en los monasterios y la aparición de cosas como la Reforma, la Ilustración o, para resumir, el mundo tal y como ha sido hasta el siglo XX. No sabemos si el gremio de copistas demandó a los talleres de impresores pero sí tenemos constancia de otras iniciativas para acabar con ese avance tecnológico como la persecución de impresores o libreros por parte de la Inquisición, la quema de ejemplares o el índice de libros prohibidos. No funcionaron. Cuando el índice desapareció, en los años 60, la mayoría de bibliotecas privadas o públicas tenían algún libro de la lista. La Iglesia decidió que no era posible que hubiera tantos pecadores.

Hace algunos meses, el economista sabio Manolo Portela, llegó a una conclusión parecida cuando entendió el problema de ‘las descargas’. “No puede haber millones de delincuentes; aquí hay un fallo en la oferta”, dijo. Sin embargo, el mundo no está lleno de personas sabias como Portela y se sigue poniendo el foco legislativo, judicial y policial en la demanda. La oferta, la industria cultural portavoceada por los artistas, entiende que con persecuciones o índices de cosas prohibidas se logrará no sólo revertir la actual situación, sino alcanzar un mundo ideal: los sistemas de producción, distribución o almacenamiento del pasado (es decir, controlados por un grupo reducido) con los números de hiperconsumo del presente para lograr fabulosas cantidades de dinero. Tal cosa no sucederá o, si lo hace, será contraproducente. Si la industria cultural decide aceptar el pacto del diablo de la industria tecnológica para controlar los contenidos con derechos mediante filtros en la red o los sistemas operativos quiere decir que renuncia a evolucionar, a ser independiente, y que prefiere ser una división más de la industria tecnológica.

Aquí es cuando la mayoría de la gente dice: “no sé qué debería hacer la industria para adaptarse”. Nadie ha sabido nunca qué hacer; la historia no es una línea trazada por los templarios o el club Bildelberg. Son sucesivos conjuntos de borrones a los que damos forma para no volvernos locos. La industria cultural debe analizar qué fortalezas y debilidades tiene y, sobre todo, dejarse de mentir diciendo que son como cualquier otro sector industrial, que están dejando de ingresar cantidades fabulosas y que todo puede volver a ser como antes.

No son como cualquier otro sector. A pesar de lo que piense Bardem, la cultura no es la horticultura, donde un tipo cultiva tomates, los recoge y los lleva al mercado donde los vende o cambia a un precio previsible. El producto cultural es complejo de cultivar, recoger, tasar y vender porque es intangible y replicable, características de las que carece el tomate. Tal cosa permite que las canciones se popularicen a mucha más velocidad que el tomate. Y ahí hay otro detalle: afecta a lo que la gente piensa. Los alimentos han provocado buena parte de las guerras en el mundo pero nadie ha ido a la batalla blandiendo un tomate, sino himnos de poetas, religiosos, étnicos o de otro tipo, cantos de bardos, estatuas de dioses y retratos de reyes. No echemos la culpa al arte de las guerras. Durante la mayor parte de la historia, los mejores artistas han trabajado para los poderosos porque eran los únicos que les podían garantizar vivir del trabajo. La cultura también es diferente a cualquier otro sector porque es acumulativa. En la industria, todo está patentado; no sólo el producto final, sino también el proceso y la idea. Es algo imposible en la cultura, donde sólo puede patentarse el producto final cerrado. Pongamos que el Pescadilla hubiera patentado la rumba catalana o que Edwin S. Poter, director de Asalto y robo al tren, hubiera patentado no sólo el western, sino también el primer plano. La cultura, sin llegar al plagio o al bunburismo, está llena de citas, homenajes o inspiraciones que convierten su producción en algo acumulativo.

