El gran problema del final feliz (corolario)

Leemos hoy:

Piden al Gobierno ayuda para recuperar los cuerpos de dos buceadores españoles

Familiares de la pareja española desaparecida esta semana en aguas del Mar Rojo tras naufragar la embarcación en la que viajaban solicitaron al Gobierno ayuda para recuperar los cuerpos. En su opinión, “no es imposible llegar hasta” ellos ya que la Armada dispone de medios para descender hasta los 1.200 metros por debajo del nivel del mar.

La familia de la joven valenciana desaparecida junto a su pareja el pasado jueves en aguas del Mar Rojo, tras hundirse el barco en el que se encontraban para realizar submarinismo, pidió este sábado al Gobierno central que “ponga todos los medios necesarios para recuperar los cuerpos”, en cuya búsqueda trabajan las Fuerzas Armadas egipcias.

La hermana de la desaparecida denunció que “fue una negligencia que se hundiera el barco, porque preguntaron si estaba en buen estado y les dijeron que sí­” y reclamó que las autoridades españolas “hagan la investigación pertinente para que esto no se vuelva a repetir”.

La joven señaló que “aunque la situación es complicada por la profundidad a la que creen que se encuentra el barco, no es imposible llegar hasta él” y se mostró “convencida” de que “el presidente del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapatero, va a poner todos los medios necesarios para que por fin puedan llegar hasta el barco”.

En este sentido, indicó que el buque de salvamento y rescate de la Armada denominado ‘Neptuno’ “tiene un vehí­culo que puede bajar hasta en nivel entre 600 y 1.000 metros de profundidad”, mientras que “otro buque de la Armada tiene medios para bajar hasta los 1.200 metros”, niveles en los que “se supone que puede estar el barco”, dijo.

Todo es un sinsentido absoluto pero esta frase alcanza unos lí­mites que desconocí­a que existieran.

La hermana de la desaparecida denunció que “fue una negligencia que se hundiera el barco, porque preguntaron si estaba en buen estado y les dijeron que sí­” y reclamó que las autoridades españolas “hagan la investigación pertinente para que esto no se vuelva a repetir”.

Si no entiendo mal, esta persona está reclamando a las autoridades españolas que investigen todos los servicios que puedan ser usados por turistas españoles… a lo largo del mundo.

Es decir, unos tipos se van de vacaciones. Como hacemos todos, no acuden al Ministerio de Asuntos Exteriores para informarse sobre los riesgos de su destino y presentar su plan de viaje. Tampoco lo hacen, cuando llegan, ante la embajada española ni ante ningún consulado. Tampoco, seguro, porque nadie lo hemos hecho, contratan seguros de repatriación de cadáveres ni, a la hora de contratar el servicio, se informan ante las autoridades locales o el consulado. Es decir que, como todo el mundo, han hecho lo que les ha dado la gana y, cuando las cosas salen mal, no solicitan ayuda, sino que exigen todos los recursos del estado para subsanar su irresponsabilidad.

Es el problema de que las ví­ctimas se hayan convertido en un actor.

El problema que puede crear este problema es que la sociedad se pregunte por qué tiene que dedicar tanto dinero a subsanar irresponsabilidades ajenas y comience a extenderse un cierto malestar sobre su actitud que acabe concretándose en la desafección de los servicios públicos.

PD: Yo lo estoy; harto de esta gente, digo.

Deje un comentario