Archivo de Abril de 2015

Yo sí me acuerdo (de la ciudad deportiva)

Jueves, 30 de Abril de 2015

Me acuerdo de los intentos de vender los terrenos de la ciudad deportiva de Lorenzo Sanz, predecesor de Florentino Pérez en la presidencia del Real Madrid. Todos fueron infructuosos. Eran suelo no edificable.

Me acuerdo de la llegada de Florentino Pérez y de cómo todo fue muy rápido. En el verano de 2000 gana las elecciones a Lorenzo Sanz y, pronto, todo es posible. Incluso, aparece una maqueta.

ciudad

Cuatro torres y un pabellón modelo NBA que iba a llamarse Madrid Arena, fundamental para el proyecto olímpico. El siete de mayo del 2001 se firmó el convenio entre el Gobierno regional, el Ayuntamiento y el Real Madrid, y el primero de julio de 2001 se firmó la venta: 100.000 millones de pesetas por 148.677 metros cuadrados. Ay, cómo se hubiera multiplicado el dinero si hubieran esperado, pero había prisa.

Tanta, que dice la noticia de El País: “En esta operación se produce un hecho insólito: el concurso se está resolviendo sin que aún se hayan realizado los diferentes trámites administrativos, para los que se estima que es necesario un plazo de al menos 22 meses. Tras la firma del convenio urbanístico entre el Gobierno regional, el Ayuntamiento y el Real Madrid el pasado 7 de mayo es necesario abordar la modificación del Plan General de Ordenación Urbana, la tramitación del Plan Especial, la constitución de una junta de compensación y la aprobación definitiva del proyecto de urbanización”.

Me acuerdo también del rechazo de Matilde Fernández, del Grupo Municipal Socialista y del apoyo de IU de Comunidad de Madrid; explica cosas que han pasado y que, quizá, debería haber visto.

Del plan inicial, todo se respetó como en los países de nuestro entorno, Argentina o México, por ejemplo. “La altura máxima será de 215 metros de coronación, que equivalen a un máximo de 45 plantas”, decía la información. La realidad fue otra: Torre Bankia: 250 m y 45 plantas, Torre de Cristal: 249 m y 52 plantas, Torre PwC: 236 m y 58 plantas y Torre Espacio: 230 m y 57 plantas.

Me acuerdo también de la desaparición silenciosa de ese pabellón tipo NBA Madrid Arena en 2003. En la información se lee: el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, ha explicado que el pabellón Madrid Arena no forma parte de la candidatura “por razones técnicas” y que el suelo se destinará a un proyecto por decidir, “aunque siempre respetando la calificación de suelo dotacional y sin aumentar la edificabilidad de la zona”. Se intentó hacer un centro de convenciones, pero llegó la crisis.

Hoy publica El Mundo: “El Ayuntamiento de Madrid ha adjudicado la parcela municipal de 33.000 metros cuadrados situada al lado de las Cuatro Torres de la Castellana a una filial del grupo Villar Mir, que levantará un rascacielos que albergará un hospital privado”. Un mes antes de irse, el equipo de gobierno adjudica un empresario amigo.

Es la dinámica del puto amo. Conviene acordarse para entender cómo se hacen las cosas.

2016, 2017, 2018, 2019…

Jueves, 30 de Abril de 2015

Hay un dato político relevante que nadie parece tener en cuenta. Tras el 2015, llegará el 2016 y, tras este, el 2017 y, después, 2018, 2019 y 2020, el de los Juegos de Tokio.

Los defensores del sistema creen que 2015 es una especie de Cabo de Hornos y que, una vez doblado, el peligro de naufragio se alejará y las corrientes les conducirán a islas llenas de frutos carnosos en los árboles.

Los que quieren derribar el sistema creen que 2015 es una especie de Stargate, una puerta dimensional que sólo se abre cada 1.000 años y que, una vez cerrada, nos dejará a todos sumidos en el abismo insondable.

Pues, no. Insistimos en el dato: tras el 2015, llegará el 2016 y, tras este, el 2017 y, después, 2018 y 2019, que volverá a ser un año electoral (como muy tarde, porque se podría pasar a la bianualidad, como en Catalunya).

Y, durante esos años, las cosas seguirán más o menos igual. El estado del bienestar no volverá. No regresarán los convenios, los contratos largos, los sueldos amplios y el ascensor social. La desigualdad se cronificará durante estos años porque no es producto de la crisis, sino un modelo.

Hacen mal los defensores del sistema en resoplar por la estabilidad que supone el estancamiento de los que buscan el cambio y hacen mal los que que buscan el cambio en desanimarse por las encuestas. Esta no es la última oportunidad ni, vistas las circunstancias y los actores, la mejor.