No volverá el mundo que fue. El modelo major, que alcanza su paradigma tras la SGM, consiste en que el artista propone una obra que es convertida en producto por un oligopolio para ser consumida por el público. En ese momento, los desarrolladores de tecnología ayudaban a la industria porque sus avances limitaban la oferta. Los medios de producción y distribución eran caros y su acceso estaba limitado a las grandes inversiones. El control de la oferta implicaba poder elevar el valor añadido de los productos a través de su dosificación (ventanas de explotación) o su promoción. Nadie lo controlaba todo, había bombazos y descalabros, pero sí había cierta seguridad en el retorno de la inversión. Los desarrolladores de tecnología también crearon sistemas para replicar los sistemas clásicos de almacenamiento (fotocopias o casetes) pero la copia perdía calidad comparada con el original y necesita del contacto: hay que conocer al tipo que tiene el LP o el libro. Convertirse en artista era complejo porque requería entrar en la industria. Como contraprestación, ésta proporcionaba cierta seguridad en forma de contratos con duración e ingresos definidos. Este modelo desaparece con internet, un sistema capaz de crear redes alrededor del mundo usando sistemas de conexión y almacenamiento. No es cuestión de hacer un repaso de la incomprensión de la industria hacia los cambios (mp3) sino de asumir que el modelo anterior no puede volver porque, no sólo se han extendido los sistemas de conexión y almacenamiento, sino que los medios de producción y distribución se han abaratado. La industria cultural, por sí sola, no puede volver a ser un oligopolio que controle todo el proceso. Una opción probable es asociarse con la industria tecnológica pero, insisto, es pasar a ser una parte de algo.

Cada clic no es un euro. La tercera mentira es que la industria está dejando de ingresar cantidades fabulosas. La coalición de creadores hace la cuenta de la vieja: si 1.000 internautas comparten una película son 1.000 entradas que se dejan de vender. Es una mentira tan obvia que no merece la pena extenderse a desmentirla. Si hubiera cobrado cada polvo a 100 pavos, no sería rico, sino virgen. Miles de personas en todo el mundo están pensando cómo transformar los clics que hay en las páginas de los medios en dinero. La industria sigue pensando en productos cuando estamos en la sociedad del hiperconsumo, donde lo importante no es lo que se compra porque dejará ser importante en poco tiempo, sino la experiencia de comprarlo. No se pueden vender productos, sino experiencias. Ha sido el gran cambio en la industria de la música. Ya no se hacen conciertos para promocionar el disco, sino que se ofrecen nuevos materiales para promocionar los conciertos. El foco está en el festival o la gira. El producto se ha depreciado pero no es lo único se puede ofrecer.

Bien, debería decir la industria, así está el patio. Nuestra debilidad es que el producto es fácilmente replicable y poco tangible: se intercambia con facilidad en la red y, una vez intercambiado, ocupa poco. La conclusión lógica sería: no nos lo podemos quedar. Pongamos un ejemplo, en una esquina, Alex de la Iglesia y Balada Triste de Trompeta; en la otra, Pepe Pirata, webmaster de pelisatope.com. Ahora mismo las cosas suceden así. Alex de la Iglesia estrena la película el día X; tres meses después, sale en formatos y, a los nueve, la vemos por la tele de pago y, después, en la de no pago. A la semana de estrenarla, Pepe Pirata ya la tiene y comienzan los intercambios y, cuanta más gente lo haga, más rápido va. El problema de Alex de la Iglesia es que está dentro de un esquema de comercialización preinternet con ventanas de explotación extendidas en el tiempo y el espacio, y no aprovecha su ventaja: tener la película. La industria debería sustituir las ventanas de explotación por una gran puerta. El día X, la película sale al mercado, a TODO el mercado y en TODOS los formatos (del cine a la tele; bueno, por la tele esperamos un mes pero sólo uno). La explotación del producto final dejaría de ser extensiva en tiempo y espacio para ser intensiva y colaborativa. Por ejemplo, poniendo puestos de dvds y merchandishing a la salida de los cines. Todo a otros precios, claro, es absurdo pretender que una persona pague el 1% de sus ingresos por sentarse pasivamente a ver una película.

Y, sobre todo, Alex de la Iglesia no aprovecha su gran ventaja: ser Alex de la Iglesia. La gran ventaja de la industria cultural es que es atrayente y, aunque su producto sea replicable, su trabajo no es reproducible. Volviendo al tomate, nadie pagaría por ver a un hortelano pero sí por ver a cualquier artista porque ese momento es único. La industria debería cambiar su foco, centrado en el producto final, por la experiencia de la creación. La industria del cine desaprovecha la comercialización de la experiencia (del casting, el rodaje o el hecho social del estreno). Cuando Balada triste de trompeta comienza a gestarse, alguien puede ofrecer una aplicación para el móvil que te permita acceder a material que se rueda, a chats con Alex de la Iglesia, a camisetas, al rodaje, a estrenos en diversas ciudades en palacios de los deportes donde después haya fiestas en las que pinche Carolina Bang o Carlos Areces.

