Archivo de Febrero de 2014

Telefónica pide su diezmo

Viernes, 28 de Febrero de 2014

En la presentación de resultados, el presidente de Telefónica ha solicitado a las empresas de internet que paguen por la red que usan. Nosotros, dice, invertimos en redes y en la compra de espectro, mientras ellos se limitan a ganar dinero ofreciendo sus servicios. Tienen que pagar por esa red que los hace ricos.

Alierta no dice que acaba de cerrar Telefónica Digital, una sociedad creada en 2011 con la intención de explotar los mercados verticales. Terra, el google/yahoo de Telefónica; Tuenti, el facebook de Telefónica; Jajah, el skipe de Telefónica. Y había más. Telefónica también tenía su twitter, su paypal y su todo. O lo había comprado o lo había desarrollado internamente. Tras asumir que no puede/sabe competir, quiere que paguen los que tuvieron mejores ideas, quiere su diezmo, como los medios de comunicación.

Alierta no dice que hay otro actor que sí paga por la red: el cliente. El consumidor que, pudiendo entrar en terra, lo hace en google; que pudiendo entrar en jajah, lo hace en skipe y etc. Si google paga una tasa por el uso de la red, ¿bajará la factura?

Alierta sí tiene razón en una cosa: pedir que esas empresas paguen impuestos en los países donde operan. Pero la tendencia es la contraria; no es que google pague los mismos impuestos que Telefónica, sino al revés. Que ambas estén casi exentas y que todo lo pague el consumidor, el cliente, el siervo.

Sin mapas, no entendemos nada

Sábado, 22 de Febrero de 2014

Recuerdo este texto: En La Cartuja de Parma, la segunda gran novela de Stendhal, el joven Fabrizio Del Dongo participa en la batalla de Waterloo sin enterarse de nada. Vestido con un traje de húsar que le viene holgado y protegido por una cantinera que vende aguardiente a los soldados, el inquieto Fabrizio ve caer de cerca algunas balas de cañón, oye el terrible lamento de los heridos, cabalga durante unos minutos junto al mariscal Ney -el gran perdedor de Waterloo-, le roban el caballo y, en plena desbandada francesa, es herido por soldados de su admirado Napoleón. Una familia flamenca con la que habla por señas le salvará la vida. Ha participado en la gran batalla de Europa con mucha pasión y sin entender nada (E. Juliana / 24/06/2012).

Y pienso en Kiev.

Las ganas por asistir a un acontecimiento histórico, por estar allí cuando pasó, hace que se dé relevancia al acontecimiento, la puesta en escena sin contexto y se desee el cambio, sin pensar en su proyección. Lo más honesto sería decir, como Del Dongo, no me estoy enterando de nada.

Y pienso en mapas.

Sin los mapas de los gaseoductos, junto con las biografías personales de los oligarcas nacidos con la creación del nuevo estado en 1990, no entendemos nada.

Sin los mapas de las acciones militares de la 14.ª División de Granaderos SS, la Galizien (colores azul y amarillo) y el Ejército Insurgente Ucraniano, colaborador intermitente de la anterior y rehabilitado por los llamados partidos proeuropeos, no entendemos nada.

Sin conocer el Holodomor no entendemos nada.

Sin los mapas de la guerra civil rusa y la polaco-soviética, donde nace el actual país, no entendemos nada.

Sin conocer el Hetmanato creado por los alemanes en 1918 por el pacto Brest-Litovsk no entendemos nada.

Sin los mapas del Imperio Austro-Húngaro, donde la actual Ucrania estaba dividida y Rusia fomentaba el nacionalismo ruteno contra Viena y Viena fomentaba el nacionalismo ucraniano contra Moscú, no entendemos nada.

Si los mapas de la Guerra de Crimea, el Hetmanato cosaco, la República de las dos naciones, la dominación polaca (Taras Bulba), no entendemos nada.

Es decir, los mapas, la historia, nos explica que Ucrania lleva muchos años siendo campo de batalla entre Rusia y Centroeuropa (Polonia, Austria o Alemania).

