Archivo de Septiembre de 2014

Una deuda mística e infinita

Martes, 30 de Septiembre de 2014

La última novela de Petros Márkaris está situada en un Mediterráneo desolado, fuera del euro, y con graves problemas de miseria y violencia. En ese contexto, comienzan a ser asesinadas personas de 60 años con una biografía común: todos participaron en la revuelta de la Politécnica, inicio de la transición griega, y después se enriquecieron durante la democracia aprovechando su posición. Todos tienen graves problemas con sus hijos, que han elegido no aceptar su herencia personal y material.

Uno de los personajes sostiene que los asesinados lograron prosperar gracias a sensación de deuda que todo el país tenía con ellos. Ellos habían traído la democracia; se habían sacrificado por ello. Y no bastaba con el recambio generacional. Toda la sociedad tenía una deuda mística e infinita que se convertía en irresponsabilidad e impunidad. Un narcisismo casi infantil. Todos estaban enamorados de su activismo y de los éxitos nacidos de áquel, dice uno de los policías.

Yo traje la democracia, yo luché por todo lo que tenéis ahora, yo me dejé la piel, cómo os atrevéis a pedirme cuentas. Eso piensa también una generación en España. Es algo que solo es posible en tradiciones políticas personalistas, caudillistas y providencialistas, donde las instituciones o las leyes siempre son discrecionales y contingentes, y están por debajo de la persona que las ocupa o las aplica.

El censo (por qué es lógico que un barcelonés empadronado en Cuenca no pueda votar en la consulta)

Miércoles, 24 de Septiembre de 2014

La escritora Marta Rivera de la Cruz se cuestiona la ley de consultas catalana en dos tuits: “En el referéndum catalán podría votar un belga que lleve 1 año en BCN, pero no un barcelonés que lleve 3 meses viviendo en Cuenca. En fin…” y “en el referéndum catalán podrían votar los catalanes residentes en el extranjero, pero NO los residentes en el resto de España. En fin…”.

Básicamente, en la hipotética consulta podrán votar los que cumplan los requisitos legales. A saber: inscritos en el registro de población mayores de 16 años, ciudadanos de la UE residentes en Catalunya desde hace un año o ciudadanos no comunitarios con tres años de residencia legal, y lo que ella llama ‘catalanes residentes en el extranjero’. Es decir, las personas inscritas en el censo de electores residentes en el extranjero (CERA) que hayan consignado en su alta un domicilio en la comunidad autónoma de Catalunya.

Pero Cuenca no es el extranjero. Un barcelonés que lleve tres meses viviendo allí podría votar si sigue inscrito en Barcelona. Si se ha empadronado en la ciudad de José Luis Perales votará en las próximas elecciones autonómicas de Castilla-La Mancha y en una hipotética consulta sobre la independencia de La Mancha. De momento, Catalunya y Castilla-La Mancha pertenecen al mismo estado y no puede haber doble voto. Si Catalunya se independiza, quizá ese catalán residente en Cuenca pueda elegir al próximo presidente de la Generalitat.

Quizá involuntariamente, los tuits de Marta Rivera abren un camino complejo. “Catalanes en el resto de España”, dice. ¿Quiénes son? ¿los que hayan nacido allí?, ¿los que hayan vivido allí?, ¿cuánto tiempo?, ¿los descendientes de los nacidos allí? Uf. Parece extraño que Neymar pueda votar la independencia de Catalunya y Joan Plaza, entrenador del Unicaja de Málaga, no (si es que está empadronado en Málaga). Pero lo contrario sería devolver al origen una prevalencia que la modernidad ha hecho desaparecer. Afortunadamente.

PD: Y si hablamos de cosas extrañas. Quizá la mayor se produjo en el referéndum constitucional español. 40 días antes de su celebración, se cambiaron los criterios del censo para que entraran los mayores de 18 años. Es interesante leer las dos noticias. La que decía que no se podía hacer y la que explica que se ha hecho.

El monstruo no se sumergirá

Viernes, 19 de Septiembre de 2014

Ayer, decía Andy Robinson:

Pues todo indica que el espacio consensuado por nuestras democracias vigiladas y sus medios de comunicación está siendo transgredido por una rebelión ciudadana que rebasa sus limites de tolerancia. Esto abarca desde la campaña del sí en Escocia a Podemos en España o Syriza en Grecia, pasando (y salvando las enormes distancias) por la derecha populista en Francia y Escandinavia. Son los discursos de que “todo ha de saltar por los aires” que no se permiten en el mainstream. Pero son los discursos mas atractivos tras la crisis y su vergonzosa resolución. Por eso, los medios del mainstream están perdiendo relevancia ante el auge de los nuevos medios “populistas” en internet.

