El periodismo necesita un sistema métrico decimal

El periodismo necesita un sistema métrico decimal ya. Algo que nos permita valorar, por ejemplo, las consultas populares para saber si son buenas. Así­, no caerí­amos en la incertidumbre de El Mundo, que considera nefastas las realizadas sobre la independencia de Catalunya y acertada la oscense sobre la oficialidad del catalán en Aragón. Así­, no caerí­amos en la incertidumbre de no saber si se puede abuchear a un polí­tico, correcto cuando es Zapatero en el dí­a de la Hispanidad e incorrecto si es Esperanza Aguirre en la visita a un hospital, o fletar medios de transporte para asistir a una manifestación, correcto cuando es de la AVT o de las asociaciones antiderechos individuales; incorrecto si son los sindicatos.

El periodismo ha olvidado su raí­z empí­rica de noticiero de tránsitos comerciales y ha aceptado que las cifras newtonianas como la asistencia a manifestaciones (medible ya hasta el particularismo) se sitúan dentro de un marco ideológico. Si uno publica un dato, puede ser señalado como perteneciente a un grupo así­ que, para evitarlo, se publican todos sin importar su contraste. La pluralidad no quiere decir que, para hablar del amanecer haya que invitar a un tipo que dice que el sol sale por el este y a otro que opta por el este. El periodismo, mejor dicho, los periodistas están para contextualizar, para tener personalidad propia, para decir: este sistema me parece fiable; ese, no.

El periodismo debe renunciar a la imposibilidad de conocer lo observado y debe poder aplicar un sistema de medición a las cosas, sin hacer que la elección de las unidades de medida y la toma de datos sean considerados como parte del estudio, como hace la fí­sica cuántica. El periodismo debe salir de la fí­sica cuántica y regresar a Newton, las viejas teorí­as que permiten que los puentes sigan en pie y los aviones no se caigan.

Deje un comentario