Quizá la historia no se repite, sino que sus periodos son más largos de lo que nos gustaría.

No es una revolución del XXI, sino un viejo conflicto étnico y suelen tener consecuencias nada felices, como la persecución de las minorías.

PD: En el mejor texto sobre la cuestión, Juliana decía: El mapa de Europa se está redefiniendo de nuevo y nadie puede prometer un final feliz.

La memoria de la violencia

Jueves, 20 de Febrero de 2014

Ese mundo (1945-1989) tuvo muchos padres y madres, pero solo un parto: las ruinas de Europa. De ahí, de esa desolación, nació el convencimiento de que eso no podía volver a suceder. Pero todo, incluso la devastación, se olvida. No hace falta ninguna conspiración; solo, el paso del tiempo. Todas las generaciones reclaman su capacidad de probar la destrucción.

El origen de la II Guerra Mundial está más en la Gran Depresión que en la I Guerra Mundial, pese al relato canónico. Si este fuera cierto, todos los actores de la Primera hubieran corrido prestos a participar en la Segunda y, por ejemplo, hubiera comenzado mucho antes. La Gran Depresión, que revivió el marco desolador de la hiperinflación, provocó una desigualdad sobrevenida en el corazón de Europa; es decir, miseria y precartidad a grupos sociales que estaban convencidos de haberla dejado atrás.

Esos grupos sociales se rebelaron contra la certidumbre ajena de la inevitabilidad y buscaron una alternativa. Primero, dentro de lo posible; después, en lo imposible. No optaron por la ruptura directa, sino por la violencia vicaria, a través del estado. En los años 30 cabía la posibilidad de optar por un régimen que desmontara la estructura social.

El recuerdo de esa alternativa fuera de lo posible provocó un nuevo pacto social frente a las ruinas de Europa: el estado del bienestar. Las élites aceptaron limitar sus privilegios a cambio de que la sociedad aceptara lo posible. Del marxismo, filosofía de la existencia de la sociedad, se tomó el socialismo burgués, keynesianismo, codificado políticamente como social-democracia, y el socialismo cariativo, doctrina social, codificado como democracia-cristiana.

Ambas opciones se turnaron en Occidente durante décadas, gestionando un sistema basado en la inclusión y la igualdad: servicios sociales públicos y gratuitos, amplia carta de derechos, asimilación de la disidencia, impuestos proporcionales y directos, limitación del sistema financiero, etc.

Hasta que la memoria de la violencia desapareció. Se estableció una nueva visión del mundo en la que la desigualdad dejó de ser la antesala de la devastación para convertirse en el motor de la humanidad. La base del sistema anterior (servicios sociales públicos y gratuitos, amplia carta de derechos, asimilación de la disidencia, impuestos proporcionales y directos, limitación del sistema financiero, etc.) fue desapareciendo y, con ella, las dos opciones políticas que lo habían gestionado.

La nueva Gran Depresión también está provocando una desigualdad sobrevenida, miseria y precariedad, a grupos sociales que creían haberla dejado atrás. Esos grupos sociales se irán rebelando contra esa certidumbre impuesta de la inevitabilidad y buscarán alternativas; si no las hay en lo posible, lo harán en lo imposible.

Por qué el Frente Nacional ganará en Francia

Martes, 18 de Febrero de 2014

Hace un par de años, Arnaud Montebourg fue candidato en las elecciones primarias del PS francés. Presentó su programa a través de un librito titulado Votad la desglobalización.

Qué leer dijo: Montebourg propone un proteccionismo arancelario basado en estándares ecológicos y de respeto a las condiciones laborales en los países de origen. No es lógico que una empresa que da a sus trabajadores unas coberturas sanitarias y laborales dignas, y que invierte en respetar el medio ambiente, tenga que competir en precio en el supermercado con el mismo producto hecho en un país donde se contamina sin freno, con jornadas de sesenta horas a la semana, diez días de vacaciones al año y sueldos de hambre. La primera empresa quiebra y la que esclaviza va viento en popa.

