Ricardo Rodrí­guez Fernández presenta su candidatura para el CGPJ

La cuestión salió hace tiempo en una tertulia en casa de Manolo Portela. Con Suárez, González y Aznar, se sabí­a qué se tení­a que hacer para conseguir cosas. Todo el mundo sabí­a cómo contentar o enfadar al presidente, cómo acceder a él, cómo progresar en la vida y labrarse un futuro. Ya, no. Uno puede portarse muy bien y, al final, el ministro es el rector de la universidad o la presidenta de la academia de cine o el presidente del CGPJ y del Supremo es Carlos Dí­var, a quien Dios ya tiene su gloria. En cambio, el PP, se dijo, sí­ es de fiar. Gema Gallego se jugó el prestigio abriendo el caso del ácido bórico a petición de El Mundo y tuvo un puesto en el CGPJ; Concepción Espejel también fue a por todas en Guadalara y tuvo el mismo premio. Ahora, Ricardo Rodrí­guez quiere seguir sus pasos. Siempre toca.

5 comentarios sobre “Ricardo Rodrí­guez Fernández presenta su candidatura para el CGPJ”

  1. Ana Cabanes Añó dijo:

    Tras sufrir durante año y medio, todo tipo de abusos y lesiones, me decido a presentar denuncia ante la policía. Desde ese momento, mi vida se convirtió en una carrera vertiginosa hacia la supervivencia.
    Después de esa primera denuncia, y, tras ser golpeada en presencia de unos testigos, el agresor, José Luis López Pericás,- sobre el que recaía una orden de alejamiento- salió huyendo, y, una hora y media después, sobre la una de la madrugada, allanó mi domicilio, donde me encerró con llave, y portando en todo momento un arma cargada, y con munición de repuesto (otros 4 cartuchos), me arrastró violentamente, hacia el interior de la vivienda, tapándome la boca y ahogando mis gritos.
    Controlando el terror que me asolaba, accedo a todos los deseos del criminal, y me someto a una relación sexual , para conseguir así, prolongar mi vida durante unos minutos, y de poder tener la oportunidad de encontrar un instante en el que poder huir, como así fue.
    Tras la huida y la llamada a los agentes de Policía, acuden rápidamente, y tras abrir la puerta de mi casa, se encuentran a un individuo, con el arma preparada. Siete horas tardaron en desarmarle…
    Superviviente de este terrible asalto, que escapa a la razón humana, empecé a ser víctima posteriormente, de una desconcertante interpretación por parte de algunos jueces y fiscales de nuestra Administración de Justicia

    Así, por tales hechos se incoaron diligencias urgentes y sorprendentemente, señalado formalmente el juicio para un día y medio después, martes, el Juez Francisco-Javier Pérez-Olleros Sánchez-Bordona, adelantó la comparecencia, sin avisar ni a mi representación letrada, ni a todos los testigos de la causa, - tras lo que dictó un Auto y decretó su puesta en libertad…
    Tras su puesta en libertad…el acusado reanudó el acoso … y comenzó de nuevo el horror y mi lucha por la supervivencia.
    Cuando mi impotencia se convirtió en desesperación, unos agentes de policía me acompañaron a mi domicilio, momento en el que se percataron que el imputado criminalmente, aguardaba frente al portal de mi casa, con mirada vigilante…momento en el que se produjo una nueva detención.

    Tras la instrucción y el posterior auto de apertura del juicio oral, que sí incluía un delito de agresión sexual, la juez instructora, Maria Gracia Parera de Cáceres, mediante un auto aclaratorio, sin petición de parte, y fuera de los plazos establecidos, modificó un aspecto sustancial de dicho auto de apertura, anulando la agresión sexual, consumada bajo intimidación de arma cargada,, e impidiendo así, que se juzgara al acusado por la Audiencia Provincial.

    Por ello el juicio oral se celebró en el Juzgado de lo Penal, donde, al inicio de la sesión, mis abogados pidieron la nulidad de actuaciones, por ser ese Juzgado, incompetente para calificar por los delitos de detención ilegal, agresión sexual, y conspiración para el asesinato : el Juez Ricardo Rodríguez Fernández no accedió a dicha solicitud, impidió además en todo momento que se me interrogara sobre la supuesta agresión sexual, pero eso sí, decidió absolver expresamente al encausado de los mencionados delitos, para los que, evidentemente, no tenía capacidad para juzgar.

    Posteriormente, tras recurrir la sentencia a la Audiencia Provincial, conseguimos que se anulara gran parte del procedimiento, reconociéndose en Sentencia firme, que tres jueces diferentes habían vulnerado mi derecho a una tutela judicial efectiva, Desgraciadamente, de nada ha servido, pues, la juez instructora sobre la que ha recaído el procedimiento (la misma), ha impedido de nuevo que se juzgue al procesado, ante la Audiencia Provincial.

    Eso sí, actualmente el imputado circula libremente, y eso que se trata de un individuo que en el pasado mató a otro hombre, y cuyo crimen no pasó desapercibido para los medios de comunicación, especialmente para El Mundo y El País (ver en el buscador Google “José Luis López Pericas”).

  2. Ortuño dijo:

    Es que la jueza Maria Gracia Parera de Cáceres es una capulla de mucho cuidado, en pie de guerra por las denuncias falsas que no sabe discernir de las autenticas….y le quita la razon a la mujer por sistema…….
    y si lees esto, GracitaMorales me la bufa

  3. Luis Torres dijo:

    Ana Cabanes, sobre tu caso tengo algo que podría ser de tu interés, ya que tenemos un algo que nos ha perjudicado en común. Un saludo

  4. Ana Cabanes Añó dijo:

    Un saludo, Luis Torres. Si tenemos algo en común que desgraciadamente nos ha perjudicado..podíamos ponernos en contacto a través de correo. Un saludo.

  5. Perjudicada dijo:

    Hola me gustaría ponerme en contacto con Ana cabales, es referente sobre esta juez. ..por llamarla algo.

Deje un comentario