El problema es que, como decían Marx y Schumpeter, esa adaptación provoca cambios, una revolución con ganadores y perdedores y, antes que arriesgrarse y perder, siempre es más cómodo quedarse en el sofá pensando que todo es una conspiración. Alex, no, pero sí la mayoría de instituciones dedicadas a la gestíón de derechos que confunden la desaparición de su modelo, de su mundo, de ellos mismos (la mayoría están en los 60), con la desaparición de todo en general. Y la vida se abre paso. Y la cultura es vida.

55 comentarios sobre “Yo sí tengo una idea para Álex de la Iglesia”

  1. mencey dijo:

    Entrada a dos euros, y palomitas pequeñas incluídas. Seguro que pagarás por la bebida si el precio es adecuado. Resultado= Salas de cine llenas a reventar, incluso en días “regulares” . Excelente post. Cuando la moribunda industria recule, se salvará por sí sola, y salvará los negocios indirectos asociados, que por su incompetencia también corren pelligro.

  2. Gatete dijo:

    Buena reflexión. Sólo queda añadir, por aportar contexto, que Álex de la Iglesia, como otros «creadores» recibe cuantiosos ingresos por vía de subvenciones directas de la Administración (por lo hablar del canon), al margen de otros privilegios y prerrogativas.

  3. Talken dijo:

    Grande no, grandioso. Ojala esta gente hiciera este ejercicio humilde de constricción y les diera por pensar. Gracias.

  4. 7 dijo:

    Solo puedo quitarme el sombrero ante semejante artículo.

  5. Josep B dijo:

    Un sólo comentario, dices: “Ya no se hacen conciertos para promocionar el disco, sino que se ofrecen nuevos materiales para promocionar los conciertos.”

    Sin embargo la aparición del disco, y también del cassette aunque en menor medida, supuso una guerra similar a la actual, había cantantes que se negaban a grabar discos porqué cada disco era “una persona menos que viene al concierto”

    Así pues los cantantes en buena parte vuelven a las raíces.

  6. oneeyedman dijo:

    Plas, plas, plas! tremendo!

  7. Th3kno dijo:

    Gran reflexion.En mi opinion,mucho mas acertada que cualquiera de los “corporativismos” a los que nos tienen acostumbrados desde la industria.
    En 3 palabras,renovarse o morir.Veremos que dedide la industria del ocio y entretenimiento.

  8. win dijo:

    delicioso.

  9. spunkmayer dijo:

    Pues aunque te doy la razón en casi todo, hay algo en lo que no estoy de acuerdo, y que tiene que ver con la apreciación de lo que algunos llaman producto y otros, como yo, obra: en que la obra sea una mera atracción para que el verdadero negocio esté en cosas sin valor. Que el público esté dispuesto a pagar 5 euros por una gorra con el nombre de una peli, pero nada por la peli en sí, dice mucho de lo poco críticos que somos con nuestro propio materialismo: la gorra vale pasta porque la puedo tocar, y llegado el caso, incluso venderla, pero la peli, que es de largo lo más importante, caro y valioso del proceso, que me la den gratis. Así nos va.

  10. Mario Pena dijo:

    Extraordinario. Me ha encantado. Un artículo muy acertado y con el que coincido bastante (aunque yo no lo llamo industria cultural, sino industria de intermediarios del entretenimiento), pero brillante. De verdad. Enhorabuena.
    Por cierto que me gustaría reproducirlo en mi blog, o citarlo. No sé si es “todos los derechos reservados”, pero si fuera CC molaría mucho :)

  11. Pablo dijo:

    Grandísimo. Muy certero, y además proponiendo alternativas reales y haciendo ver claramente la pasividad de los lloricas de turno.

  12. Groucho dijo:

    El índice de libros prohibidos se elaboró por primera vez en 1559 (en pleno concilio de Trento), y no creo que tuviera mucha relación con la imprenta, que se inventó 109 años antes. Más bien fue un intento de la Iglesia por combatir las nuevas ideas propagadas de la Reforma protestante.

  13. BiG_FooT dijo:

    Bravo! Lo que comentas de acceder a todo lo que se produce durante la gestación de una película me recuerda a la wikipeli que patrocina Mahou. Puedes participar, ver el rodaje, ir al pre-estreno.. en fin.. interactuar…

    Completamente de acuerdo con el comentario de mencey… Que bajen de una vez el precio del cine y ntonces la gente iría mucho más!

  14. Sendi dijo:

    Genial articulo!

    GRACIAS.