Planeta de libros dijo: Montebourg sostiene que la desglobalización es un proceso que nos atañe a todos, pues significa la protección de los trabajadores del Norte y del Sur; significa optar por salarios dignos y protección social en vez de por los dividendos bursátiles. Supone la conversión ecológica del sistema productivo y la revolución industrial verde; el retorno de las fábricas deslocalizadas a sus países de origen y recuperar nuestro destino.

Montebourg perdió las primarias, pero Hollande, el ganador, lo incorporó a su equipo y es ministro de Industria. Las cosas han ido como han ido. Tras muchas palabras, palabras y palabras, Hollande también se unió al programa único, nada de desglobalización, no hay alternativa, no podemos hacer otra cosa, o esto o la catástrofe. Rendición ante el estado corporativo como modelo político y la industria financiera como poder económico. Montebourg ha pasado de sostener que China no era un modelo a hacer un viaje a China para conseguir inversiones.

Pero su análisis era correcto. Sostenía que “el error del libre cambio ha abierto también la tumba de la política; la muerte lenta del derecho de los pueblos a elegir libremente su fiscalidad, su derecho al trabajo y su nivel salarial”. Y, por eso, el Frente Nacional encabeza los sondeos de las próximas elecciones europeas. La ciudadanía quiere seguir eligiendo su fiscalidad, su derecho al trabajo y su nivel salarial. No acepta esa rendición, no acepta la miseria como única posibilidad y encuentra una alternativa. Si la socialdemocracia, unida ya a la democracia-cristiana en el Partido del Orden, no se la ofrece, la buscará en otro lado.

El Frente Nacional no ganará las elecciones europeas porque Francia se haya vuelto antidemocrática, sino porque la democracia dimitió previamente.

Diezmos y encomiendas

Domingo, 16 de Febrero de 2014

Me he pasado más de media vida escuchando a los músicos quejarse de la industria. Cláusulas vampíricas, imposiciones estilísticas, contratos leoninos, etc. Los grupos desaparecían si se enfrentaban a la compañía y, ante cualquier problema, perdían el control, artístico y económico, de su obra. La industria era lo peor, pero era un peor del que no se podía prescindir. Era imposible conectar con el público.

La otra casi media vida me la he pasado viendo a esos mismos artistas defendiendo a esa industria, que había pasado a ser el paraíso perdido. Internet, el invento que hacía realidad el sueño de conectar con el público, que permitía la libertad artística y la independencia económica, era lo nuevo peor, lo más peor, lo peor peor, la devastación.

Internet no era, es, nada más que un cambio. Una herramienta que ha provocado, provoca o provocará, los tiempos son diferentes en cada sector, una reconversión total (cultural, social, económica y política). Es lógico que todos los antíguos actores industriales sean remisos al cambio y busquen perpetuar su modelo de negocio, aunque ya esté desfasado.

Es lo que sucede en los medios de comunicación. Hace veinte años montar un medio de comunicación, como un sello musical, una editorial, una productora o una agencia de publicidad, era algo muy costoso y al alcance solo de unos pocos. La puerta de entrada era pequeña, lo que facilitaba el reparto. Hoy, no. Las exclusividades se han perdido.

En España, los medios se financiaban a través de las las ayudas públicas, la publicidad y, en menos medida, los lectores. Internet eliminó la exclusiva de las dos últimas. Ya no era necesario anunciarse en un medio para lanzar una campaña u ofrecer un piso en alquiler. El mercado publicitario pasó de rozar los 2.000 millones en 2007 a 600, el año pasado. Y bajando. La minería de datos ajustará aún más la indidualización de la publicidad. Los medios de comunicación de masas resultan prescindibles cuando puede haber medios de comunicación personalizados.

Los lectores también han ido desapareciendo, lógicamente. El pasado lunes, había varios titulares como este: David Trueba, gran triunfador en los Goya. Si a uno le interesa el tema, vio los premios por televisión y, sobre todo, los siguió a través de internet, con lo que tuvo acceso a todo, salvo al periodismo, la elaboración de ese todo a través del oficio de contarlo. Es algo que no se intuye en ese titular.

