Lo peor no es que sea comunista, sino un mal español

A mi afición por la pornografía, le he unido la ópera y el próximo mes de septiembre iré a ver Montezuma de Graun al Teatro Real. Hace algunos días, El Mundo llevaba la siguiente foto en portada sobre el montaje:

montezuma

Parte de ese dinero español es mío; poco, porque es una coproducción y yo tengo un abono popular, pero no voy a eludir la responsabilidad de financiar esta obra antiespañola. Además, en el caso del Real, “los ingresos por taquilla del Real pagan las producciones aunque no el funcionamiento de la infraestructura” (Miguel Muñiz, gerente, citado por Pedro Vallín en La Vanguardia). He pagado despreocupadamente la denigración de la figura del bravo Hernán Cortés por parte del homosexual Federico II (era el primer o segundo dato que El Mundo citaba en el perfil de Federico el Grande, uno de los tipos más importantes de la historia europea e inspirador del texto de Kant ¿Qué es la Ilustración?) y, encima, estoy tan contento y con muchas ganas de verla y disfrutar de ella. A pesar de la camiseta roja que me compré hace mes y medio, El Mundo me calificaría de antiespañol. Y eso que no saben que firmé para pedir la abolición de la tortura a los animales o que soy del Athletic. Como Berlanga, lo peor no es que sea comunista, sino un mal español.

Es ventajista juzgar hoy a Hernán Cortés. Como recuerda Sloterdijk, la colonización del mundo, la primera globalización, la llevaron a cabo los tipos cuya desesperación y/o ambición les permitieron superar el miedo. Mirar desde el siglo XXI hechos del XVI y decir que fueron crueles es bastante simple pero lo es más defenderlo acríticamente, como si pertenecer al grupo ya le eximiera de cualquier interpretación, sobre todo, si es de alguien que no pertenece al grupo. Si uno de los rasgos de la pertenencia a un grupo es la defensa acrítica de todos sus miembros presentes y pasados, no respondo ni de mi familia. Si uno lee la noticia de El Mundo, descubre que el montaje no entra en la revisión historiográfica de la figura de Cortés porque ésa no es la labor del arte, sino que trata sobre la colonización cultural. A El Mundo, todo eso le da igual. Leyeron sodomización y alguien se iluminó y dijo: ya tenemos tema.

Recordé la noticia porque estoy de limpieza en casa y he encontrado un poster de ‘reyes españoles’ que compré a mi hijo en Yuste el año pasado. Los primeros son Pelayo y Guifrè el Pilós. Me pareció interesante que señores medievales de trozos de tierra de nadie fueran considerados los primeros ‘reyes españoles’ pero la explicación es muy sencilla y está en la construcción de la historia. España es un país católico y los musulmanes, aunque estuvieran aquí ocho siglos, eran extranjeros frente a los cristianos, aunque fueran de origen centroeuropeo como los godos. La expulsión de los moriscos y judíos es un hecho más decisivo en la construcción nacional (fallida siglos más tarde) que el matrimonio entre Isabel y Fernando y fue algo bastante avanzando a su tiempo; las grandes deportaciones llegarían a Europa siglos más tarde.

En el cuadro, se ve perfectamente como la monarquía española no es integradora del resto, sino que se reclama heredera de la castellana. Pelayo le gana la partida a Guifrè. Alfonso de Borbón se corona como Alfonso XII, dejando claro que su antecesor es Alfonso XI de Castilla y no Alfonso V, el Magnànim, aunque naciera en Medina del Campo y fuera un tipo mucho más interesante. Español es ser católico y castellano. La contrarreforma añadiría a las esencias la defensa acérrima de todo lo que sea ignorancia, superstición y sumisión al poder y la lucha contra la innovación, el pensamiento y la democracia. Desde los renacentistas a los ilustrados, por no meternos en líos sobre el siglo XX, todos los intentos para extender la ciencia o el pensamiento crítico han sido calificados de antiespañoles.

Ser español es ser católico, hablar en castellano y defender la tradición y el orden frente a las moderneces extranjeras como esa puta ópera de mierda. En fin.

PD: La ópera se representará, para desesperación de los abonados pata negra, en los Teatros del Canal. ¿Pedirá El Mundo la dimisión de su director, Albert Boadella?

PD: Aún más tontorrón que la portada del Mundo es un post que leí en un foro de ópera donde una persona sudamericana decía: “Es la unica opera sobre el vil genocidio contra la humanidad que cometieron ustedes los gallegos contra los nobles habitantes de las Américas? Quizas el Teatro Real vaya a abrir sus puertas de forma gratuita a todos los latinos que descendemos de las violaciones de sus ancestros cometidas contra las hermosas mujeres de mi tierra contra su voluntad, es lo menos que puede hacer regalar las entradas después de lo que hicieron ustedes en el Potosí y por toda América, expandiendo la sífilis y el catolicismo, armas gemelas diabólicas de destrucción”. Mis ancestros se quedaron en Zamora, todos, tengo pruebas.

2 comentarios sobre “Lo peor no es que sea comunista, sino un mal español”

  1. mitxel dijo:

    muy bueno don, republicanamente bueno su post.

  2. jorgedioni dijo:

    Muchas gracias, compañero

Deje un comentario