Robinson comenzaba haciendo recuento de las voces del No y las comparaba con los mínimos medios del Sí y, como es uno de los mejores periodistas que hay, veía lo que hay detrás: toda la artillería sólida de la época industrial se disuelve en la era digital donde la gente quiere recuperar la soberanía que ha perdido (o conseguir la que nunca tuvo).

Si los sistemas políticos no se adaptan a ese desafío, a ese deseo de votar y de transparencia, a la urgencia de combatir la desigualdad, y se enroca en la idea de que solo hay modelo, solo hay una política, solo hay una posibilidad de reformar, es probable que la tensión aumente. El monstruo no se sumergirá, decía Robinson.

PD: Preguntar fue el error, dice El País. Terrible. Además de no entender nada, explica muy bien por qué la historia política del Reino Unido es tan diferente de la de España.

El efecto serie

Martes, 16 de Septiembre de 2014

Un informe de Ericsson recogido por El Economista dice que la gente ve poco la tele. Concretamente, tras 23.000 entrevistas online en 23 países, sostiene que el personal ve más vídeo en red que la tele convencional. Podría decirse que la tele convencional la ve quien no tiene otra cosa y que, en cuanto dispositivos y redes estén preparados, se transformará.

Por eso, las grandes empresas de telefonía están comprando contenidos y, por eso, se ha reabierto la presión sobre la neutralidad de la red. Las empresas quieren que se vean sus cosas y no, otras, como les pasa en internet, donde a pesar de crear administradores de correo, buscadores, redes sociales y otros contenidos, el personal hace lo que le da la gana. Las operadoras quieren y los gobiernos ya no están del todo en desacuerdo. Será una de las luchas de los próximos años.

Pero el estudio también decía otra cosa. La mayoría de gente que tiene acceso a grabación de contenidos prefiere el atracón; es decir, ir grabando y ver toda la temporada de una tacada en lugar de ir semana a semana. Entonces, la obra es diferente; no nos encontramos ante una serie, sino ante una película de 10 horas. No hay una recepción fragmentada, sino unitaria.

Esto puede afectar a la narrativa cinematográfica porque un concepto tan importante como la concisión perderá valor y quedará diluido. Personajes secundarios, tramas ramificadas o escenas accesorias, que son importantes en las series porque su dimensión es diferente entrarán en el lenguaje cinematográfico. Habrá muchas películas que parecerán episodios piloto. El Niño, por ejemplo.

Sigan mirando las banderas

Domingo, 14 de Septiembre de 2014

Dice Cinco Días: Lehman, solo un mal recuerdo. Mañana, día 15, hace seis años de la quiebra de Lehman Brothers, el punto que marcó el inicio de la crisis financiera. Seis años que, según Cinco Días, son nada, apenas el rastro indoloro de la resaca tapado por el primer trago de cerveza.

Cinco Días tiene toda la razón y, además, lo demuestra con datos, aunque los tenemos que buscar en Expansión:

Los fondos de inversión se preparan para cerrar el mejor año de su historia

El patrimonio alcanzó en agosto un volumen de 185.989 millones de euros, superando el nivel registrado en septiembre de 2008, mes en el que el colapso de Lehman Brothers marcó un antes y un despúes en el mundo de las finanzas y provocó el caos en los mercados. En los primeros ocho meses del año, el volumen de activos administrado por las gestoras españolas aumentó en 32.155 millones, cifra que dista apenas 5.000 millones de la registrada en 2007, el mejor año –hasta ahora– de la historia del sector, según datos de Inverco.

En lo que va de año, el número de nuevos partícipes sube en casi un millón (equivalente al 19,2%), consolidando la cota de los seis millones, tantos como en diciembre 2008. En 20 meses, 1,6 millones de ahorradores han optado por retirar su capital de depósitos y otros productos menos rentables para confiar en la gestión de los fondos. El patrimonio de los fondos crece en términos porcentuales un 20,9% en lo que va de año, siendo los tres grandes Santander AM, Invercaixa y BBVA AM los que mantienen una hegemonía indiscutible.

[…] Inverco publicó ayer también datos actualizados de sicav, sociedades de inversión mobiliaria, utilizadas por los grandes patrimonios para canalizar su fortuna. Las Sicav mueven 31.535 millones de euros, tras avanzar un 12,6% en el año. Esta cifra se sitúa ya por encima de la cota de diciembre de 2007, cuando estas sociedades canalizaban un total de 31.481 millones, según datos de CNMV.

