La prensa se escandaliza de la alarma creada por la prensa

La prensa busca culpables de que no se hayan cumplido su propia alarma gripal. La respuesta, claro, es una conspiración; ajena, claro. La OMS recibe dinero de las farmacéuticas. ¿Y la prensa? A pesar de la polémica surgida en El Paí­s, no hay dinero de por medio, sino cambio de rutinas. Como sucede hoy con las de la gripe económica (tan liviana como la A pese a los enormes deseos de pandemia, hecatombre, holocausto y apocalipsis), el problema es se tratan las predicciones como si fueran realidad porque la velocidad de la mente-en-red descarta el presente. Necesita el futuro. Que venga rápido, que venga ya, que el ritmo no pare, no pare, no.

PD: Eh, dice la prensa, yo no obligo a nadie a hacer predicciones. Cierto. Deje de tomárselas en serio; no las publique o publí­quelas con un ‘í­ndice de aciertos pasados’. A ver qué pasa.e

PD2: Hace algunas semanas, Jesús Callejo y Carlos Canales ofrecieron su tradicional “profecí­as que no se cumplirán el año que viene”. Es un año muy tonto porque el mundo se acabará dentro de dos, así­ que hay poco que decir. Carlos Canales afirma: “la crisis económica es como el impacto de un meteorito o la llegada del anticristo, un clásico”. Lo más interesante fue la presentación. Todos los pitonisos juntos, Nostradamus, Ramón Tamames, Solari Paravicini, Santiago Niño Becerra, el FMI, el Banco de España, el Templo taoí­sta de la nube blanca… 

Deje un comentario