La trazabilidad de la información (y de la culpa)

Arcadi Espada lleva un blog llamado El Mundo por dentro y por fuera, El Mundo de lao, en el que analiza el periodismo. Hoy dedica una entrada psicodramática al tratamiento del falso maltratador en la que pierde una excelente oportunidad de rescatar una buena iniciativa: la trazabilidad de la información: “El texto de la información y a su lado el blog describiendo el itinerario entre el hecho y la noticia”.

Así­ sabrí­amos cómo El Mundo transformó:

Diego reconoció en una primera declaración que habí­a pegado ocasionalmente a Aitana.

en (una información de El Mundo del sábado que es de pago)

palizas

Para pasar el domingo a la tercera persona (la culpa es muy jodida):

Diego Pastrana Vieco, el joven de 25 años al que se acusó de provocar la muerte a una niña de tres años en Tenerife, ha vivido la peor de sus pesadillas. El pasado martes fue detenido e imputado de un delito de abuso sexual y de lesiones contra la hija de su compañera sentimental.

La niña falleció dos dí­as después en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, tras sufrir varias paradas cardiorrespiratorias, y a Diego se le hundió el suelo bajo los pies. Pocos dudaron de su culpabilidad y se le atribuyeron toda clase de vejaciones hacia la pequeña a la que querí­a y cuidaba.

Porque, claro, son otros los que se han equivocado:

‘Diego, te pido disculpas por el linchamiento; he deseado tu muerte’ 

Los lectores piden perdón al joven de Tenerife

¿Por qué el periódico no publica una información diciendo que se equivocó y explicando por qué lo hizo? Porque, como siempre, no se habla de responsabilidad, sino de culpa.

PD: Arcadi Espada saca hoy un medio online llamado factual. Esperemos que aplique la trazabilidad.

Deje un comentario