Todo ha pasado. También en Expansión encontramos otro dato:

Las grandes empresas del Ibex 35 recuperan el pulso en la retribución en efectivo a sus accionistas. Endesa, Telefónica y Repsol pagarán durante este año 15.000 millones de euros en dividendos, tras varios años de contención en los pagos por la crisis. Otras grandes corporaciones, como Inditex, Santander, Iberdrola y Ferrovial, han mantenido prácticamente intacta su política de retribución al accionista durante la crisis, y en 2014 mantienen, o elevan muy ligeramente los pagos.

Y ¿qué hacer con ese dinero? Además de los fondos, podemos invertir en ladrillo, que vuelve a ser rentable, nos cuenta Expansión:

Pero hay que tener en cuenta que el restablecimiento del mercado de la vivienda, después de seis años seguidos de depreciación continuada de los pisos, con un descenso medio de los precios del 35%, se está produciendo de una forma gradual y con mayor intensidad en algunas regiones y ciudades españolas, especialmente en aquellas en que las gestoras de fondos de inversión inmobiliaria han vuelto a tomar posiciones en los últimos meses.

Ese descenso de 35%, en el caso de las grandes promotoras, constructoras o instituciones financieras, ha sido asumido por los estados a través de instrumentos como la nacionalización, el banco malo, la cobertura de activos o, simplemente, poner la pasta. En el caso de los particulares, gracias a la ley hipotecaria española, este 35% es asumido por el comprador que ha de entregar la vivienda al banco, que la revende, y seguir pagando el precio de burbuja. Los fondos también van a especular con el mercado de locales urbanos ya que la legislación prevé el fin de los alquileres históricos.

Y no son los únicos datos en los que se apoya Cinco Días. En las últimas semanas, hemos leído:

Fuerte recorte de deuda en el Ibex (Expansión)

El Ibex destina un 22% más a sus directivos por los extras. Las grandes cotizadas reducen su plantilla en 43.650 personas en un año (El Economista)

La banca española lidera la mejora de ingresos del sector en Europa. Las entidades españolas obtuvieron una mejora de ingresos netos del 7% en 2013. (Expansión)

¿De dónde ha salido el dinero? De todos.

La deuda pública supera el billón de euros por primera vez en la historia. El pasivo se disparó al 98,9% del PIB en el segundo trimestre (El Economista)

Las autonomías suben 84 impuestos desde que comenzó la legislatura. Las CCAA crean 34 tributos desde 2012 (Expansión)

La presión fiscal ligada al IBI se ha disparado un 53% en cinco años (Cinco Días)

Y todo ha sido votado democráticamente, reafirmado elección tras elección, una y otra vez. Recuerden, no había otra opción.

Y no se despisten; sigan mirando las banderas.

Reírse de Cameron

Martes, 9 de Septiembre de 2014

Hace poco más de dos años, escribí una entrada titulada El timo de las banderas. Poco nos hemos movido de allí. Mucho ruido, mucho órdago, mucho barroquismo, mucho trampantojo y escasa realidad.

El viernes pasado, decía La Vanguardia: “El soberanismo catalán no romperá España y puede que este canalizando pasiones reactivas que, en su ausencia, habrían tomado otras formas y contenidos. […] La situación política en Catalunya enerva los ánimos, tensa los nervios, excita las tertulias, anima las sobremesas, permite soñar en voz alta y evita que se hable de otros asuntos con equivalente pasión e intensidad”. Es decir, hemos contenido a los indignados lo que hemos podido. Entregamos las llaves del fuerte.

Hace poco menos de dos años, escribí que Catalunya tenía poco que ver con Escocia porque ese era un proyecto. Iba en serio, sin sentimentalismos, sin emociones, sin el fantasma de Wiliam Wallace. Hace años, se abrió una web para que los escoceses, y el resto de británicos, trasladaran sus consultas, el debate se centró en cosas reales: pensiones, atención médica, infraestructuras o becas. Nada de eso se habla aquí, todavía en el mundo premoderno. Apocalipsis o paraíso. Y mucho anhelo. Ítaca. La tercera vía es volver a poner la nave, de nuevo, al telar de Penélope.