Para cambiar la política, hay que cambiar el lenguaje y, de eso, todavía, ni rastro.

Ilusión óptica

Viernes, 24 de Abril de 2015

Son dos encuestas sobre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. El bloque bipartidista apenas se ha movido en el año que va de una a otra.
encuestas

El trono del olivo

Miércoles, 22 de Abril de 2015

Hace mal Pablo Iglesias en regalar Juego de Tronos porque debería revisarla él mismo. Por mucho que uno fuerce la interpretación de la serie, no hay ningún personaje que se parezca al jefe del Estado, ni su situación puede asimilarse a ninguno de los reinos de la serie. Ninguno de los partidos, comenzando por el de Iglesias, Podemos, cuestiona la forma de gobierno.

Dice Pablo Iglesias que “En Poniente, como en nuestro país, hay un viejo mundo que se desmorona”. En Poniente, hubo un viejo mundo que ya se desmoronó porque la rebelión de Robert, el rey al inicio de la serie, acabó con 300 años de reinado de la casa Targaryen. Los que Iglesias llama “nuevos líderes con nuevos ejércitos” es la dinastía que estuvo gobernando y que sólo busca nuevas piezas para regresar al poder.

Es lo que Gramsci llama transformismo. Se trata de un ensanchamiento de la base social de ese consenso hegemónico y es una necesidad cíclica de la clase dominante. Los nuevos líderes usan piezas, dragones o esclavos, para conseguir regresar al poder. Ver esta historia como un relato de emancipación es un ejercicio de voluntarismo subjetivo similar a ver mensajes extraterrestres en las latas de refrescos.

Algo parecido es pensar que en España hay un viejo mundo que se desmorona; una crisis orgánica, vamos. Esto sucede cuando la clase dominante ha perdido ese consenso hegemónico intelectual y, entonces, ya no tiene ese papel dirigente; solo le queda la fuerza. Es una fase histórica compleja, de larga duración, de alcance mundial y tiene que ver con todo. No puede ser reducida a sus aspectos particulares: crisis financiera, crisis de autoridad, crisis comercial, crisis productiva, etc. Las causas y los efectos se superponen.

Ahora mismo hay una crisis orgánica y se llama internet. Esa es la crisis que pone en cuestión el consenso hegemónico. De momento, solo vemos algunas de sus manifestaciones particulares y no sólo en la industria cultural. Quizá, el actual empobrecimeinto debe tanto a la resolución neoliberal de la crisis financiera de 2007 como al nuevo modelo laboral que, mezclarse con el sistema político y económico industrial, no ha producido productividad y distribución, sino precariedad y desempleo.

Pero en España, a nivel particular, no hay un viejo mundo que se cae, sino una evolución lógica por el estancamiento generacional y la profundidad de la desigualdad. La clase dominante, comenzando por la Jefatura del Estado, no ha perdido el consenso y ninguno de proyectos con posibilidades de ganar las elecciones plantea una transformación, más allá de una minitransición: acabar con el plan de estabilización de 2011, recuperar ciertas cuestiones del pacto social, limitar la acción (corrupción) de las élites extractivas y un cambio generacional. No es poco, pero se parece más a una segunda transición (legitimada por el rey y legitimadora del mismo) que a un proceso constituyente. Berlanga seguirá siendo el principal referente audiovisual.

Donde sí es probable que se desate una lucha por el poder similar a la de Juego de Tronos es en Podemos. La puede haber porque ya la ha habido; primero, en la elección de la cúpula en el congreso de Vistalegre; después, en la configuración de la estructura. El grupo dirigente se ha enfrentado con el partido instrumental (Izquierda Anticapitalista) que usó para articular su propuesta e indirectamente con la gente del 15M, que sintió como traición la pérdida de poder de las redes en el proceso de construcción de un partido tradicional.

El grupo de Iglesias sólo tiene la legitimidad de haber estado al inicio, pero es poco bagaje y esa sí es una enseñanza de Juego de Tronos. Nadie está libre de peligro. Tan solo hace falta que alguien, otra trama, esté madura para ocupar tu puesto y, a nivel narrativo, una conjura y una ocasión.

Ambas cosas están pergeñadas. Según el oráculo de las encuestas, Podemos está estancado. Ha tocado fondo por la izquierda, el PSOE no termina de hundirse y Ciudadanos le está robando el espacio de lo nuevo, la centralidad. El grupo dirigente ya resta. La soberbia que da sentirse ungido les ha hecho ganar enemigos innecesariamente y meter la pata más de lo imprescindible. Además, uno de los ataques que han recibido ha tenido éxito, el marco mental, y la formación aparece ya cosida a Venezuela.

Las próximas elecciones autonómicas crearán una nueva nobleza en la organización: diputados autonómicos y, quizá, consejeros o presidentes de comunidad autónoma. No sólo serán barones, sino reyes, porque no hay una estructura de partido. Ellos manejarán presupuestos y harán leyes.