  15. Pedrojuan dijo:

    Una pregunta: ¿y el escritor? ¿Y el compositor? Cómo rentabilizan ellos “la experiencia del hecho creativo”. Obra o producto, como lo quieras llamar, eso es lo único que tiene que ofrecer. Tener que chatear con los lectores para ganar pasta (o similar) es verse obligado a “trabajar de otra cosa”. Que en el fondo es lo que les ocurre a la mayor parte de los creadores.
    Al margen de que la industria cultural (si es que estas dos palabras tienen sentido juntas) necesite urgentemente reconsiderar su modelos de negocio si quiere sobrevivir también hay que encontrar formas de convertir los cliks en pasta, o de lo contrario la creación (salvo los hechos escénicos) estará en manos de gente que no puede dedicarse a ello sin pasarlas canutas. A lo mejor es bueno para el acto creativo, pero no estoy convencido porque hace falta muuuuuucho tiempo para hacer algo decente “and time is money”
    De todas formas comparto la mayor parte de tu análisis.

  16. marraski dijo:

    Impresionante documento… espectacular ejercicio de sintesis…. condensar lo que todos tenemos en la cabeza desde hace años …. que es un nefasto proceso de marketing obligar a consumir o perseguir legalmente a la masa de tus potenciales clientes
    Un cliente en potencia, cabreado (insultado,toreado, burlado), jamas sera cliente…. al menos no tuyo

  17. nelly dijo:

    Muy buena la comparación con el polvo, me ha hecho mucha gracia. Y es verdad, si los precios del cine fueran más ajustados iría de buen seguro más gente.

    Y luego la calidad, que el cine español salvo honrosas excepciones es un bodrio de mucho cuidado.

    Por otro lado, las redes que generan los intercambios sirven también para la promoción del autor. Y eso es importante, muy importante.

    En fin, que una pelicula descargada mediante el ordenador yvista en la tele para mi normalmente no es una entrada menos de cine vendida, sino una película más vista. Si no existiera la descarga, al 99.9999% de probabilidades que NO iría a ver esa peli al cine, ya que selecciono muy bien las que voy a ver.

  18. Alejandro dijo:

    Grande. Claro y lógico hasta el virtuosismo. Como decía aquel, “sólo odio el no haberlo escrito yo”. Enhorabuena y gracias por compartir tus reflexiones.

  19. Pedro dijo:

    Con esas ideas demuestras que es posible un sistema mejor. La pena es que no estes en el gobierno tu y gente como tu, o al menos en posiciones de influencia en la toma de decisiones. Creo que como ministro de Cultura lo harias mucho mejor que la que tenemos, por lo menos tu demuestras en este post conocimiento e ideas

  20. elo dijo:

    No todos los músicos son músicos de concierto. Difícilmente un compositor de bandas sonoras podrá vivir de los directos… Por lo demás, chapó (salvo lo de la imprenta y los libros prohibidos aclarado en un comentario anterior).

  21. Max-Steel dijo:

    Yo hace años iba bastante al cine, todas las semanas nos plantabamos los amigotes en el cine y el día del espectador nos veíamos algo (bueno, malo, regular, que más da). Ahora vamos muy de vez en cuando y solo cuando hay algo que nos apetezca realmente ver.

    ¿Internet es la culpable de eso? Puede que sí, o puede que la subida brutal de precios y la reducción del tamaño de las salas tengan algo que ver.

  22. Español del Montón dijo:

    ¡Abueloooooo… Abueloooooo…

    ¿Me voy a morir?

    “Si, hijo, pero… Yoooooo… Primeroooooo”

  23. buby dijo:

    FOR PRESIDENT!!!

    GRANDE Y GRANDE un gran razonamiento!!!!

  24. masdelomismo dijo:

    Qué fácil es hablar sobre el futuro, la vida y la economía de los demás. Todos estos que quereis enmendarles la plana a los creadores y decirles cómo tienen que ganarse el pan, me gustaría saber qué diriais si lo intentaran hacer con vuestro trabajo, vuestro sueldo, vuestros gastos, cómo cambiaria la persperctiva..

  25. timelapses.es dijo:

    Plas plas plas, excelente artículo. Yo por redondear, propondría DESCARGAS LEGALES a 2¤, en HD. Sí, es un precio “irrisorio”, pero es que es la única forma de que la gente de verdad pague. Actualmente con el “modelo parche en el ojo”, quien se lleva la pasta son las páginas de descargas directas, que yo no se si serán rentables, pero desde luego tienen el potencial para servir las películas sin problemas.

    Yo pagaría 2¤ por descargarme de forma LEGAL e infinita (nada de alquiler, descarga SIN DRM ni cortapisas) cualquier película. Y como yo lo harían miles de personas, estoy seguro de ello porque si la gente paga 50¤ a las webs de descargas directas para poder bajarse todo sin esperas, pagará 2¤ por ver una peli en calidad cojonuda.