Hoy, la prensa española carga contra David Cameron por aceptar un referéndum. El Reino Unido es un estado con una ciudadanía que, hace siglos, optó por la democracia. Son conceptos, estado, ciudadanía o democracia, tan ajenos a la historia de España (y Catalunya), casi, como el sistema de castas de la India. Por eso, no se entiende a Cameron y provoca risas. Aquí abajo, reírse del progreso ajeno es algo con mucha tradición.

Tanto si Escocia vota por la independencia como si no, Reino Unido no tendrá un problema político. España, sí.

Doctrina Aguirre

Lunes, 8 de Septiembre de 2014

La modernidad, entre otras cosas, es la igualdad ante la ley que, entre otras cosas, es la desaparición del ‘usted no sabe con quién está hablando’. La élite española, tan antimoderna hoy como en hace dos siglos, nunca lo aceptado, pero hoy tiene un pequeño problema: formalmente, se promulgan leyes que, formalmente, son iguales para todos.

Cómo se resuelve el caso de la fuga de Esperanza Aguirre tiene pendiente a mucha gente. Miles de personas en Twitter esperan su resolución para hacer chistes y un número no menor de gente en los departamentos legales de las aseguradoras también, pero para hacer recursos.

Muchos abogados que se dedican al mundo del tráfico incorporarán los argumentos de los documentos judiciales del caso Aguirre. Si saltarse un control de agentes de la autoridad no es un delito, pedirán que también sea visto como falta. Si no conllevó detención, pedirán explicaciones por el calabozo de su defendido. Hay gente, por ejemplo, que se da a la fuga para no soplar y esos también están del grupo que espera la Doctrina Aguirre.

Pero, recordemos, todo esto es formalmente; puro escenario. A Aguirre puede aplicársele la doctrina Botín que permite lograr sobreseimientos si tienes acceso al gobierno que controla a la fiscalía. Aguirre, en manos de Gallardón. Entre bueyes, no hay cornadas.

Gente inteligente

Viernes, 5 de Septiembre de 2014

Decíamos hace un año, sobre el eje identitario:

Alguna de esa gente inteligente se fijó, por ejemplo, en Portugal, donde la conciencia colectiva de país atenuaba la dureza de los recortes y, aparentemente, sofocaba cualquier estallido social. El habitual desprecio español hacia el oeste impedía fijarse en ese ejemplo. Más exactamente, el habitual desprecio español hacia todo impedía fijarse en nada. Había que importar para Catalunya ese concepto de dignidad nacional para que el proyecto común se impusiera al malestar social, para que ese objetivo se ofreciera al grupo, cada vez más numeroso, de gente sin nada que perder y, en fin, para que la sensación de grupo se impusiera a la de saqueo de unos por otros. El concepto de lucha de clases, renacido por la evidencia de la miseria, debía quedar deslumbrado por el nuevo amanecer de la construcción nacional. Todo en positivo.

A priori, el objetivo está conseguido y queda perfectamente expuesto en un tuit de CiU escrito desde el subconsciente: “Tant important és la #consulta com la recuperació econòmica. L’agenda social i la nacional són la mateixa”. Todo es uno, todos somos uno.

La gente inteligente se ha dado por aludida:

El soberanismo catalán no romperá España y puede que este canalizando pasiones reactivas que, en su ausencia, habrían tomado otras formas y contenidos.

Recuerdo estos días el comentario que me hizo, hace dos años, un diplomático europeo recién llegado a Madrid: “España me sorprende. La cuestión territorial se ha convertido en un condensador tan potente de las tensiones internas, que ustedes casi no discuten de otra cosa. Si ese condensador estallase sería peligrosísimo, pero la mayoría de los españoles, incluidos los catalanes, son conscientes de que no debe estallar, de manera que acaba actuando de válvula de seguridad”. Creo que es una reflexión a tener en cuenta.

La situación política en Catalunya enerva los ánimos, tensa los nervios, excita las tertulias, anima las sobremesas, permite soñar en voz alta y evita que se hable de otros asuntos con equivalente pasión e intensidad.

En una metáfora de hace dos años:

[…] embridar definitivamente la manifestación hacia la cohesión nacional que, para entendernos, quiere decir que la madre de Cornellà que no pude pagar el comedor a su hijo porque le han quitado la beca y lleva las lentejas en el tupper siente como enemiga a la madre de Leganés que no pude pagar el comedor a su hijo porque le han quitado la beca y lleva las lentejas en el tupper y, aún más, que la madre de Cornellà se sienta en el mismo barco que los miembros del Orfeó, que tienen sus cuentas en Suiza y nunca han visto un tupper.