No se puede pretender que una persona pague por una recopilación maquetada de notas de prensa o de informaciones de agencia. Si se quiere cobrar por periodismo, habrá que hacer periodismo; eldiario o infolibre son dos buenos ejemplos.

Quedan las ayudas públicas. El pasado viernes, el Gobierno presentó la reforma de la ley de propiedad intelectual. Una ley industrial para un mundo digital. Como explicó Pedro Vallín en La Vanguardia, se centra en la posesión cuando la clave ya es el acceso. Respecto a los medios, la ley es un pequeño rescate basado en dos figuras tradionales: la encomienda y el diezmo. El Gobierno no obligará a los agregadores de noticias a pagar a los editores por usar sus contenidos, como dice la prensa, sino que obligará a los editores a cobrar por el uso de esos contenidos a los agregadores de noticias, Google, básicamente.

La diferencia no es menor. Lo primero permite la negociación libre entre ambos actores; de hecho, cualquier medio puede solicitar su baja. Lo segundo, no. Google negociará con un actor institucional, la Asociación de Editores de Diarios, al que se ha cedido la encomienda, un diezmo, una cantidad fija, independiente de la cantidad de contenido que agrege o las entradas que haya, y se la hará llegar todos los meses.

El Gobierno ha preferido forzar a los agregadores a ese pago, en lugar de reclamarles los impuestos. Google sólo paga 33.000 euros en impuestos en España (su facturación en España en 2011 fue de 38,5 millones de euros; es menos del 0,1%).

El Gobierno no gobierna para los ciudadanos y los medios no se imprimen para los lectores. Son dos actores industriales que buscan perpetuar su modelo de negocio aunque ya esté desfasado. Los medios tratarán de poner más trabas a la pérdida de la exclusividad del relato; los gobiernos no dejarán la exclusividad del poder sin pelear. Y mucho.

Beneficio de 540 millones de libras y 12.000 despidos

Miércoles, 12 de Febrero de 2014

Leo:

El resultado neto del banco británico se situó en 540 millones de libras, frente a las pérdidas de 624 millones de libras del mismo periodo del año anterior.

[…]

Antony Jenkins, consejero delegado del banco, también anunció ayer que Barclays prevé reducir otros 12.000 empleos el próximo año, 7.000 de ellos en Reino Unido.

Ante una noticia así, siempre me encuentro con caras de sorpresa. ¿Y por qué no lo iban a hacer?, pregunto, ¿acaso existe un sentido moral intrínseco que codifica los comportamientos?

No, existen las leyes y, en las sociedades modernas, funcionan por un equilibrio entre los diferentes grupos sociales. Al que pertenecen las 12.000 personas que se van a ir a la calle ha perdido toda su capacidad de coerción. No existe porque ya no es un actor con capacidad de cambiar sustantivamente nada.  En cambio, el grupo al que pertenece el consejo de Barclays ha multiplicado su capacidad de coerción e influencia.

Si el grupo de las 12.000 personas quiere cambiar algo debe recuperar esa capacidad de coerción. Puede servir de algo quemar algún cajero de Barclays o secuestar al consejo de administración. Pero el camino para volver a ser un actor es dejar de votar a los partidos del XX, ya unidos en el partido del orden (el centro de Europa está lleno de coaliciones socialdemocracia-democracia-cristiana) y optar por una opción que, por ejemplo, enajene la propiedad del banco. Aunque no sea una opción política, sino un shock para mostrar la capacidad de coerción.

No existe ningún componente moral en la historia, aunque los últimos 500 años parezcan desmentir esta afirmación. La esclavitud no desapareció porque fuera mala, sino porque se convirtió en ineficiente. Conviene no olvidarlo nunca.

1.846 centros privados

Viernes, 7 de Febrero de 2014

Mi amigo Manolo me envía este párrafo del libro de Íñigo Domínguez Historias de la Mafia:

“Medio presupuesto regional de Sicilia va a la Sanidad pública, la principal industria de la isla, pese a tener un servicio tercermundista. Se han firmado convenios con 1.846 centros privados, más que los de todas las regiones de Italia juntas. La prestigiosa clínica Villa Santa Teresa de Bagheria, que resultó estar bajo gestión mafiosa, pasaba a las arcas públicas facturas de 136.000 euros por cada ciclo de terapia contra el cáncer de próstata. Tras la intervención judicial, empezó a costar 8.000, su precio de mercado sin la comisión mafiosa”.