    Otra opción es tomar el modelo Netflix, pero sin prostituirlo, sin poner precios prohibitivos y con la opción de quedarse con la peli para siempre. Al final la gente dejará de compartir porque por dos míseros ¤ no merece la pena andar pidiendole al colega una copia de la peli. La pagas y la descargas, así de simple.

    Sí, siempre existirán los amigos del “todo gratis”, eso siempre ha existido y nadie va a parar eso, pero está claro que el sistema está cambiando y hay que adaptarse a él…es cuestión de tiempo, ni más ni menos…

  26. redbaron dijo:

    ¡Excelente articulo! (excepto el tema inquisitorial-religioso, pero bueno… peccata minuta)
    Me ha hecho recordar un ejemplo muy atinado que leí hace años (época de Napster, quizá) Era algo asi como que la industria discográfica del CD equivalía a vender agua en el desierto. El negocio funciona de maravilla… hasta que empieza a llover en el desierto.
    Internet es la lluvia en el desierto, pero parece que los “artistas” no se quieren enterar.
    Y eso que Álex me parece uno de los más razonables del sector, hay otros que son para darles de comer aparte.

  27. Chema Martín dijo:

    Un placer leer este artículo. No creo que se le pueda poner ni un punto ni una como más. Genial. Gracias

  28. Frayce dijo:

    ¡LO QUE BAJAMOS NO ES GRATIS! Yo hecho de menos que se haga muchiiisimo más hincapié en que dividamos la cantidad que pagamos al año por conectarnos a Internet entre el nº de cosas que nos bajamos en ese año. Si nos ahorramos la banda ancha se va el dinerito en un mayor tiempo de descarga consumiendo más electricidad. La conexión eléctrica, carga de baterías o compra de pilas también es gasto. Habrá que añadir una porción de la inversión previa en diferentes aparatos y conectores tecnológicos.

    Por otro lado, ¿VEMOS Y OÍMOS TODO LO QUE NOS BAJAMOS?, porque lo que no disfrutemos habría que rebajarlo del divisor de manera que cada elemento disfrutado nos habrá salido más caro.

    ¿LA CALIDAD FINAL ES BUENA? No consideremos solo la del producto porque pensemos en quien se fastidia los ojos (inconmensurable su precio) viendo pelis en un portátil, hasta los que montan el tingladillo con un proyector que, exagerando, a veces dura tanto como la peli.

    En fin, que pagamos un alto precio ¡ES LO QUE MÁS INTERESA A LA INDUSTRIA DE LAS TELECOMUNICACIONES!

  29. Kati dijo:

    LA GANANCIA QUE GENERAMOS BAJANDO LO QUE NOS GUSTA VA AL BOLSILLO EQUIVOCADO!!!
    DISGUSTAMOS A QUIEN HACE LO QUE NOS GUSTA Y LAS TELECOM SE FORRAN.

  30. Fernando dijo:

    El articulo es simplemente…. EXTRAORDINARIO; es un lujo para la mente leer un articulo asi. GENIAL

  31. lala dijo:

    El 90% de las cosas que me bajo es por vicio, por ver qué tal, sin demasiado interés, por pasar el rato. Sin saber a ciencia cierta que me iban a ENCANTAR, no pagaría por ellas ni un euro.

  32. ivan dijo:

    genial!!

  33. mercado dijo:

    De hecho, si se aplicasen las mismas normas comerciales que al resto de productos, debería existir la posibilidad de devolver el producto. Es decir, si la calidad de la producción no es buena o no te ha gustado, ¿se debería pedir el reembolso?

  34. Froda dijo:

    Un buen artículo para la reflexión. Yo añadiría: En vez de aprovechar las nuevas tecnologías poniéndolas a su servicio, prefieren inutilizarlas para evitar “perder” lo que creen tener y nunca tuvieron: El control de la evolución cultural.

    Por otra parte muchas veces una película descargada es una compra de DVD si el producto merece la pena. Sin embargo pagar una entrada de cine hoy en día y ver un bodrio es el equivalente a:
    1) No volver al cine en una buena temporada
    2) Sentirse estafado e indignado
    y 3) No volver ver nada de ese artista/director/loquesea.

    Así que menos quejarse y más reciclarse señores de la industria!!