Por lo menos en la ciudad de Barcelona, la hegemonia cultural creada hace algo más de dos años muestra síntomas de agotamiento y es cuestionada por una nueva formación, Guanyem. Alguna gente, veremos cuánta, ha descubierto que Godó, Agbar o La Caixa (o Pujol) no pertenecen a su colectivo; mejor dicho, que ellos no pertenecen al suyo. Ni lo harán nunca.

De Meirás a Queralbs

Jueves, 4 de Septiembre de 2014

Pedro Ferrándiz, mito vivo del baloncesto, suele decir que solo dos personas en España han tenido éxito en la elección de sus sucesores: Francisco Franco y él. El resto se dividen entre los Almunia y los Rajoy; o no funcionan o se desligan de su promotor.

¿Qué pasaría en Alemania o Italia si las nietas de Hitler o Mussolini posaran en propiedades adquiridas por sus abuelos? La pregunta se ha formulado varias veces desde que Carmen Martínez-Bordiú, nieta de Francisco Franco, posara en el Pazo de Meirás, propiedad conseguida por su abuelo a base de contribuciones obligatorias o expropiaciones forzosas.

Hay una diferencia importante que esa pregunta no tiene en cuenta. Hitler o Mussolini perdieron; Franco ganó. No hay que ser un especialista en historia militar o en política internacional para entender que hay una diferencia entre ambos conceptos. Y, aún más, Franco no solo ganó la guerra, sino la posguerra y la posterioridad. Como decía Ferrándiz, tuvo éxito en la elección de su sucesor.

El desprecio personal hacia Franco, extendido a finales de los setenta, fue una cuestión estética relacionada con el cambio generacional que significó el cambio formal de régimen. El respeto al sistema socioeconómico, incluso en parte político, fue absoluto. No se tocó nada, ni en el registro de la propiedad, ni en el modelo productivo de las élites extractivas: cacique-sobre-concesión. Alguna gente, poca, bajó de la élite y otra, bastante más, se incorporó.

No hay grandes diferencias de fondo entre cómo los Martínez-Bordiú adquirieron el Pazo de Meirás y cómo los Pujol se hicieron con su residencia de Queralbs. Ambos pertenecen al mismo grupo de élites extractivas que, además, está situado en ese territorio reservado a unos pocos, más allá del muro de la ley.

Cuando se hacen las transiciones poniendo comas en lugar de puntos, los sujetos y los verbos siguen siendo los mismos; solo cambian los complementos circunstanciales.

Montoro cierra filas con Pujol

Miércoles, 3 de Septiembre de 2014

Titula El Mundo: ‘Montoro tritura a Pujol’. Sin pudor. Es un titular con aroma futbolístico, un 5-0 que permite exhibir una manita con chulería. Hay alguno más: ‘El ministro destroza un mito’, también en El Mundo. Tritura o destroza son verbos de  Marca o Sport. ABC habla de clandestinidad fiscal y La Razón anuncia seis años de cárcel. A por ellos, oooooeeeeee.

Pero nada más. Fueron solo palabras que, para El País, aportaron poca luz. En otra metáfora futbolística, son solo tres puntos. Como ya escribió Cervantes: Y luego, incontinente, [Montoro] caló el chapeo, requirió la espada miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

Pero hay un cambio importante en la imagen. El ministro se pasó de frenada y sus exceso verbales convirtieron ayer a Pujol en un perseguido. Polaco el que no bote, gritó Montoro con su voz de pito de carnaval, mientras hablaba con respeto de “Don” Luis Bárcenas. Tenéis que azotarme para que los míos me crean. Lamento no recordar la película.

La condición de víctima ofrece una enorme serie de posibilidades, el aura del perseguido y la gloria del mártir, que conllevan irresponsabilidad práctica e impunidad moral. Y todo eso sin devolver el dinero.

La falta de pudor, ayer de Montoro, hoy de alguna prensa madrileña, les ha hecho alinearse con la estrategia de defensa de Pujol, que consiste en presentarse como un hombre que se enriqueció involuntariamente mientras pensaba en los demás y que ahora no tiene más remedio que eludir la acción de la justicia, también por los demás. Todo lo hace por los demás. Inlcuso, no dar explicaciones.

La falta de pudor, ayer de Montoro, hoy de alguna prensa madrileña, les ha hecho alinearse con la estrategia (las banderas) del partido que comparten todos, también Pujol, desde hace décadas, la Confederación Española de Derechas Autonómas, la CEDA, un partido que va del Pazo de Meirás al chalet de Queralbs.