Els anys perduts II

Leemos en Las Provincias esta información de Pedro Campos. Deberí­a ser la noticia más importante para la oposición de Valencia.:

La escuderí­a de F-1 atraerá a Murcia la industria del motor

Valencia se queda sin el equipo de AdriánCampos, la factorí­a de chasis, el túnel del viento y empresas auxiliares del automóvil

«Esto hay que hacerlo». Son palabras de Francisco Camps, presidente de la Generalitat. Acaba de recibir a Adrián Campos y a la alcaldesa de Alzira, Elena Bastidas. El ex piloto desgrana el proyecto que se va a crear alrededor de la ‘niña bonita’, el primer equipo español que competirá en Fórmula 1. Pero las palabras de Camps chocan con la realidad. Su buen amigo Ramón Luis Valcárcel le ha ganado la mano. Adrián Campos levantará su estructura deportiva en Fuente Álamo (Murcia).

Fue cuestión de tiempo. Valcárcel recibió a José Ramón Carabantes -socio de Adrián Campos- un dí­a después de que le pidiera cita. Camps tardó tres semanas. Y ahí­ se acabó todo. El pasado dí­a 30 se firmó un documento y ahora falta pulir una serie de flecos, pero todo parece indicar que el equipo de Fórmula 1, la factorí­a para la fabricación de chasis y el túnel del viento ya tiene destino. Pero no todo se acaba ahí­. En el polí­gono elegido también se asentará la industria del motorsport, empresas auxiliares del automóvil y del motociclismo que se beneficiarán de las instalaciones que Adrián Campos tiene diseñadas en la cabeza.

Y todo eso se lo pierde Alzira y Valencia. Durante dos años el equipo de Fórmula 1 continuará en la capital de la Ribera, pero en 2011 emigrará a Murcia, tras descartar también el interés tanto de Andalucí­a como del Paí­s Vasco. Se trata de un caramelo, porque incluso equipos deportivos contarán con un circuito para probar todos los elementos que les suministren. […]

Las conversaciones ya crecen solas en las barras de los bares. Joder, un reloj de 20.000 pavos; orgí­as en Alicante. El estiercol se hace solo; el relato, no.

Escribí­:

No es problema la celebración de grandes acontecimientos televisivos en Valencia, sino el aprovechamiento de los mismos. Es decir, la oposición, mientras sea oposición, no puede oponerse sin más a que se celebre el premio de Fórmula 1 pero sí­ puede criticar la falta de un proyecto que premita la creación de focos productivos con vocación de continuidad y meter ahí­ las informaciones sobre corrupción. Es decir, “¿por qué no se ha creado en Valencia un centro de I+D+i para investigar sobre el coche eléctrico?, ¿dónde estaba el dinero para infraestructuras?, ¿dónde estaba el dinero para modernizar la oferta turí­stica? Un traje de Camps es un puesto de trabajo menos en ese centro tecnológico. Nos han costado muy caros esos trajes. Estos últimos años han sido (uno de los tópicos mejor asentados en el cerebro) los años perdidos. Ellos son lo viejo; nosotros, lo nuevo”.

Las elecciones se ganan con propuestas; no con crí­ticas.

Deje un comentario