  35. Joxelito dijo:

    Cuanta menos gente va al cine más suben las entradas… resultado: menos gente va al cine… a 8 euros la entrada, al cine sólo voy a ver pelis buenas buenas, y que sepa que disfrutaré en pantalla grande y con efectos sonoros, por supuesto nada de cine español, pero no porque no me guste o lo considere malo, sino por que no me gusta que me metan las cosas con calzador, y es lo que hicieron al obligar a un mínimo de películas españolas por sala. Un saludo!

  36. Miguel dijo:

    spunkmayer, te haces batiburrillo: en ningún caso comprarías la película. Ni comprando una gorra ni comprando un disco.

  37. kovi dijo:

    diselo a el alexdelaiglesia@alexdelaiglesia.com

  38. Darkwulf dijo:

    gracias por resumir conceptos tan concretos y delinear una ruta con sentido en el mar de burradas que se cuentan por allí.
    lastima que las motivaciones que alegan desde el gobierno y la industria del intretenimiento para el cierre de internet sean escusas para llegar al control del nivel de etereogenia cultural presente hoy en dia: vaya como que industria estado e iglesia esta vez se estan moviendo conjuntamente y sobre el entero teritorio europeo…

  39. Espoañol, desde que nací dijo:

    Por favor…

    ¿Puedes poner alguna idea para Alejandro Sanz.

    El pobrecito, paisano de Moratalaz, debía vivir en alguna de las Torres
    de ese barrio.
    “La Voz” le salio bien, pero parece que los aires “Le Afectaron al Cerebro”

    Saludos y Gracias anticipadas.

  40. nacho dijo:

    ¡bravo!

  41. JM dijo:

    Simplemente genial.

  42. Mortadelo dijo:

    Hace unos cuantos años ya, cuando el cine español estaba atravesaba una verdadera crisis de espectadores, a alguien se le ocurrió lo de la “hora golfa”. Entrada a 250 pesetas con una Pepsi. Y lo petaron.

  43. Zomas dijo:

    La reflexion no es mala aunque me temo que no todas las películas son Star Wars, como para querer lucir una gorra o una camiseta de la misma… Por no mencionar que toda esa venta de merchandising o campañas de marketing tienen un coste que habría que sumar al que ya de por si tiene la propia peli, tanto en su Produccion como en su campaña de lanzamiento… Y eso de vender el DVD a la salida, que pasa? Que la fabricación es gratis? Esta propuesta seria incluso mas deficitaria pues hay productoras que optan por no sacar su película en DVD por no tener mas dinero para invertir en ello, ni querer abrir aun mas la puerta de la piratería. Otro tema es que en el sector cine, casi todo se tiene que vender antes de hacer la película ( la distribuidora paga antes, los exhibidores pagan antes, los inversores pagan antes…) existe un riesgo de inversión que taly como estan las cosas, sin las actuales subvenciones arruinarían a buena parte de los productores de este país… Hacer una pelicula para consumo comercial no es barato eneste pais… de hecho, se acuerda un mínimo de estrenos españoles en las salas para que parte de su dinero se invierta en la industria española. Con las teles pasa lo mismo, se fuerza un mínimo de inversión en cine para que también se asegure un mínimo de Produccion por parte de los que mas dinero mueven. De las 32 pelis subvencionadas este año, solo apenas 10 recuperarán su inversión y como mucho 6, estarán viendo beneficios… Ni siquiera comentaré la cantidad de producciones independientes que directamente están tirando su inversión a la basura. No se cual es la solución, pero piratas los habrá siempre… a lo mejor estaría bien investigar por qué modelos como Apple store, Playstation network o Netflix funcionan, quizás porque tienen en cuenta a sus clientes y les ofrecen lo que ellos quieren y cuando ellos quieren sin salir de su propia plataforma? Quizá porque han empezado a hablar como sus propios consumidores? Quizá sea eso, que para entender una película hay que empezar por seleccionar el idioma en el que ésta quiere verse… Y eso, ahora que estoy en Murcia, no es regalar tomates, es entender perfectamente a la gente a la que le gusta un buen tomate… Buen post y sigamos reflexionando, abrir el debate con nuevas ideas es muy buen camino.

  44. Bioyok dijo:

    Excelente reflexión. Te felicito. Ojala esas personas que se encuentran en sus enormes despachos conspirando para mantener un modelo obsoleto e irrealista hoy en dia, se dignasen a escuchar a aquellas a las cuales dirigen su producto (como esta gran manera de plasmar el pensamiento que se esta gestando en todos los internautas, que al fin y al cabo son los que mas “cultura” manejan) y no a las multinacionales que les soplan al oido para las cuales la cultura significa dinero, no experiencia como tu bien has dicho.
    Un saludo y lo dicho, gran visión sobre este tema.