Además, los proyectos municipales formarán un nuevo grupo situado intra y extramuros del partido. En las candidaturas ciudadanas, hay gente de Podemos, pero también de otros partidos, de movimientos sociales y de otra procedencia. Será extraña la ciudad de más de 100.000 habitantes donde no entren al consistorio y muchas de ellas triunfarán.

Imaginemos el capítulo. Todo comienza en Madrid. Las encuestas de verano muestran que el proyecto municipal tuvo más apoyos que el que tiene el nacional. Varias voces, los carmenos, piden un replanteamiento de la estrategia y a ese murmullo se unen otras ciudades.

Después, cuando el debate está sustentado, llegarán los reyes regionales que aprovecharán el debate para marcar su territorio en los pactos postelectorales, en los que el grupo dirigente querrá influir.

La pelea será dura y será lo más parecido a Juego de Tronos que veremos en España. Habrá intrigas, traiciones, egos y sangre. Cuestiones personas, amistades o relaciones, mezcladas con la lucha política.

Habrá incluso quien, desde el municipalismo, los medios afines o la izquierda clásica, propondrá no sólo la sustitución del grupo dirgente, sino la creación de una nueva iniciativa para ampliar la base y congregar mucha más gente para romper el techo y ganar las elecciones generales.

Un Olivo, esa candidatura popular que los egos y las inercias, de momento, han impedido.

Ejercicio práctico

Miércoles, 15 de Abril de 2015

Seleccione el lector qué titulares son posibles y ordénelos según su probabilidad.

  • La noticia de que un exministro de economía francés se acogió a una amnistía fiscal aprobada por su partido no ha tenido consecuencias políticas.
  • La noticia de que un exministro de economía turco se acogió a una amnistía fiscal aprobada por su partido no ha tenido consecuencias políticas.
  • La noticia de que un exministro de economía danés se acogió a una amnistía fiscal aprobada por su partido no ha tenido consecuencias políticas.
  • La noticia de que un exministro de economía español se acogió a una amnistía fiscal aprobada por su partido no ha tenido consecuencias políticas.
  • La noticia de que un exministro de economía alemán se acogió a una amnistía fiscal aprobada por su partido no ha tenido consecuencias políticas.
  • La noticia de que un exministro de economía argentino se acogió a una amnistía fiscal aprobada por su partido no ha tenido consecuencias políticas.

PD: La dinámica del puto amo
(…) España también tiene un grave problema de percepción. Habitualmente, cuando se habla de comportamiento público o producción legislativa, se habla de los países de nuestro entorno y se citan, entre otros, a Francia o Alemania. Es algo normal, ya que España pertenece a un gran número de instituciones europeas, pero es algo que provoca el referido problema de percepción.

Francia o Alemania son países de nuestro entorno institucional, pero no pertenecen a nuestro entorno cultural. La gran separación se produjo hace varios siglos, cuando España, que ya tenía un sistema económico depredador (reconquista peninsula y conquista americana) y una fuerte influencia árabe, optó por la contrarreforma.

De ese conjunto devienen la admiración por la jerarquía y el desprecio por el diálogo o el consenso, la fe por delante de la ciencia, la apariencia pública por encima de la moral personal, el enriquecimiento por encima del trabajo o lo personal (los contactos) por encima de lo general (la ley).

Políticamente se concreta en el enfrentamiento, la corrupción y la dinámica del puto amo, la visión patrimonialista de lo público, lo que tradicionalmente se ha conocido como caciquismo. Es algo que España comparte con varios países mediterráneos y que exportó a Hispanoamérica.

En este contexto es el que hay que situar todo lo que sucede en España. Los países de nuestro entorno no son Francia o Alemania, sino Marruecos o Argentina. En Marruecos o Argentina es fácil imaginar al presidente de una institución regional hablando con dos comisarios de policía sobre negocios oscuros y sobornos. Allí, los policías también usan los delitos en lugar de perseguirlos y tienen empresas millonarias. También, cualquier construcción pública, escuela u hospital, tiene un enorme sobrecoste en mordidas.

Existe la idea de que la corrupción es una cuestión que sólo afecta a los políticos. Es otra percepción distorsionada que, además, no contrasta con la realidad. En Gürtel, Pokemon, Púnica, Edu o Mercurio, en los casos ERE, Palau o Urdangarin, no sólo hay políticos, sino empresarios, funcionarios o policías. En Marruecos o Argentina también los jueces reciben dietas de instituciones o empresas, los expedientes se pierden y los funcionarios de Hacienda hacen lo que les da la gana con las resoluciones judiciales.