Que recuerda mucho a muchas cosas. Por ejemplo, a esta noticia de hoy:

Castilla-La Mancha deriva intervenciones quirúrgicas a clínicas privadas en Madrid y Valencia para tratar de acortar la abultada lista de espera

PD: Ya están dando la guerra del agua.

http://plataformaaiguaesvida.wordpress.com/

http://redaguapublica.wordpress.com/

@RedAguaPublica y @aiguaesvida

La guerra del agua

Miércoles, 5 de Febrero de 2014

Leo en El Economista:

Cañete prepara una reforma de la ley del agua que mejore la depuración

La Comisión Europea estaba preocupada por la baja calidad en 600 municipios

El ministro Arias Cañete aprovechó unas jornadas organizadas por Acciona, PWC y Expansión para anunciar este nuevo  proyecto [Anteproyecto de ley para el ciclo del agua], que tendrá como objetivo el abastecimiento, el saneamiento y la depuración del agua en las ciudades españolas.

[…]

este nuevo proyecto, que tendrá como objetivo el abastecimiento, el saneamiento y la depuración del agua en las ciudades españolas.

Qué buenos son los ministros, la Comisión Europea, Acciona, Price Waterhouse & Coopers y Expansión, que se preocupan por la calidad del agua. Nos falta algo. La cantidad de empleos que se van a crear.

La reforma del modelo de gestión del agua supondrá una inversión de 15.700 millones de euros hasta 2021. Además,  eliminará las ineficacias derivadas del derroche de agua, lo que se traduce enunahorro de 2.500 millones y en una reducción de costes de 13.300 millones de euros, además de la creación de 23.700 empleos. Asimismo, se reducirán las emisiones de CO2 en casi dos millones de toneladas.

Ya lo tenemos los empleos perdidos de Eurovegas, los de los JJOO de Madrid 2020 y hasta los de todos esos discos maravillosos que Miguel Bosé no ha sacado en los últimos diez años por culpa de la piratería.

La organizadora, Expansión, nos da algún dato más, pero en un recuadro.

Nuevo marco para obras público-privadas

Tras el fracaso del Plan Nacional de Calidad de las Aguas que puso en marcha el anterior Gobierno para licitar concesiones de depuración por valor de 19.000 millones, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente busca ahora un nuevo régimen legal en el que los proyectos hídricos público-privados sean rentables.
[…]

Fuentes del sector conocedoras del proyecto aseguraron a este diario que la ley tiene tres objetivos principales: ordenar el sector del agua, armonizar las competencias sobre este bien básico y unificar los criterios de tarificación.

Esto último está enmarcado en la recuperación de los costes del abastecimiento y reutilización del agua, lo que acarreará, inevitablemente, una subida del precio del agua de consumo que los expertos del sector y los técnicos del Ministerio cifran en torno al 50%.

Ya hemos llegado a la cuestión. Se trata de entregar a los donadores de sobres la concesión de la gestión del agua siguiendo el patrón de las eléctricas: oligopolio y sobretarificación. El objetivo es evitar que los donadores de sobres locales atomicen el mercado y que los controles de calidad puedan revertir la concesión, como ha sucedido en varios casos, como Manacor. Las constructoras están desembarcando en los servicios municipales, como la limpieza o la basura (lean cualquier libro sobre la Mafia), y quieren el agua (Chinatown). Son sectores en los que no hay que hacer nada. La gente tiene que beber.

Y todo eso cuando existe una profunda corriente de remunicipalización y no solo en Manacor o en Arteixo, sino París o Berlín. El País lo explicaba hace un mes. Hay que dar la guerra ya. Después, como sucedió con los fondos buitre, la trampa ya estará hecha.

Responsabilidad Social Corporativa

Martes, 4 de Febrero de 2014

roig