  45. Ramon dijo:

    Un articulo muy bueno y bien escrito. Comentarios apenas tengo, igual para Pedro que pregunta por los guionistas (ellos ya tienen su sueldo y les pagan el Guion) Escritos (venta online de libros … no solo aun venden el problema es que empiezan a tener mucha competencia por que hoy en dia hay mas escritores…). Decir que pagamos mucho por Internet y por un servicio bastante pesimo, la cultura tiene impuestos muy altos, pongo ejemplo a los videojuegos, ¿por que un juego cuesta en España 70¤ (69,95¤) y en Canada el mismo o Inglaterra incluso Francia y mas paises solo 35,20¤ o incluso menos???? ¿Porque ir al cine si me cobran 7-10 ¤ por peli y encima si es en 3D me vas a pagar hasta el equipo con el que la grabe? Musicalmente hablando los artistas a los conciertos que demuestren que son artistas que cuando llenan y se llevan millones no se quejan de nada ahora como su disco no se venda que crisis… Por que será que los que menos ganan de su arte son los que menos se quejan y los que mas ganan ymas fama poseen son los que intentan ostentar el poder absoluto?…

    Gran articulo que pienso compartir para las conciencias de algunos!!

  46. otroiluminao dijo:

    La tecnologia evoluciona , pero tu pepe pa conseguir la pelicula mete en un cine una camara y la graba ilegalmente , la cuelga en la red y despues no se paga por ella en ningún momento.
    Mi padre vendia hielo hasta q vinieron las fabricas y se quedo sin curro , pero la gente sigue pagando por el hielo

  47. Carlos Fabuel dijo:

    La idea que das de vender la experiencia del cine es de auténtica risa. Si no pagas por ver la película a ver quien va a pagar por ver el ‘cómo se hizo’.

    La industria del cine pierde dinero con estas nuevas tecnologías si o si. Y ello influirá en los presupuestos de las películas.

    Los grandes estudios se han inventado el timo del 3D para diferenciar su producto del pirata. Si pueden inventar algo nuevo para cuando todos tengamos televisores con 3d seguirán forrándose.

    Mientras tanto la industria cultural tiene los días contados. No sólo porque no van a saber encontrar un modelo que sea beneficioso sino porque el nivel cultural de la gente cada vez es más ínfimo.

  48. Derfel dijo:

    19 de January, 2011 - 4:01 pm. elo dijo:
    “No todos los músicos son músicos de concierto. Difícilmente un compositor de bandas sonoras podrá vivir de los directos… ”

    Que hagan como el resto de los trabajadores intelectuales: trabajar por encargo.
    Un abogado, un médico, un consultos o un arquitecto pone precio y cobra cada trabajo. Lo malo es que los abogados o los médicos no tienen cientos de clientes porque no darían abasto. Los abogados podrían si se trata de una demanda colectiva. Los arquitectos podrían si la promoción va a tener muchas unidades de venta, pero los médicos lo tienen peor.

    En cualquier caso ninguno cobra royalties por el disfrute y la explotacíón de su trabajo. Cobran por el trabajo realizado y punto.

  49. Darkwulf dijo:

    @ Carlos Fabuel:

    el nivel cultural de la gente es cada vez más ínfimo porqué los medios de difusión populares distribuyen cada vez mas un producto homogéneo y trivial privado de estímulos y sana provocación.

    Sin internet “libre de control extrajudicial” la lobotomía cultural será hallada en breve: Berlusconi docet ratio europe!