En Marruecos o Argentina, los dirigentes también aparcan donde quieren y, si algún policía les dice algo, se encaran y dicen: usted no sabe con quién está hablando. Y el policía no les puede responder: usted sí que no lo sabe, con la ley. No lo puede hacer poque la ley no existe. En Marruecos, el rey también hace de comercial de las empresas; quizá me equivoco, pero no recuerdo haber visto al rey de Suecia hacer de viajante de Ericsson.

Conviene tener claro en qué país vivimos para entender lo que sucede y que nada logrará cambiarse con uno o dos resultados electorales. Aunque serán necesarios para cambiar las leyes. El cambio deberá ser más profundo y tardará más, mucho más.

Errores de siempre

Lunes, 13 de Abril de 2015

Levantarse, tuitear (sobre la) actualidad, desayunar, concentración, tuitear acto de concentración, tuitear Espejo Público, acto de confluencia, tuitear acto de confluencia, buscar una wifi, tuitear Mañanas Cuatro, tuitear Al Rojo Vivo, cañas de confluencia, tuitear informativos, comer, tuitear Más Vale Tarde, acto de protesta, tuitear acto de protesta, manifestación, tuitear manifestación, acto de confluencia, tiutear acto de confluencia, cañas y a dormir, salvo que sea fin de semana y haya que volver a tuitear sobre la tele.

Si quitamos la caricatura, queda, por ejemplo, un dato: esa persona pasa la mayor parte del día junto a gente que piensa como ella y regateando, más que argumentando.

Conviene darse cuenta porque es uno de los errores de siempre.

Matar al guía II

Jueves, 9 de Abril de 2015

Rosa Díez dice que “Albert Rivera está disfrutando”. Hace mal, porque el siguiente es probable que sea él. Es algo lógico porque, a medida que los partidos crecen, dejan de ser un proyecto personal para ser colectivo y es más complicado de controlar.

Tras las elecciones de mayo, habrá mucha gente de Podemos y Ciudadanos que tenga un cargo electo. Concejales, alcaldes, diputados autonómicos, provinciales y forales. Incluso, alcaldes. Incluso, quién sabe, presidentes de comunidad autonónoma. Podemos, en Navarra; Ciudadanos, en Murcia.

No sólo serán barones, sino reyes, porque no hay una estructura de partido. Ellos manejarán presupuestos y harán leyes. Es una de las consecuencias de la falta de definición. El conjunto vacío puede ser llenado por cualquiera y los nuevos cargos de mayo serán los encargados de solidificar el proyecto.

Pablo Iglesias y Albert Rivera (y sus equipos) sólo tienen la legitimidad de estar al inicio. En el primer caso, también aporta el prestigio de ser el inventor de la idea; en el segundo, el tipo que mantuvo a flote la chalupa durante nueve años. Sin embargo, no bastará si la nueva aristocracia del partido los percibe como un problema para la evolución posterior.

El aventurero, tan necesario en el desierto, pasa a ser un incordio cuando acaba la aventura. Hay que matar al guía.

Variaciones sobre un tema de Borges

Miércoles, 8 de Abril de 2015

Para que su horror sea perfecto, Rosa Díez, acosada al pie de la estatua por los impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Irene Lozano, su protegida, acaso su hija, y ya no se defiende y exclama: ¡Tú también, hija mía!

Para que su horror sea perfecto, Pablo Iglesias, acosado al pie de la estatua por los impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Íñigo Errejón, su protegido, acaso su hijo, y ya no se defiende y exclama: ¡Tú también, hijo mío!

Para que su horror sea perfecto, Mariano Rajoy, acosado al pie de la estatua por los impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Soraya Sáenz, su protegida, acaso su hija, y ya no se defiende y exclama: ¡Tú también, hija mía!

Conjuntos vacíos

Lunes, 6 de Abril de 2015

Desde hace años, repito que hay mensajes como “los inmigrantes tienen la culpa” que estaban esperando un emisor. Pues bien, se va definiendo.

Ciudadanos propone un cheque de formación de 1.200 euros para “los españoles en paro”

Es decir, un cheque de la misma cantidad, lo mismo para Luis Bárcenas que para los de Everest. Es decir, un cheque que no depende de la cotización previa ni de la necesidad. Es decir, un cheque que elimina los derechos que da el trabajo y los sustituye por el privilegio de la nacionalidad.

Una propuesta oportunista e irrealizable, propia de la trayectoria de Ciudadanos, que busca apropiarse de esos mensajes que estaban esperando un emisor para ocupar espacios.

España no ha virado a la izquierda, ni a la moralidad, ni ha recapacitado los casi cinco siglos de Contrarreforma. España ha virado a la precariedad o la miseria; a la indignación o el cabreo. Y esos son conjuntos vacíos que están esperando que alguien los llene.