  50. Troglo dijo:

    Quizá cometí el error de leer los comentarios antes que el propio artículo, casi todo el mundo alabando tu artículo y cuando lo leo no encuentro nada para emocionarse, solo los tópicos de siempre que parten de ideas y conceptos cuanto menos discutibles e injustos.
    - Que los creadores tienen que adaptar su modelo de negocio a la tecnología y que no necesitan leyes. Eso, que a los niños y mujeres no se les proteja, que se busquen ‘otro modelo de negocio’. ¿Por qué esa insistencia en que tienen que adaptarse ellos?, pues claro que tendrán que adaptarse a la tecnología, pero no a aceptar la piratería que viene facilitada por la piratería. Una pistola es tecnología, pero no por ello dede permitirse su mal uso.
    - Que un tomate no vale lo mismo que una obra ‘digital’. Que sea copiable, no significa que no debamos valorar el trabajo y esfuerzo de su creador, en muchos casos mayor y más valiosos e irremplazable que un tomate.
    - Que las pelis que se ven sin pagar no se pagarían; vale, entrar a un restaurante y pedir la comida más cara y cuando terminéis decirle, es que si tuviera que pagarla no la habría comido.
    - La cultura es muy cara; hay miles de clásicos disponibles de forma casi gratuita, pero resulta que cultura es ver las últimas películas de Hollywood y no leer un libro…claro. Eso sí, para gastarse dinero en copas y comprar ropa de marca si hay dinero. ¿Por que no pueden los creadores fijar su precio?, él que quiera lo paga y él que no pues pasa, como en cualquier otro producto, la decisión es del consumidor y del artista (muchos regalan su obra…pero que casualidad que mucha gente prefiere descargarse el disco de moda)
    -Que ya pago el canon (que es injusto, pero que no te da derecho a no cumplir otras cosas), otros impuestos, la adsl, la luz…Y yo como pago impuesto de circulación puedo ir a la velocidad que quiera, aparcar donde quiera y coger el coche de cualquier otra persona.
    -Que la gente pagaría por extras; ya, no pagan por la peli y pagarían por todo lo que la rodea (por supuesto, si no encuentran antes un medio de conseguirlo gratis)

    En resumen, porque algo es copiable no lo valoramos, yo os aconsejaría que pensarais en una obra cultural como en una barra de pan (y que vuestro padre es panadero), quizá entonces entendáis algunas cosas de otra forma.

    No busco provocar y sé que hay mucha demagogia en lo que aquí escribo, pero no concibo como gente instruida da tan poco valor al esfuerzo de otros.
    Lo primero que necesitamos es trabajar en la educación y respeto a los demás, lamentablemente parece que en este país necesitamos la ley del palo para aprender.

    PD: si alguien más tiene algún otro motivo para justificar la copia masiva, estaré encantado de conocerlo.

  51. FErArg dijo:

    Es una reflexión muy interesante que hace pensar.

    Que alegría que por “ahí” hay gente que piensa y tiene ideas, frescura e inteligencia.

    @Faubuel, relee el texto, parate a pensar y reflexioná en lo que dice el texto, el autor no lo sabe todo, da ideas, y a mi parecer, ideas muy interesantes en innovadoras.

  52. rebeca dijo:

    Todos los cambios sociales y tecnológicos a lo largo de la historia se han hecho, se hacen y seharán; 1.-morir a algunso industrias, 2.- crecer y consolidarse a otras y nacer nuevos retos……es así!

    La industria que deba desapareder que lo haga, la que pueda que se recicle y los nuevos formatos con las puertas de par en par….

    Que la frutería de la esquina, el quiosco de plaza o la tienda de chuches…. cierre por competencia desleal de las grabdes superficis, promovidas y patrocinadas por las entidades municipales y locales….no preocupa a nadie…y de esto ni pio.

    Y, que ya vale de que sean precisamente los jóvenes de mayo del 68 apoltronados en el poder, henchidos de estuoidez,son los que quieren impedir una VERDADERA CULTURA EN RED!!!, así son los de 50-60 que dirigen esre país en su gran mayoría:cobardes, necios y sin c….para vivir su propia historia sin papa estado….:((

    La estupidez de la ministra y sus acólitos es ya incomensurablle. Es tan bello en sí mismo lo que defendeis que no va a enturbiarlo otra necedad más…..ánimo para aguantar….felicidades por vuestro trabajo y no olvideis que anónimamente somos muchos e imparables los que estamos con vosotros…free culture…..cc….:)))
    Un besso, rebeca!

  53. David dijo:

    Ahora se hacen discos para promocionar los conciertos sí, pero para los grupos emergentes es muy importante tener disco para que les tomen en serio y para asomar la cabeza. Y si no te conoce nadie, nadie va a tus conciertos. Y una promoción más o menos decente cuesta mucha pasta. Es la pescadilla que se muerde la cola.

  54. William dijo:

    Muy buen artículo!

  55. John dijo:

    “En la cultura, campo que nos ocupa, cualquier mejora en las tecnologías de producción, distribución o almacenamiento conduce a modificaciones en todo el proceso de la creación.” Pues en eso estoy totalmente de acuerdo. Mira que ahora trabajo para una compañía norteamericana en mi país, trabajo todo en inglés. Esas cosas de los cambios en todo el mundo y que contratan a gente de otro lado del mundo… qué les parece?

Deje un comentario